El ‘gran ce­re­bro’ de IBM

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Xa­vier Fe­rràs De­cano de la Fa­cul­tad de Em­pre­sa de la UVic-UCC

Apli­ca­cio­nes Wat­son tra­ba­ja con cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y hospitales e IBM quie­re ex­ten­der su uso a otros sec­to­res in­ten­si­vos en da­tos

En el 2011, el sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial Wat­son, desa­rro­lla­do por IBM, mar­có un hi­to his­tó­ri­co al ga­nar el concurso te­le­vi­si­vo Jeo­par­di­ze. Com­pi­tien­do con­tra los dos me­jo­res ju­ga­do­res del mis­mo, Wat­son de­mos­tró que po­día en­ten­der el len­gua­je na­tu­ral y re­sol­ver adi­vi­nan­zas for­mu­la­das con pre­gun­tas am­bi­guas.

Wat­son es un ce­re­bro elec­tró­ni­co ca­paz de en­gu­llir un mi­llón de li­bros por se­gun­do (sin ol­vi­dar­los ja­más), de­tec­tar pa­tro­nes a par­tir de in­for­ma­ción deses­truc­tu­ra­da, en­ten­der pre­gun­tas com­ple­jas y ofre­cer la me­jor so­lu­ción a las mis­mas en ba­se a los da­tos ab­sor­bi­dos.

Hoy Wat­son es uno de los gran­des ne­go­cios emer­gen­tes de IBM, una pla­ta­for­ma abier­ta a desa­rro­lla­do­res ex­ter­nos pa­ra crear apli­ca­cio­nes per­so­na­li­za­das. Wat­son ya tra­ba­ja con cen­tros de in­ves­ti­ga­ción y hospitales de éli­te en EE.UU. pa­ra me­jo­rar los tra­ta­mien­tos de cán­cer. Pue­de co­te­jar el ex­pe­dien­te de un pa­cien­te con mi­llo­nes de ex­pe­dien­tes pre­vios, apren­dien­do de los erro­res, pa­ra ofre­cer el diag­nós­ti­co más pre­ci­so.

La es­tra­te­gia de IBM pa­sa por ex­ten­der su ce­re­bro elec­tró­ni­co a otros sec­to­res in­ten­si­vos en da­tos co­mo la dis­tri­bu­ción, la ban­ca o los se­gu­ros. Re­cien­te­men­te, IBM ha ad­qui­ri­do una de las con­sul­to­ras fi­nan­cie­ras más im­por­tan­tes de Wall Street. Wat­son de­vo­ra­rá sus da­tos his­tó­ri­cos, apren­de­rá de su ex­pe­rien­cia y se con­ver­ti­rá ins­tan­tá­nea­men­te en un su­per­ce­re­bro fi­nan­cie­ro.

Yto­do pa­re­ce in­di­car que Wat­son se­rá ubi­cuo: ten­dre­mos un ter­mi­nal de ac­ce­so a Wat­son des­de nues­tro PC o mó­vil.

¿Se po­drá de­mo­cra­ti­zar la in­te­li­gen­cia ma­si­va? Si in­ter­net nos ofre­ció ac­ce­so a da­tos in­fi­ni­tos, y Goo­gle ve­lo­ci­dad su­per­só­ni­ca de bús­que­da, ¿po­drá IBM ofre­cer in­te­li­gen­cia ge­ne­ra­li­za­da? ¿Pa­sa­re­mos rá­pi­da­men­te de la era del big da­ta a la de la in­te­li­gen­cia ma­si­va? ¿Se in­cor­po­ra­rá una gran ca­pa de ra­zo­na­mien­to elec­tró­ni­co a in­ter­net?

Qui­zá pron­to ten­dre­mos a Wat­son con­du­cien­do nues­tro vehícu­lo, ha­cien­do nues­tro lis­ta­do de la com­pra más sa­lu­da­ble, o pla­ni­fi­can­do nues­tras va­ca­cio­nes (ya no se tra­ta de bus­car da­tos en la red, sino de ob­te­ner res­pues­tas es­truc­tu­ra­das a pre­gun­tas es­pe­cí­fi­cas).

Wat­son pue­de ana­li­zar los per­fi­les de una cla­se de alum­nos uni­ver­si­ta­rios y ofre­cer la me­jor pla­ni­fi­ca­ción de contenidos a su pro­fe­sor. Es ca­paz de ras­trear mi­llo­nes de co­men­ta­rios en las re­des so­cia­les pa­ra acon­se­jar la me­jor so­lu­ción a un clien­te de agen­cia de via­jes o de un cen­tro co­mer­cial (los al­ma­ce­nes Macy’s han es­tre­na­do au­tó­ma­tas de aten­ción al usua­rio so­por­ta­dos en el sis­te­ma de IBM).

Se­ría ca­paz de pla­ni­fi­car los en­tre­nos y de­ci­dir las ali­nea­cio­nes de un equi­po de fút­bol. E, in­clu­so, po­dría­mos te­ner a Wat­son de­fi­nien­do la es­tra­te­gia com­pe­ti­ti­va de nues­tra com­pa­ñía, de­ter­mi­nan­do el di­se­ño idó­neo de un nue­vo pro­duc­to, de­fi­nien­do las in­ver­sio­nes del pró­xi­mo año, re­dac­tan­do un co­mu­ni­ca­do cor­po­ra­ti­vo, o de­ci­dien­do el me­jor per­fil pro­fe­sio­nal pa­ra una pro­mo­ción in­ter­na.

