Los gu­rús de Gart­ner se reúnen en Bar­ce­lo­na

El even­to anual de Gart­ner en Bar­ce­lo­na sa­ca a de­ba­te el fu­tu­ro de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Con el 2017 a una vuel­ta de ca­len­da­rio, la con­sul­to­ra Gart­ner es­ti­ma que el gas­to de las em­pre­sas en tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción cre­ce­rá el año en­tran­te un 2,2%. Glo­bal­men­te, lo que acen­túa la sen­sa­ción de que es po­co pe­ro al me­nos el signo es po­si­ti­vo. Lo más po­si­ti­vo se­ría que el 34% de los pre­su­pues­tos de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción se des­ti­na­rá a avan­zar en la di­gi­ta­li­za­ción. Se ha lle­ga­do a es­ta con­clu­sión tras re­co­pi­lar las res­pues­tas de los di­rec­ti­vos de 2.500 or­ga­ni­za­cio­nes pri­va­das y pú­bli­cas.

En ri­gor, la ten­den­cia es más com­ple­ja que un por­cen­ta­je. El in­for­me for­ma par­te de la CIO Agen­da 2017, do­cu­men­to que Gart­ner ex­pon­drá es­ta se­ma­na en Bar­ce­lo­na se­gún el cual las pri­me­ras prio­ri­da­des del des­em­bol­so se cen­tra­rán en las fun­cio­nes ana­lí­ti­cas, los ser­vi­cios en la nu­be, el mar­ke­ting di­gi­tal y la in­te­li­gen­cia de los ne­go­cios.

Co­mo ya es ha­bi­tual, la con­sul­to­ra ha al­qui­la­do el CCIB de Bar­ce­lo­na pa­ra la edi­ción eu­ro­pea de su even­to iti­ne­ran­te Sym­po­sium ITX­po, que re­co­rre los cin­co con­ti­nen­tes. Se es­pe­ra la lle­ga­da de va­rios mi­les de di­rec­ti­vos de em­pre­sas eu­ro­peas, que pa­ga­rán una bo­ni­ta can­ti­dad de euros por es­cu­char el diag­nós­ti­co de una bri­ga­da de ana­lis­tas in­ter­na­cio­na­les so­bre el es­ta­do de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción.

Co­mo otros años, abri­rá las se­sio­nes Pe­ter Son­der­gaard, vi­ce­pre­si­den­te de Gart­ner e ins­pi­ra­dor de sus te­sis. El te­ma cen­tral se­rá, cla­ro, la pró­xi­ma fa­se en la di­gi­ta­li­za­ción: ya no se dis­cu­te la mi­gra­ción in­con­clu­sa de sis­te­mas analó­gi­cos a otros di­gi­ta­les, ni se cues­tio­na­rá la ne­ce­si­dad de au­to­ma­ti­zar pa­ra adel­ga­zar pro­ce­sos y ace­le­rar re­sul­ta­dos. En su acep­ción re­cu­rren­te, la lla­ma­da trans­for­ma­ción di­gi­tal aña­de otro com­po­nen­te: in­te­grar la tec­no­lo­gía en el cam­bio ra­di­cal de los mo­de­los de ne­go­cio. De có­mo se ha­ga de­pen­de­rá la ge­ne­ra­ción de nue­vos flu­jos de in­gre­sos. Es­te ha si­do el hi­lo con­duc­tor de Son­der­gaard el mes pa­sa­do en el ITX­po de Or­lan­do (EE.UU.) y, sin du­da, lo re­pe­ti­rá el lu­nes en Bar­ce­lo­na.

