Re­ce­tas pa­ra la igual­dad

Unes­tu­dio ana­li­za el pa­ra­dó­ji­co ca­so de éxi­to de las po­lí­ti­cas de gé­ne­ro im­ple­men­ta­das en Es­can­di­na­via

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Ji­mé­nez

Los paí­ses es­can­di­na­vos han desa­rro­lla­do po­lí­ti­cas de fo­men­to del em­pleo fe­me­nino des­de ha­ce va­rias dé­ca­das, cu­yos re­sul­ta­dos, muy po­si­ti­vos, les han he­cho ser con­si­de­ra­dos una suer­te de la­bo­ra­to­rio so­cial. Sus me­di­das han si­do una fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra otros paí­ses, así co­mo un mo­de­lo a al­can­zar.

Ame­dia­dos de la dé­ca­da de 1980, los paí­ses nór­di­cos ya se jac­ta­ban de con­tar con ta­sas de ac­ti­vi­dad fe­me­ni­nas que eran muy ele­va­das pa­ra los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les, y que pro­mo­vían una in­te­gra­ción la­bo­ral sin pa­ran­gón. Trein­ta años des­pués to­da­vía es­tán por de­lan­te del res­to: el por­cen­ta­je de mu­je­res que tra­ba­jan es­tá en­tre 4,2 y 6,6 pun­tos por en­ci­ma de la me­dia de la OCDE, y las me­di­das que se to­man pa­ra fa­vo­re­cer ese con­tex­to es­tán mu­cho­má­sa­de­lan­ta­das que el res­to de Oc­ci­den­te. En­re­su­men, to­das las es­ta­dís­ti­cas in­di­can que las mu­je­res es­can­di­na­vas han ga­na­do una po­si­ción fir­me en el mer­ca­do de tra­ba­jo gra­cias a las po­lí­ti­cas desa­rro­lla­das por sus paí­ses, de for­ma que no se ven obli­ga­das a sa­cri­fi­car ni la vi­da la­bo­ral ni la fa­mi­liar.

Me­di­das pa­ra con­ci­liar

El es­tu­dio A Scan­di­na­vian suc­cess story? Wo­men’s la­bour mar­ket out­co­mes in Den­mark, Fin­land,

Nor­way and Swe­den rea­li­za­do por An­ne Grön­lund, de la Uni­ver­si­dad de Umea, Ka­rin Hall­dén y Char­lot­ta Mag­nus­son, de la Uni­ver­si­dad de Es­to­col­mo, con­fir­ma es­ta si­tua­ción de pri­vi­le­gio re­la­ti­vo de la que go­zan los ha­bi­tan­tes del nor­te de Eu­ro­pa. Bas­ta con echar un vis­ta­zo a las me­di­das con las que se fa­vo­re­ce a la fa­mi­lia pa­ra cons­ta­tar­lo. En Fin­lan­dia las ma­dres cuen­tan con sie­te se­ma­nas de ba­ja an­tes del par­to y otras 16 se­ma­nas pos­te­rio­res, siem­pre con su sa­la­rio abo­na­do por el es­ta­do, es­tén em­plea­das, en pa­ro o es­tu­dian­do. Los pa­dres, ade­más, cuen­tan con ocho se­ma­nas pa­ga­das, que son in­de­pen­dien­tes del pe­rio­do que uti­li­cen las ma­dres.

En el res­to de paí­ses (No­rue­ga, Sue­cia y Di­na­mar­ca) las con­di­cio­nes son di­fe­ren­tes, pe­ro guar­dan mu­chas si­mi­li­tu­des. En Sue­cia, por ejem­plo, el per­mi­so es de 480 días en los que se per­ci­be el 80% del sa­la­rio ha­bi­tual. Tan­to en No­rue­ga co­mo en Sue­cia los sis­te­mas de per­mi­so pa­ren­tal son si­mé­tri­cos en lo que se re­fie­re a los de­re­chos asig­na­dos, de for­ma que un pe­rio­do se re­ser­va pa­ra el pa­dre, otro pa­ra la ma­dre y el el res­to es com­par­ti­do. En Di­na­mar­ca par­te de la li­cen­cia pue­de ser com­par­ti­da, pe­ro los pe­rio­dos re­ser­va­dos pa­ra las ma­dres y los pa­dres (por ma­ter­ni­dad y pa­ter­ni­dad) di­fie­ren.

De­sigual­dad de gé­ne­ro

Sin em­bar­go, to­das es­tas me­di­das no son va­lo­ra­das po­si­ti­va­men­te en cuan­to a sus efec­tos en lo que se re­fie­re a la igual­dad de gé­ne­ro. Co­mo se­ña­lan las in­ves­ti­ga­do­ras, es­tu­dios re­cien­tes no so­lo han pues­to en du­da que es­tas po­lí­ti­cas fa­mi­lia­res sean efec­ti­vas en ese te­rreno, sino que ase­gu­ran que cons- ti­tu­yen un pro­ble­ma, ya que obs­ta­cu­li­zan los lo­gros eco­nó­mi­cos y la­bo­ra­les de las mu­je­res, so­bre to­do las que desem­pe­ñan tra­ba­jos de al­ta cua­li­fi­ca­ción. Des­de su pers­pec­ti­va, es­tas me­di­das fe­ma

le friendly des­ti­na­das a fa­ci­li­tar la con­ci­lia­ción tra­ba­jo-fa­mi­lia tie­nen un pre­cio que pa­gan las mu­je­res.

En los cua­tro paí­ses, son las mu­je­res las que de­ci­den en­car­gar­se con fre­cuen­cia del cui­da­do de los hi­jos y las que eli­gen es­tar más tiem­po de ba­ja tras el par­to, lo cual les ter­mi­na per­ju­di­can­do. El de­re­cho a la in­te­rrup­ción del tra­ba­jo lle­va a que los em­plea­do­res pri­va­dos dis­cri­mi­nen a la ma­dre, y co­mo re­sul­ta­do, hom­bres y mu­je­res que­den se­gre­ga­dos en tra­ba­jos con ca­li­da­des y re­com­pen­sas di­fe­ren­tes. En Es­can­di­na­via, ase­gu­ran las in­ves­ti­ga­do­ras, es­ta ten­den­cia au­men­ta en la me­di­da en que se pro­mue­ve el em­pleo es­ta­ble, ya que a la ho­ra de que las em­pre­sas in­vier­tan en la for­ma­ción de sus tra­ba­ja­do­res, pre­fie­ren ha­cer­lo en los hom­bres –que no se to­ma­rán lar­gos pe­rio­dos de ba­ja por pa­ter­ni­dad–, an­tes que en las mu­je­res. En re­su­men, las po­lí­ti­cas fa­mi­lia­res con­tri­bu­yen a las de­sigual­da­des de gé­ne­ro al fa­ci­li­tar los pe­rio­dos de sa­li­da del tra­ba­jo, so­bre to­do en aque­llos mer­ca­dos en los que se exi­ge la ad­qui­si­ción con­ti­nua de ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­tos.

J.BALMES

Las mu­je­res es­can­di­na­vas han ga­na­do una po­si­ción fir­me en el mer­ca­do de tra­ba­jo gra­cias a las po­lí­ti­cas desa­rro­lla­das por sus paí­ses

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.