Wat­son, una for­mi­da­ble pla­ta­for­ma de in­te­li­gen­cia cog­ni­ti­va, pue­de asu­mir pro­ce­sos de to­ma de de­ci­sio­nes com­ple­jas. ¿Es ca­paz de subs­ti­tuir di­rec­to­res de már­ke­ting, de fi­nan­zas o de re­cur­sos hu­ma­nos? ¿Cuán­tas reunio­nes de coor­di­na­ción se su­pri­mi­rían, con di­rec­ti­vos elec­tró­ni­cos in­ter­co­nec­ta­dos to­man­do de­ci­sio­nes? Ade­más, tra­ba­ja­rían las 24 ho­ras. ¿Pa­ra cuán­do un di­rec­tor ge­ne­ral elec­tró­ni­co? ¿Y si Wat­son se con­vir­tie­ra en el ase­sor de un ga­bi­ne­te de es­tra­te­gia de un par­ti­do po­lí­ti­co? ¿Po­dría­mos in­clu- so te­ner a Wat­son de pre­si­den­te del país?

El pa­so del big da­ta a la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ma­si­va y dis­tri­bui­da nos plan­tea gran­des opor­tu­ni­da­des, pe­ro tam­bién in­quie­tan­tes re­tos, que se en­mar­can den­tro de la olea­da de cam­bio tec­no­ló­gi­co ex­po­nen­cial que es­ta­mos su­frien­do. Goo­gle, Mi­cro­soft, Fa­ce­book, Ama­zon e IBM han pues­to en mar­cha un gran con­sor­cio pa­ra coor­di­nar sus lí­neas de in­ves­ti­ga­ción y ace­le­rar el desa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. De mo­men­to co­la­bo­ran, aun­que se an­ti­ci­pa una nue­va ba­ta­lla épi­ca en el sec­tor de la al­ta tec­no­lo­gía.

¿Co­li­sio­na­rá Wat­son con Goo­gle? Goo­gle es­tá tam­bién avan­zan­do de­ci­di­da­men­te en el cam­po de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (su sis­te­ma Alp­ha Go su­peró en mar­zo al cam­peón del mun­do del jue­go de es­tra­te­gia Go, en una re­edi­ción de la de­rro­ta del cam­peón de aje­drez, Garry Kas­pa­rov, por IBM Deep Mind en 1997). IBM ha se­gui­do una es­tra­te­gia dia­me­tral­men­te opues­ta a Goo­gle: ser­vi­cios cor­po­ra­ti­vos y gran­des ce­re­bros elec­tró­ni­cos ver­sus ubi­cui­dad y bús­que­da ins­tan­tá­nea de da­tos. Pe­ro am­bos pue­den com­pe­tir en la ofer­ta de in­te­li­gen­cia en el tra­mo de lle­ga­da al usua­rio fi­nal. Se pue­den en­fren­tar, de he­cho, por el con­trol del sis­te­ma ner­vio­so del mun­do glo­bal. Del Gran Her­mano Goo­gle al Gran Ce­re­bro IBM.

El ac­ce­so a in­te­li­gen­cia ma­si­va abre otro fren­te in­quie­tan­te: ya no se­rán só­lo los em­pleos me­cá­ni­cos o re­pe­ti­ti­vos los sus­cep­ti­bles de ser subs­ti­tui­dos por una má­qui­na. Tam­bién los em­pleos que re­quie­ren ra­zo­na­mien­to abs­trac­to, pen­sa­mien­to es­tra­té­gi­co y to­ma de de­ci­sio­nes.

Al me­nos, al­guien se es­tá to­man­do to­do ello en se­rio: el pre­si­den­te Oba­ma. Uno de los po­cos lí­de­res mun­dia­les sin­ce­ra­men­te sen­si­bles con la innovación y el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co (ha he­cho de ello una ban­de­ra per­so­nal du­ran­te to­do su man­da­to). Preo­cu­pa­do por las pro­fun­das im­pli­ca­cio­nes que la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pue­de te­ner en la eco­no­mía y la so­cie­dad (y por­que Chi­na ya pu­bli­ca más artículos cien­tí­fi­cos en ese cam­po que EE.UU.), Oba­ma ha im­pul­sa­do un pro­ce­so de re­fle­xión, una con­fe­ren­cia na­cio­nal (ce­le­bra­da en Pit­ts­burg) y un plan es­tra­té­gi­co pa­ra orien­tar el cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de esa tec­no­lo­gía y prio­ri­zar su apli­ca­ción en cam­pos que su­pon­gan pro­gre­so real pa­ra la hu­ma­ni­dad. “Mi su­ce­sor he­re­da­rá un país trans­for­ma­do por la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial”, ha di­cho el pre­si­den­te. Lás­ti­ma que Oba­ma ya se mar­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.