En EE.UU. la participación del 1% más ri­co en el in­gre­so bru­to se ha doblado des­de 1979

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS -

La de­sigual­dad es­tá en el cen­tro del de­ba­te pú­bli­co. Tan­to, que in­clu­so los eco­no­mis­tas ha­blan de ella. Ant­hony B. At­kin­son, pro­fe­sor de la Lon­don School of Eco­no­mics y an­ti­guo presidente de la Ro­yal Eco­no­mic So­ciety, sub­ra­ya en su en­sa­yo De­sigual­dad. ¿Qué po­de­mos ha­cer? que la dis­tri­bu­ción de in­gre­sos no ha si­do un in­te­rés cen­tral para los eco­no­mis­tas e in­clu­so al­gu­nos creen que no­de­be preo­cu­par­les: el No­bel Ro­bert Lu­cas en­fa­ti­zó que “de las ten­den­cias más da­ñi­nas para la eco­no­mía só­li­da, la más se­duc­to­ra, y la más ve­ne­no­sa es en­fo­car­se en las cues­tio­nes de la dis­tri­bu­ción”. Para Lu­cas, es me­jor au­men­tar el pas­tel que dis­tri­buir­lo me­jor.

Sin em­bar­go, apun­ta At­kin­son, la dis­tri­bu­ción y la re­dis­tri­bu­ción del in­gre­so son im­por­tan­tes para los in­di­vi­duos. La mag­ni­tud de las di­fe­ren­cias tie­ne un im­pac­to pro­fun­do en la na­tu­ra­le­za de nues­tras so­cie­da­des. Y no es só­lo por la cohe­sión, por la po­si­bi­li­dad de ima­gi­nar ob­je­ti­vos co­mu­nes. La pro­duc­ción mis­ma de­pen­de de la dis­tri­bu­ción de los in­gre­sos: la Gran Re­ce­sión mues­tra que no bas­ta con mi­rar agre­ga­dos ma­cro­eco­nó­mi­cos.

Y nues­tras so­cie­da­des son cre­cien­te­men­te de­sigua­les, se­ña­la. En los ochen­ta, las po­lí­ti­cas de Rea­gan y That­cher pro­du­je­ron lo que lla­ma “el vuel­co de la de­sigual­dad”. En EE.UU., la participación en el in­gre­so bru­to to­tal del 1% más ri­co se do­bló en­tre 1979 y 2012 y re­ci­be ya una quin­ta par­te de él. Des­an­dar el camino cos­ta­rá, di­ce At­kin­son.

El pro­fe­sor re­pa­sa las po­lí­ti­cas que re­du­je­ron la de­sigual­dad en la pos­gue­rra: el Es­ta­do de bie­nes­tar y los im­pues­tos pro­gre­si­vos, pe­ro tam­bién una dis­tri­bu­ción má­se­qui­ta­ti­va en­tre los in­gre­sos sa­la­ria­les y los del ca­pi­tal con una ma­yor ocu­pa­ción­yu­na­me­nor­dis­per­sión­sa­la­rial gra­cias a la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. Lue­go han lle­ga­do la glo­ba­li­za­ción, el cam­bio tec­no­ló­gi­co, la fi­nan­cia­ri­za­ción de la eco­no­mía, la caí­da de los sin­di­ca­tos y de las po­lí­ti­cas re­dis­tri­bu­ti­vas. Pa­re­cen cau­sas fue­ra de nues­tro con­trol, pe­ro en bue­na par­te de­pen­den de de­ci­sio­nes to­ma­das es­tas dé­ca­das. El cam­bio tec­no­ló­gi­co, des­ta­ca, puede acon­di­cio­nar­se para me­jo­rar las opor­tu­ni­da­des de vi­da de tra­ba­ja­do­res y con­su­mi­do­res.

Sus pro­pues­tas glo­ba­les son mu­chas: des­de que los go­bier­nos adop­ten el ob­je­ti­vo ex­plí­ci­to de re­du­cir el des­em­pleo y ofre­cer em­pleo pú­bli­co ga­ran­ti­za­do al sa­la­rio mí­ni­mo a quien lo bus­ca, has­ta una do­ta­ción de ca­pi­tal (he­ren­cia mí­ni­ma) que se pa­gue a to­dos en la edad adul­ta. E im­pues­tos so­bre la ren­ta con ta­sas más ele­va­das, con un to­pe del 65%. Pa­san­do por un sub­si­dio in­fan­til y un có­di­go de re­fe­ren­cia para re­mu­ne­ra­cio­nes por en­ci­ma del sa­la­rio mí­ni­mo, el cual de­be ser digno.

¿Se puede cos­tear el Es­ta­do de bie­nes­tar en el si­glo XXI? Sí, cal­cu­la, y aun­que re­co­no­ce que al­gu­nas me­di­das re­du­ci­rán el ta­ma­ño del pas­tel, otras lo au­men­ta­rán. La glo­ba­li­za­ción noe­su­na­ca­mi­sa­de­fuer­za, re­ma­cha: ya hay paí­ses mu­cho más de­sigua­les que otros. Las so­lu­cio­nes a los pro­ble­mas es­tán en nues­tras ma­nos y si acep­ta­mos que los re­cur­sos­de­ben­com­par­tir­se­me­nos de­sigual­men­te, con­clu­ye, ya hay mo­ti­vos para el op­ti­mis­mo.

HAL GARB / AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.