Trump, el po­pu­lis­ta que no qui­so ser­lo

Los ata­ques a Wall Street y a la glo­ba­li­za­ción de los mer­ca­dos tor­pe­dean la vic­to­ria del can­di­da­to re­pu­bli­cano

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Andy Ro­bin­son

Tras su vic­to­ria con­tun­den­te en las pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas, Do­nald Trump te­nía la op­ción de in­cor­po­rar­se a la ve­ne­ra­da his­to­ria del po­pu­lis­mo es­ta­dou­ni­den­se. Jun­to a An­drew Jack­son, por ejem­plo, el es­pe­cu­la­dor del sue­lo en el sur pro­fun­do que lle­gó a la Ca­sa Blan­ca en 1829 con un dis­cur­so vis­ce­ral con­tra la eli­te es­pe­cu­la­do­ra. O Wi­llam Jen­kins Br­yan, el de­mó­cra­ta de Ne­bras­ka que li­de­ró las ma­sas em­po­bre­ci­das del Me­dio Oes­te con­tra el odia­do pa­trón oro y la or­to­do­xia de ban­que­ros co­mo JP Mor­gan y los gran­des plu­tó­cra­tas de aque­lla edad de oro y desigualdad: An­drew Car­ne­gie, Da­vid Roc­ke­fe­ller, An­drew Me­llon. O Huey P Long, el go­ber­na­dor de Lui­sia­na en los años de la Gran De­pre­sión, mu­je­rie­go, de gus­tos dis­cu­ti­bles, apo­da­do el King­fis­her por­que pro­me­tía un mun­do en el cual ca­da hom­bre hu­mil­de se­ría el rey, y ame­na­za­ba con cla­var en la pa­red a los ban­que­ros de Wall Street.

Tras rom­per en dos al par­ti­do re­pu­bli­cano en las pri­ma­rias y fo­men­tar la re­be­lión de una nue­va iden­ti­dad po­lí­ti­ca en Es­ta­dos Uni­dos, la trá­gi­ca y re­sen­ti­da “cla­se obre­ra blan­ca”, la es­tra­te­gia de Trump pa­re­cía ob­via. Aho­ra pa­sa­ría por la iz­quier­da a Hi­llary Clin­ton en áreas co­mo sa­la­rios, im­pues­tos, glo­ba­li­za­ción y de­fen­sa del sis­te­ma de pro­tec­ción so­cial en Es­ta­dos Uni­dos. Con un fuer­te dis­cur­so en con­tra de los ban­cos de Wall Street, y la lla­ma­da eli­te pro­gre­sis­ta. Se con­ver­ti­ría en el can­di­da­to de las cla­ses so­me­ti­das con­tra la éli­te de una so­cie­dad di­vi­di­da en­tre el 1% y el 99%.Y ga­na­ría. Qui­zás blan­di­ría co­mo ar­ma el li­bro El nue­vo con­flic­to de cla­ses, del pen­sa­dor con­ser­va­dor y an­ti éli­te ca­li­for­niano Joel Kot­kin, jun­to a su pro- pia obra Mis me­jo­res con­se­jos so­bre el golf. Es­to, com­bi­na­do con un dis­cur­so xe­nó­fo­bo, an­ti in­mi­gran­te y más o me­nos ra­cis­ta se­ría la fór­mu­la per­fec­ta pa­ra su asal­to a la Ca­sa Blan­ca, si­guien­do el ejem­plo de las re­be­lio­nes del Bre­xit y de los po­pu­lis­tas de de­re­chas en Eu­ro­pa del Es­te que han fu­sio­na­do con des­tre­za la so­cial­de­mo­cra­cia y el ra­cis­mo.