El en­cuen­tro pre­ten­de ad­qui­rir cier­to em­pa­que teó­ri­co. Uno de los ar­gu­men­tos cen­tra­les –el más con­tro­ver­ti­do– que Gart­ner es­gri­me des­de ha­ce años, se co­no­ce co­mo Bi­mo­dal IT [tra­du­ci­ble co­mo TI Dual], de­fi­ni­do ofi­cial- men­te co­mo “la prác­ti­ca de ges­tio­nar dos mo­dos se­pa­ra­dos pe­ro cohe­ren­tes de en­tre­ga de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción: uno en­fo­ca­do en la es­ta­bi­li­dad y el otro en la agi­li­dad. El Mo­do 1, tra­di­cio­nal y se­cuen­cial, en­fa­ti­za la se­gu­ri­dad y la pre­ci­sión, mien­tras el Mo­do 2 es ex­plo­ra­to­rio y no li­near, en­fa­ti­zan­do la agi­li­dad y la ve­lo­ci­dad”. En de­fi­ni­ti­va, se tra­ta de com­bi­nar dos ve­lo­ci­da­des o, co­mo cre­yó en­ten­der un asis­ten­te del 2015, “que una par­te de la em­pre­sa se ocu­pe de man­te­ner la luz en­cen­di­da mien­tras otra par­te cons­tru­ye el fu­tu­ro”.

La po­si­bi­li­dad de fric­cio­nes es una de las ob­je­cio­nes a la teo­ría de Gart­ner, y mu­chas ex­pe­rien­cia así lo con­fir­man. Son­der­gaard cree po­si­ble una trans­for­ma­ción en ar­mo­nía, siem­pre que el CIO [ chief in­for­ma­tion of­fi­cer] reúna las cua­li­da­des ade­cua­das. “To­da em­pre­sa ne­ce­si­ta de­ses­pe­ra­da­men­te in­no­var –de­cía ha­ce un año– pe­ro la bi­mo­da­li­dad no tie­ne por qué ser instrumento pa­ra se­ña­lar a ga­na­do­res y per­de­do­res”

En la prác­ti­ca, se­gún el in­for­me que Gart­ner dis­tri­bui­rá ma­ña­na, el 43% de los CIO con­sul­ta­dos de­cla­ra prac­ti­car al­gu­na for­ma de bi­mo­da­li­dad, ha­cien­do convivir la he­ren­cia re­ci­bi­da y los nue­vos pa­ra­dig­mas, pe­ro hay di­ver­si­dad en­tre ellos. El año pa­sa­do, Son­der­gaard les de­jó unos de­be­res: “Re­de­fi­nir sus es­tra­te­gias di­gi­ta­les, des­pren­der­se de los vie­jos há­bi­tos, ha­cer de la bi­mo­da­li­dad una dis­ci­pli­na, un pro­ce­so con­ti­nuo, no una co­lec­ción de pro­yec­tos”

Mary Me­sa­glio, ana­lis­ta de Gart­ner y po­nen­te ha­bi­tual, aña­dió un to­que a su dis­cur­so al ha­blar de sa­mu­rais y nin­jas: “El mé­to­do sa­mu­ray es es­ta­ble, sistemático, pla­ni­fi­ca­do y de eje­cu­ción lar­ga; el mé­to­do nin­ja es ágil, em- pí­ri­co, cer­cano y de eje­cu­ción rá­pi­da”.

Co­mo po­día es­pe­rar­se, la teo­ría de Gart­ner es cues­tio­na­da por los ana­lis­tas que tra­ba­jan pa­ra las con­sul­to­ras ri­va­les. Los de IDC, sin de­jar de pos­tu­lar la trans­for­ma­ción di­gi­tal, sos­tie­nen que to­da pro­pues­ta de crear ca­rri­les rá­pi­dos y len­tos no ha­ría más que per­pe­tuar la exis­ten­cia de si­los, que es lo que se pre­ten­de com­ba­tir. Sus co­le­gas de Fo­rres­ter Re­search ha­blan di­rec­ta­men­te de fal­sas pro­me­sas: “[la bi­mo­da­li­dad] crea­ría una in­de­sea­ble com­pe­ten­cia in­ter­na por fon­dos, re­cur­sos y ta­len­to, ade­más de desatar una pu­ja por atraer la aten­ción de la al­ta di­rec­ción”.

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.