Bol­sa y vo­tos

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Jo­sep Prats

La ma­yor caí­da bur­sá­til de es­te año se ha pro­du­ci­do tras co­no­cer­se el re­sul­ta­do de la vo­ta­ción en el re­fe­rén­dum bri­tá­ni­co. Y la se­gun­da ma­yor caí­da po­dría pro­du­cir­se tras co­no­cer­se el re­sul­ta­do de la vo­ta­ción en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les nor­te­ame­ri­ca­nas… si el ga­na­dor es Trump.

¿Tan­to in­flu­ye la po­lí­ti­ca en el valor del ca­pi­tal de las em­pre­sas? ¿Tan im­por­tan­te es el signo de un vo­to pa­ra de­ter­mi­nar la ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción a lar­go pla­zo de be­ne­fi­cios por las em­pre­sas co­ti­za­das? La res­pues­ta sim­ple es un cla­ro no. Con Bre­xit o sin Bre­xit, con Trump o sin Trump, con el pró­xi­mo re­fe­rén­dum de Ren­zi apro­ba­do o re­cha­za­do, las gran­des com­pa­ñías mul­ti­na­cio­na­les se­gui­rán tra­ba­jan­do con nor­ma­li­dad, ven­de­rán sus pro­duc­tos o ser­vi­cios a un nú­me­ro ca­da vez ma­yor de clien­tes, ob­ten­drán be­ne­fi­cios y re­mu­ne­ra­rán a sus ac­cio­nis­tas. Por­que ni Do­nald Trump, ni Bo­ris John­son, ni los opo­si­to­res a Ren­zi, más allá de las de­cla­ra­cio­nes que ha­gan pa­ra ga­nar vo­tos, ni pien­san, ni pue­den de­te­ner la glo­ba­li­za­ción.

Gra­cias a la glo­ba­li­za­ción el mun­do es un mer­ca­do úni­co, mu­cho más gran­de que la su­ma de pe­que­ños mer­ca­dos lo­ca­les ce­rra­dos de ha­ce ape­nas me­dio si­glo. Y es un mun­do mu­cho más prós­pe­ro, en el que se ha re­du­ci­do ra­di­cal­men­te la mor­ta­li­dad in­fan­til, y ha au­men­ta­do no­ta­ble­men­te la es­pe­ran­za de vi­da y el ni­vel edu­ca­ti­vo de la in­men­sa ma­yo­ría de la po­bla­ción. De­ce­nas de mi­llo­nes de per­so­nas pa­san, ca­da año, del ni­vel eco­nó­mi­co de es­tric­ta sub­sis­ten­cia, a te­ner su pri­me­ra la­va­do­ra o su pri­mer co­che. El mun­do va, glo­bal­men­te, me­jor que nun­ca. Pe­ro las vo­ta­cio­nes no son glo­ba­les, sino lo­ca­les. Y, lo­cal­men­te, en los paí­ses más desa­rro­lla­dos, una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de la po­bla­ción ve la glo­ba­li­za­ción co­mo una ame­na­za, y al ex­tran­je­ro co­mo un ries­go pa­ra su bie­nes­tar. Gus­te o no, es­to es así. De­pen­dien­do del signo po­lí­ti­co de los po­pu­lis­mos unos cul­pa­rán al gran ca­pi­tal y otros a la in­mi­gra­ción del de­te­rio­ro del es­ta­do de bie­nes­tar per­ci­bi­do por las cla­ses me­dias y po­pu­la­res lo­ca­les. Pe­ro lle­ga­da la ho­ra de la ver­dad, ni Tsi­pras rom­pió, ni Le Pen, si lle­ga­ra el ca­so, rom­pe­ría con un sis­te­ma que en el fon­do na­die quie­re aban­do­nar.

Acor­to pla­zo, sin em­bar­go, to­da sor­pre­sa, to­do apa­ren­te cam­bio po­ten­cial res­pec­to al sta­tu quo, ge­ne­ra una co­rrien­te de in­cer­ti­dum­bre, au­men­ta la per­cep­ción de ries­go y ha­ce caer las bol­sas. Los in­ver­so­res pro­fe­sio­na­les lo sa­ben y sue­len es­pe­cu­lar con ello. El ries­go a cor­to pla­zo, en las vís­pe­ras de una vo­ta­ción, sue­le ser bas­tan­te asi­mé­tri­co. Si el re­sul­ta­do es el es­pe­ra­do, los mer­ca­dos no re­gis­tran mo­vi­mien­tos al al­za muy mar­ca­dos. Pe­ro si es el con­tra­rio al pre­vis­to y que­ri­do, la reac­ción ba­jis­ta sue­le ser con­tun­den­te. Pa­sa­das unas se­ma­nas, o unos me­ses, to­do el mun­do cons­ta­ta que, en reali­dad, na­da ha cam­bia­do sus­tan­cial­men­te. Y las aguas vuel­ven a su cau­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.