Pe­ro Trump no lo hi­zo. Con­sul­tó con un gru­po de eco­no­mis­tas de la ya tras­no­cha­da es­cue­la reaga­nia­na de ofer­ta, más pa­sa­da de mo­da que los tra­jes, el pei­na­do, y las jac­tan­cias ma­chis­tas del mag­na­te in­mo­bi­lia­rio, y anun­ció enor­mes re­cor­tes de im­pues­tos pa­ra los con­tri­bu­yen­tes que más ga­nan y pa­ra sus ca­pi­ta­les. Em­pe­zó a ba­sar su apa­ren­te re­be­lión en la idea que exis­tía una so­bre­gu­la­ción de las gran­des em­pre­sas y los ban­cos só­lo sie­te años des­pués de la quie­bra de un sis­te­ma fi­nan­cie­ro des­re­gu­la­do has­ta ni­ve­les te­me­ra­rios por la Ad­mi­nis­tra­ción de Bill Clin­ton. En los años ochen­ta, el idea­rio that­che­ris­ta qui­zás ha­bría po­di­do co­lar­se en el po­pu­lis­mo de de­re­chas. Pe­ro el 2016 no es 1979. Co­mo si pen­sa­ra más en su pro­pia de­cla­ra­ción de la ren­ta –Trump de­cla­ró pér­di­das por 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res tras la quie­bra de su gru­po in­mo­bi­lia­rio con el fin de evi­tar im­pues­tos– el in­mo­bi­lia­rio in­cor­po­ró ex­tra­ñas ano­ma­lías a su pro­gra­ma de re­for­ma tri­bu­ta­ria que pa­re­cían di­se­ña­das pre­ci­sa­men­te pa­ra pro­te­ger a mag­na­tes in­mo­bi­lia­rios co­mo el lí­der re­pu­bli­cano. La no tri­bu­ta­ción, por ejem­plo, de los lla­ma­dos ne­go­cios pass-th­rough, es de­cir las do­ce­nas de fi­lia­les o so­cios en su em­po­rio, mu­chos re­gis­tra­dos en el cen­tro offs­ho­re de De­la­wa­re. Trump pro­po­ne re­cor­tar el im­pues­to de so­cie­da­des al 15% y el ti­po su­pe­rior del im­pues­to de la ren­ta a so­lo el 25%. En mo­do mas po­pu­lis­ta di­ce que 75 mi­llo­nes de fa­mi­lias de ren­ta ba­ja de­ja­rían de pa­gar im­pues­tos ba­jo su plan. Ana­lis­tas in­de­pen­dien­tes han cal­cu­la­do que los cos­tes del plan re­ba­sa­rán los 5 bi­llo­nes (con B) de dó­la­res, que su­pon­drían un au­men­to del 40% de la deu­da pú­bli­ca (13 bi­llo­nes de dó­la­res).

“Trump se pre­sen­tó co­mo el can­di­da­to con­tra la éli­te; pe­ro lue­go hi­zo un gi­ro y em­pe­zó a de­cir que el pro­ble­ma es que las gran­des em­pre­sas es­tán so­me­ti­dos a de­ma­sia­da re­gu­la­ción y de­ma­sia­dos im­pues­tos”, ex­pli­ca Larry Mis­hel , el pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca (EPI) en Wás­hing­ton. “Si eres po­pu­lis­ta tie­nes que re­co­no­cer que exis­te un des­equi­li­brio del po­der en­tre tra­ba­ja­do­res y sus em­pre­sas. Pe­ro Trump de­fien­de to­da la le­gis­la­ción an­ti­sin­di­cal en Es­ta­dos Uni­dos; se ha opues­to a una nue­va re­gu­la­ción que de­fien­de el de­re­cho a co­brar más por ho­ras ex­tra; y sus po­si­cio­nes res­pec­to a las subidas del sa­la­rio mí­ni­mo son in­cohe­ren­tes”.

Trump man­tu­vo, eso sí, su com­pro­mi­so por des­man­te­lar la ar­qui­tec­tu­ra de la glo­ba­li­za­ción de Da­vos, los acuer­dos en­tre go­bier­nos y mul­ti­na­cio­na­les plas­ma­das en tra­ta­dos co­mo el

CHIP SOMODEVILLA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.