Me­nos mi­gra­ción, di­vi­sa pro­pia

Los po­pu­lis­mos eu­ro­peos de­fien­den un ma­yor con­trol de las mi­gra­cio­nes y la re­cu­pe­ra­ción de la so­be­ra­nía mo­ne­ta­ria

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ra­mon Ay­me­rich

Las po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas de Do­nald Trump tie­nen su equi­va­len­te par­cial en las po­lí­ti­cas que des­plie­gan al­gu­nos eje­cu­ti­vos eu­ro­peos y mu­chos de los par­ti­dos de cor­te po­pu­lis­ta que tra­ba­jan des­de la opo­si­ción en el nor­te y cen­tro de Eu­ro­pa. No hay una po­lí­ti­ca co­mún a to­dos ellos, pe­ro sí el én­fa­sis que po­nen en as­pec­tos co­mo una ma­yor re­gu­la­ción de las po­lí­ti­cas de in­mi­gra­ción y una vo­lun­tad de re­cu­pe­rar “la so­be­ra­nía”per­di­da, que se ex­pre­sa mu­chas ve­ces en una ma­ni­fies­ta vo­lun­tad de ais­la­mien­to. Son, to­das ellas el re­sul­ta­do de la in­sa­tis­fac­ción que pa­de­cen las cla­ses me­dias, y la vie­ja cla­se obre­ra em­po­bre­ci­da, por los efec­tos más ne­ga­ti­vos que ha te­ni­do la glo­ba­li­za­ción, a la que per­ci­ben co­mo su ma­yor enemi­go.

Esa vo­lun­tad de re­cu­pe­rar la so­be­ra­nía eco­nó­mi­ca se tra­du­ce en po­lí­ti­cas de des­glo­ba­li­za­ción que rom­pen con el con­sen­so en­tre la de­re­cha ca­pi­ta­lis­ta en los úl­ti­mos trein­ta años y que han te­ni­do al ca­pi­tal fi­nan­cie­ro co­mo su prin­ci­pal va­le­dor y be­ne­fi­cia­rio. El ca­so más evi­den­te de esa ma­ne­ra de pro­ce­der es el del go­bierno de The­re­sa May en el Reino Uni­do, que ha asu­mi­do los re­sul­ta­dos de la se­pa­ra­ción del país de la Unión Eu­ro­pea. La de­ci­sión, que tie­ne co­mo pre­vi­si­ble per­de­do­ra a la City de Lon­dres, es vis­ta co­mo una opor­tu­ni­dad por par­te de los con­ser­va­do­res bri­tá­ni­cos an­ti­eu­ro­peos (una par­te, no to­dos) pa­ra en­sa­yar po­lí­ti­cas que bus­can trans­for­mar la es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca del Reino Uni­do.

De he­cho, el de los con­ser­va­do­res bri­tá­ni­cos es el ca­mino más de­fi­ni­do y tam­bién el más am­bi­cio­so de en­tre to­dos los mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos sur­gi­dos co­mo reac­ción a la glo­ba­li­za­ción. Uti­li­za una re­tó­ri­ca en la que el es­ta­do de­ja de ser vis­to co­mo al­go in­ser­vi­ble. Al con­tra­rio, se le con­si­de­ra una pie­za esen­cial pa­ra in­cre­men­tar la re­gu­la­ción “y ha­cer que la eco­no­mía lle­gue a to­dos”. Ha­bla tam­bién de “de­fen­der a los dé­bi­les” fren­te a los abu­sos de los po­de­ro­sos. Se plan­tea, in­clu­so, la rein­dus­tria­li­za­ción del Reino Uni­do, lo que ha­ce de The­re­sa May (una con­ser­va­do­ra co­mo ella) la per­so­na que ha­brá en­via­do al tras­te­ro de la his­to­ria el idea­rio eco­nó­mi­co de Mar­ga­ret That­cher, pa­ra quien la po­lí­ti­ca in­dus­trial no exis­tía y pa­ra la que la ac­tua­ción del es­ta­do era no­ci­va pa­ra los in­tere­ses ge­ne­ra­les de la eco­no­mía.

En otros paí­ses eu­ro­peos, esa rup­tu­ra con el ex­te­rior se plas­ma en una vo­lun­tad ex­plí­ci­ta de aban­do­nar el eu­ro, di­vi­sa que se ve co­mo fuen­te de to­dos los ma­les que aque­jan a la eco­no­mía. El Fren­te Na­cio­nal de Ma­ri­ne Le Pen es el prin­ci­pal aban­de­ra­do de es­ta po­lí­ti­ca. Ra­di­cal pe­ro abs­trac­to en su pro­gra­ma en re­la­ción con la in­mi­gra­ción; am­bi­guo en lo que res­pec­ta a la fis­ca­li­dad o a la po­lí­ti­ca so­cial (ha­bla de re­cor­tes en el gas­to sin con­cre­tar en ex­ce­so), la sa­li­da del eu­ro es la me­di­da es­tre­lla de su pro­gra­ma eco­nó­mi­co. La lla­ve, en de­fi­ni­ti­va, que abre la puer­ta a la re­cu­pe­ra­ción del em­pleo y la “gran- deur” per­di­da de Fran­cia.El Fren­te Na­cio­nal pro­po­ne la sa­li­da del eu­ro y la re­cu­pe­ra­ción del fran­co fran­cés co­mo mo­ne­da de cam­bio, pe­ro -co­mo en el ca­so de los con­ser­va­do­res bri­tá­ni­cos, don­de con­vi­ven di­ver­sas al­mas­se de­cla­ra par­ti­da­rio de no de­va­luar la di­vi­sa pa­ra man­te­ner la com­pe­ti­ti­vi­dad.

La sa­li­da del eu­ro es tam­bién el prin­ci­pal “atrac­ti­vo” del pro­gra­ma eco­nó­mi­co de Al­ter­na­ti­va por Ale­ma­nia (AfD), aun­que en su ca­so, el par­ti­do que di­ri­ge Frau­ke Petry, que ha des­bor­da­do a la CDU de An­ge­la Mer­kel por la de­re­cha, ofre­ce un es­ce­na­rio mu­cho más com­ple­jo que el de sus ho­mó­lo­gos fran­ce­ses. No des­car­ta el re­gre­so al deuts­che mark. Pe­ro lo ve so­lo co­mo una de las po­si­bi­li­da­des que se plan­tean. En reali­dad, lo que AfD pro­po­ne ini­cial­men­te es la crea­ción de una “ver­da­de­ra Eu­ro­pa de Maas­tricht” en la que se con­so­li­de un nú­cleo du­ro de au­tén­ti­cos cum­pli­do­res del dé­fi­cit y que se ex­pul­se de la mo­ne­da co­mún a los que per­sis­ten en el en­deu­da­mien­to.

En lí­nea con es­ta po­lí­ti­ca, AfD es par­ti­da­ria tam­bién de re­du­cir las com­pe­ten­cias del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), al que per­ci­ben co­mo ver­da­de­ro eje­cu­tor de las po­lí­ti­cas que han em­po­bre­ci­do a los aho­rra­do­res ale­ma­nes y que per­mi­ten la deu­da eter­na pa­ra los paí­ses más po­bres.

3 Frau­ke Petry, la mu­jer que ha lle­va­do a la ci­ma al ale­mán AfD

2 Ma­ri­ne Le Pen, lí­der del Fren­te Na­cio­nal en Fran­cia

4 Ti­mo Soi­ni, fun­da­dor y lí­der de los Nue­vos Fin­lan­de­ses

1 The­re­sa May, ac­tual lí­der de los con­ser­va­do­res bri­tá­ni­cos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.