La so­cie­dad sur­gi­da del An­ti­guo Ré­gi­men in­sis­tió co­mo reac­ción en los de­re­chos in­di­vi­dua­les

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS -

La vi­da del his­to­ria­dor R.H. Taw­ney fue ex­tra­or­di­na­ria. Co­mo se­ña­la­ba un po­pu­lar co­le­ga su­yo, los pro­fe­so­res de his­to­ria no sue­len co­men­zar sus ca­rre­ras co­mo tra­ba­ja­do­res so­cia­les en el East End lon­di­nen­se. Po­cos van a en­se­ñar His­to­ria y Eco­no­mía a los obre­ros. Ha­bi­tual­men­te no lu­chan en la ba­ta­lla del Som­me, de la que sa­lió vi­va­men­te afec­ta­do. Po­cos es­cri­ben el ma­ni­fies­to elec­to­ral de uno de los dos gran­des par­ti­dos de su país, en es­te ca­so, el Par­ti­do La­bo­ris­ta. Ni es­cri­ben clá­si­cos so­bre la eco­no­mía chi­na sien­do pro­fe­so­res de his­to­ria bri­tá­ni­ca. Y sus ami­gos más cer­ca­nos no sue­len ser el ar­zo­bis­po de Can­ter­bury o el hom­bre que di­se­ñó el Es­ta­do del bie­nes­tar bri­tá­ni­co –e ins­pi­ró unos cuan­tos más–, Wi­lliam Be­ve­rid­ge, con cu­ya her­ma­na se ca­só.

Ri­chard Henry Taw­ney lo hi­zo. Y re­pre­sen­tó en el al­ma del la­bo­ris­mo bri­tá­ni­co la po­si­bi­li­dad de re­ne­gar del mar­xis­mo sin con­fiar­se a la me­ra be­ne­vo­len­cia del li­be­ra­lis­mo. Pro­fe­sor de la Lon­don School of Eco­no­mics du­ran­te tres dé­ca­das, Taw­ney (1880-1962) fue un so­cia­lis­ta cris­tiano que tras su ex­pe­rien­cia en la Aso­cia­ción de Edu­ca­ción pa­ra Adul­tos y en las trin­che­ras en­san­gren­ta­das de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial creía ur­gen­tes cam­bios de ca­la­do a un sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta que alen­ta­ba­queel­po­de­re­co­nó­mi­cono tu­vie­ra nin­gún­ti­po­de­res­pon­sa­bi­li­dad so­cial.

En La so­cie­dad ad­qui­si­ti­va, un li­bro del 1920 que se con­vir­tió en un clá­si­co ya du­ran­te la vi­da del au­tor, Taw­ney di­ce que pa­ra sa­lir de la en­cru­ci­ja­da –y es ob­vio que hoy se vi­ve otra– hay que vol­ver a los prin­ci­pios. Que uno pue­de –y cu­rio­sa­men­te to­dos los dis­cur­sos po­lí­ti­cos lo re­pi­ten hoy tam­bién una y otra vez– re­pe­tir “co­mo­co­to­rras” las pa­la­bras pro­duc­ti­vi­dad –que, iro­ni­za, ya es la ba­se so­bre la que se fun­da la vi­da eco­nó­mi­ca des­de ha­ce dé­ca­das, unas dé­ca­das que han si­do el mo­men­to­de­má­sa­gu­do­des­con­ten­to so­cial– y dis­mi­nu­ción de la po­bre­za, que es sín­to­ma y con­se­cuen­cia de un des­or­den so­cial. La abun­dan­cia es bue­na y la es­ca­sez ma­la, es ob­vio, se­ña­la, pe­ro es mu­cho lo que esa abun­dan­cia­de­pen­de­de­les­fuer­zo coope­ra­ti­vo y mu­cho lo que la coope­ra­ción de­be a los prin­ci­pios mo­ra­les, jus­to lo que­los re­for­mis­tas que­lo­so­lu­cio­nan­to­do­con­más­pro­duc­ti­vi­dad sue­len des­pre­ciar.

Las nue­vas so­cie­da­des in­dus­tria­les, di­ce, na­cie­ron de las rui­nas del An­ti­guo Ré­gi­men y su ab­so­lu­tis­mo y es ló­gi­co que co­mo reac­ción la no­ta do­mi­nan­te en ellas ha­ya si­do la in­sis­ten­cia so­bre los de­re­chos in­di­vi­dua­les, in­de­pen­dien­te­men­te del fin so­cial al que pue­da con­du­cir su ejer­ci­cio. Pe­ro esas ideas no han fun­cio­na­do y ne­ce­si­tan una co­rrec­ción. Que no es el mar­xis­mo, pe­ro sí te­ner cla­ro que la fun­ción de la in­dus­tria, de la eco­no­mía, es ser­vir, y que su mé­to­do es la aso­cia­ción. Y por­que su fun­ción es ser­vir tie­ne de­re­chos y obli­ga­cio­nes, “y la des­aten­ción de és­tos lle­va con­si­go el pri­vi­le­gio”. La in­dus­tria de­be es­tar su­bor­di­na­da a la co­mu­ni­dad. Y las par­tes que com­po­nen esa in­dus­tria, pro­pie­ta­rios, ge­ren­tes y tra­ba­ja­do­res, tie­nen de­re­chos y obli­ga­cio­nes mu­tuos. Un pro­gra­ma, sin du­da, que tie­ne aún mu­cho re­co­rri­do.

H. F. DA­VIS / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.