El con­sen­so en­tre González y Suá­rez evi­tó la quie­bra eco­nó­mi­ca de Es­pa­ña a fi­na­les de los se­ten­ta

La Vanguardia - Dinero - - ALTERNATIVAS -

Exis­te una opi­nión muy ge­ne­ra­li­za­da de que la nue­va le­gis­la­tu­ra, que ha na­ci­do con fór­ceps, se­rá cor­ta e inú­til. No es lo que pien­san los hom­bres de ne­go­cios. La idea dominante es que el nue­vo Go­bierno de Ma­riano Ra­joy va a te­ner una vi­da lar­ga y fruc­tí­fe­ra si afron­ta las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que el país ne­ce­si­ta so­bre la ba­se del acuer­do y el pacto: “Nos en­con­tra­mo­se­nu­na­mag­ní­fi­ca­si­tua­ción para afron­tar los cam­bios que es­ta­ban em­bal­sa­dos des­de ha­ce mu­cho tiem­po”, nos se­ña­la el presidente de una gran cor­po­ra­ción.

Se­gún se oye en los círcu­los de po­der, “nos en­con­tra­mos an­te el me­jor es­ce­na­rio po­si­ble, ya que unas ter­ce­ras elec­cio­nes o un “go­bierno Fran­kens­tein” co­mo el que in­ten­tó ha­cer Pe­dro Sán­chez con la ayu­da de Po­de­mos y de los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes y vas­cos ha­bría si­do un ho­rror”. La ne­ce­si­dad obli­ga y, co­mo ha re­co­no­ci­do el pro­pio presidente, es­ta­mos an­te un Go­bierno dé­bil que ne­ce­si­ta el apo­yo de los de­más gru­pos para sa­car ade­lan­te sus pro­yec­tos. Una le­gis­la­tu­ra de los mi­la­gros, co­mo ocu­rrió en la se­gun­da mi­tad de los años se­ten­ta cuan­do a Adolfo Suá­rez no le que­dó más re­me­dio que en­ten­der­se con Fe­li­pe González. El con­sen­so par­la­men­ta­rio de aque­llos años evi­tó la quie­bra eco­nó­mi­ca de Es­pa­ña y per­mi­tió la ela­bo­ra­ción de una Cons­ti­tu­ción que fue acep­ta­da tan­to por la iz­quier­da co­mo por la de­re­cha, lo cual no ha­bía su­ce­di­do an­tes en nues­tra his­to­ria.

Cuan­do un go­bierno cuen­ta con ma­yo­ría ab­so­lu­ta no puede ha­cer una­po­lí­ti­ca de­con­sen­so­por­que­ni se lo per­mi­te su pro­pio par­ti­do ni la opo­si­ción se lo acep­ta. Así ha si­do du­ran­te los úl­ti­mos cin­co años de go­bierno del Par­ti­do Po­pu­lar, en­los­que­sehan­su­pe­di­ta­do­lo­sin­te­re­ses del Es­ta­do a los in­tere­ses elec­to­ra­les. Así ocu­rrió con los pre­su­pues­tos ge­ne­ra­les del 2012, que Mon­to­ro no pre­sen­tó has­ta des­pués de que se ce­le­bra­sen las elec­cio­nes en An­da­lu­cía, per­dien­do­un­tiem­po­pre­cio­so. Así vol­vió a su­ce­der con las me­di­das que apro­ba­ron du­ran­te los cien pri­me­ros días, que tu­vie­ron una mo­ti­va­ción más pro­pa­gan­dís­ti­ca que re­for­mis­ta, co­mo se pu­so de ma­ni­fies­to cuan­do la in­men­sa ma­yo­ría de ellas re­sul­ta­ron de­fec­tuo­sas y has­ta le­si­vas.

Por el con­tra­rio, aho­ra el Eje­cu­ti­vo no tie­ne más re­me­dio que con­sen­suar una ley óm­ni­bus, las

EMILIA GU­TIÉ­RREZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.