Las me­di­das de se­gu­ri­dad de­ben es­tar pre­vis­tas ya des­de el di­se­ño de pro­duc­tos y ser­vi­cios

La Vanguardia - Dinero - - FOROS -

da­da­nos, em­pre­sas y go­bier­nos.

To­dos los par­ti­ci­pan­tes en los En­cuen­tros coin­ci­den con Eduardo Di Mon­te en que los ries­gos de la ci­ber­de­lin­cuen­cia su­pe­ran ya el mun­do virtual e in­ci­den di­rec­ta­men­te en el mun­do fí­si­co, ya que to­dos los sis­te­mas, des­de la elec­tri­ci­dad, el gas, el agua o los trans­por­tes, co­mo tre­nes o avio­nes, por no ha­blar de los me­dios de pa­go, tie­nen unos ni­ve­les de au­to­ma­tis­mos muy cen­tra­li­za­dos que pue­den ser ata­ca­dos des­de cual­quier par­te del mun­do. Los paí­ses, por tan­to, de­ben pro­te­ger­se para evi­tar es­ce­na­rios na­da desea­bles que po­drían ge­ne­rar si­tua­cio­nes gra­ves de caos e in­clu­so de pér­di­da de vi­das hu­ma­nas.

Con­si­de­ran to­dos los par­ti­ci­pan­tes que el mun­do de­be avan­zar ha­cia una ju­ris­pru­den­cia glo­bal que per­mi­ta ata­car el pro­ble­ma con efi­ca­cia.

An­dreu Bra­vo va­lo­ra la bue­na vo­lun­tad de las au­to­ri­da­des eu­ro­peas y es­pa­ño­las por le­gis­lar para ha­cer fren­te a los pro­ble­mas de ci­ber­se­gu­ri­dad pe­ro cri­ti­ca que se ha­ga des­de pers­pec­ti­vas teó­ri­cas que sir­ven real­men­te para muy po­co. “No se puede re­gu­lar –afir­ma– so­bre lo que ya ha pa­sa­do. Hay que es­tu­diar y es­ta­ble­cer sis­te­mas de pre­ven­ción y an­ti­ci­pa­ción para avan­zar­se a las ame­na­zas, ya que has­ta aho­ra los hac­kers siem­pre van por de­lan­te”.

Car­les So­lé in­sis­te en que es muy im­por­tan­te que se to­men me­di­das a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal para avan­zar co­lec­ti­va­men­te ha­cia una ma­yor ci­ber­se­gu­ri­dad glo­bal. Re­cuer­da, en es­te sen­ti­do, que los hac­kers y las ma­fias del ci­ber­cri­men han desa­rro­lla­do mé­to­dos muy so­fis­ti­ca­dos para po­der ac­tuar a tra­vés de ter­ce­ros sin de­jar ras­tro. Con­si­guen el ac­ce­so a sis­te­mas y equi­pos de ciu­da­da­nos o em­pre­sas y ac­túan a tra­vés de ellos. Les va­le tan­to un or­de­na­dor co­mo un smartp­ho­ne, una ta­ble­ta o cual­quier apa­ra­to co­nec­ta­do a in­ter­net. Y sue­len per­pe­trar el ata­que des­de paí­ses ex­tran­je­ros para elu­dir even­tua­les res­pon­sa­bi­li­da­des.

Ex­pli­ca Car­les So­lé que el he­cho de que los ci­be­ra­ta­ques pue­dan rea­li­zar­se des­de cual­quier dis­po­si­ti­vo y di­ri­gir­se, a su vez, contra cual­quier otro dis­po­si­ti­vo o sis­te­ma in­cre­men­ta mu­cho los ries­gos, co­mo se ha vis­to es­ta se­ma­na con los ata­ques ma­si­vos que han su­fri­do va­rios ser­vi­do­res de in­ter­net en Es­ta­dos Uni­dos. Ac­tual­men­te hay unos 6.400 mi­llo­nes de apa­ra­tos de to­do ti­po co­nec­ta­dos a in­ter­net, des­de smartp­ho­nes has­ta au­to­mó­vi­les. A

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.