Di­fe­ren­cias sa­la­ria­les y de ac­ce­so a al­tos car­gos

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO -

Los re­sul­ta­dos del es­tu­dio de­mues­tran que las mu­je­res es­tán en cla­ra des­ven­ta­ja en tér­mi­nos de sa­la­rios y de ac­ce­sos a po­si­cio­nes de au­to­ri­dad en las em­pre­sas. Pe­ro es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta que no se pue­de ha­blar de Es­can­di­na­via co­mo si fue­ra un so­lo país, ya que exis­ten di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en­tre los cua­tro, co­mo se­ña­lan las in­ves­ti­ga­do­ras. Fin­lan­dia cuen­ta con una bre­cha de gé­ne­ro más am­plia en lo que se re­fie­re a mu­je­res en car­gos re­le­van­tes que los otros paí­ses, mien­tras que Di­na­mar­ca es el que más acor­ta ese gap. Y las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les por cues­tio­nes de gé­ne­ro son más ba­jas en Sue­cia, y Di­na­mar­ca, y más ele­va­das en No­rue­ga y Fin­lan­dia. De igual mo­do, las di­men­sio­nes de sus bre­chas de gé­ne­ro son di­fe­ren­tes en lo que se re­fie­re a los me­ca­nis­mos que las pro­du­cen. Pe­ro, se­gún las in­ves­ti­ga­do­ras, los la­zos en­tre las po­lí­ti­cas de fa­mi­lia y la pro­mo­ción del em­pleo a lar­go pla­zo, que en teo­ría son las que pro­du­cen las de­sigual­da­des, se vuel­ven me­nos ob­vios cuan­do se ana­li­zan los ca­sos con­cre­tos de ca­da país. Sin em­bar­go, los paí­ses es­can­di­na­vos, aún con sus di­fe­ren­cias, su­po­nen un buen ele­men­to de aná­li­sis pa­ra en­ten­der las de­sigual­da­des que de­ben afron­tar las mu­je­res y pa­ra ana­li­zar las po­lí­ti­cas que de­ben se­guir­se, por­que de­mues­tran de mo­do evi­den­te la am­bi­güe­dad en la que se mue­ven y los efec­tos pa­ra­dó­ji­cos que pro­du­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.