Ita­lia de­ci­de el fu­tu­ro de Mat­teo Ren­zi

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

de ha­cia dón­de se en­ca­mi­na­ban las prin­ci­pa­les eco­no­mías. Son ejem­plos de ello, la con­ti­nua le­ta­nía de Ma­rio Drag­hi so­bre que el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo es­ta­rá siem­pre dis­pues­to a ac­tuar; las du­das de Ber­nan­ke y Ye­llen (Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Unidos) acer­ca de cuán­do de­be­rían ele­var­se los ti­pos de in­te­rés; o los avan­ces y re­tro­ce­sos de las po­lí­ti­cas del Ban­co del Ja­pón o del de In­gla­te­rra.

Pe­ro si so­bre el fu­tu­ro no ha­bía con­sen­so, sí lo ha­bía, y lo hay, so­bre los efec­tos de tan­ta re­la­ja­ción mo­ne­ta­ria, co­mo vie­ne de­nun­cian­do el Bank of In­ter­na­tio­nal Set­te­le­ments (BIS): es­ta po­lí­ti­ca pro­vo­ca bur­bu­jas de pre­cios en los ac­ti­vos (bol­sa, bo­nos, di­vi­sas e in­mo­bi­lia­rios) que, inevi­ta­ble­men­te, aca­ba­rán es­ta­llan­do. Ello quie­re de­cir que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria es­tá ya muy cer­ca de sus lí­mi­tes. De ahí la de­man­da de ma­yor ac­ti­vis­mo fis­cal de La­gar­de y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, aun­que con mu­chas cau­te­las (só­lo gas­to que ele­ve la pro­duc­ti­vi­dad y en paí­ses que pue­dan per­mi­tír­se­lo). Y lo mis­mo pue­de pos­tu­lar­se de la de­man­da de pro­fun­di­zar en las re­for­mas pe­ro, al mis­mo tem­po, ge­ne­rar es­pa­cio pa­ra una po­lí­ti­ca más ex­pan­si­va !La cua­dra­tu­ra del círcu­lo!

Ter­ce­ro, con ries­gos so­bre el cre­ci­mien­to por el au­ge an­ti­glo­ba­li­za­dor. Preo­cu­pa­cio­nes que han si­do des­ta­ca­das tan­to por Vic­tor Cons­ta­nço, el vi­ce­pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo, co­mo por la Co­mi­sión o el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal ( Eco­no­mic Fo­re­cast y Fi­nan­cial Sta­bi­lity Re­port, am­bos de oc­tu­bre). Y ahí, la ma­rea no ha al­can­za­do to­da­vía su má­xi­mo. Por­que aun­que en Eu­ro­pa el de­to­nan­te ha­ya si­do la cri­sis de re­fu­gia­dos, no se pue­de ol­vi­dar el ca­rác­ter an­ti­glo­ba­li­za­dor y ul­tra­na­cio­na­lis­ta de po­ten­tes mo­vi­mien­tos an­ti­eu­ro en Ho­lan­da, Fran­cia e Ita­lia; o de los cla­ra­men­te an­ti-Unión Eu­ro­pea y, en al­gu­nos ca­sos, pro ru­sos de Hun­gría, Es­lo­ve­nia, Es­lo­va­quia, Po­lo­nia o Bul­ga­ria.

Esa in­cer­ti­dum­bre se ha­bía acre­cen­ta­do con el Bre­xit. Y aun­que has­ta hoy sus efec­tos han si­do mo­des­tos, el can­ci­ller del Ex­che­quer Philip Ham­mon aca­ba de des­ta­car su im­pac­to ne­ga­ti­vo so­bre la pro­duc­ti­vi­dad y el pro­duc­to in­te­rior bru­to y un agujero fis­cal de 140.000 mi­llo­nes de li­bras (unos 164.000 mi­llo­nes de eu­ros se­gún el cam­bio ac­tual): ma­las pers­pec­ti­vas pa­ra los so­cios bri­tá­ni­cos.

Ade­más, en es­te te­rreno to­da­vía exis­ten po­ten­cia­les nue­vos ac­ci­den­tes. El 4 de di­ciem­bre, el pre­si­den­te ita­liano Mat­teo Ren­zi so­me­te su pro­yec­to de re­for­ma a con­sul­ta, y pa­re­ce que per­de­rá. Los te­mo­res a ello se han tra­du­ci­do ya en al­zas de ti­pos, de for­ma que la deu­da ita­lia­na a diez años ha su­pe­ra­do el 2% por vez pri­me­ra en 14 me­ses. Y tras ese re­fe­rén­dum, ace­cha el que pro­po­ne Bep­pe Gri­llo so­bre el eu­ro. Por si to­do lo an­te­rior no fue­ra su­fi­cien­te, en una po­si­ble con­tien­da Fi­llon-Le Pen en Fran­cia por la pre­si­den­cia, las re­ce­tas tha­che­ris­tas de Fi­llon pue­den ha­cer­le di­fí­cil el apo­yo de los vo­tan­tes de iz­quier­da. El efec­to Trump ¿En qué me­di­da Trump ha al­te­ra­do es­ta si­tua­ción? De for­ma ra­di­cal. Sus efec­tos, no to­dos evi­den­tes en el cor­to pla­zo, se vehi­cu­la­rán a tra­vés de tres ca­na­les.

El pri­me­ro, efec­tos al­cis­tas so­bre pre­cios y ti­pos de in­te­rés de su pro­gra­ma de re­duc­ción de im­pues­tos y ex­pan­sión de gas­to. Y aun­que, has­ta hoy, los mer­ca­dos ti­ran al al­za em­pu­ja­dos por las pers­pec­ti­vas de des­re­gu­la­ción, im­pul­so a las ener­gías del car­bono, re­duc­cio­nes fis­ca­les y ma­yor in­ver­sión pú­bli­ca, ha­brá que ver qué pa­sa cuan­do los ti­pos co­mien­cen a su­bir.

El se­gun­do canal, más preo­cu­pan­te en el me­dio pla­zo, es el del pro­tec­cio­nis­mo, por sus ne­ga­ti­vos efec­tos so­bre nues­tro cre­ci­mien­to. Y el que una de sus pri­me­ras me­di­das va­ya a ser de­nun­ciar el TPP (Trans-Pa­ci­fic Part­ners­hip Agree­ment) no es cier­ta­men­te alen­ta­dor.

Fi­nal­men­te, el ter­ce­ro ha si­do in­me­dia­to: el co­lap­so del li­de­raz­go ame­ri­cano en Eu­ro­pa, un cho­que que los paí­ses alia­dos di­fí­cil­men­te ol­vi­da­rán. Lo ex­pre­sa a la per­fec­ción la de­ses­pe­ra­ción ale- ma­na por la irrup­ción de es­te nue­vo mun­do trum­piano: allá los me­dios se in­te­rro­gan so­bre si se es­tá ha­blan­do en se­rio de una he­ge­mo­nía ale­ma­na eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca y mi­li­tar.

Has­ta ayer, preo­cu­pa­dos por el ac­ti­vis­mo mo­ne­ta­rio y un fu­tu­ro des­co­no­ci­do. Hoy, sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad, ate­mo­ri­za­dos por las al­zas de ti­pos, sus im­pac­tos so­bre paí­ses en­deu­da­dos co­mo Es­pa­ña, la ame­na­za de un re­na­ci­do na­cio­na­lis­mo eco­nó­mi­co y un ho­ri­zon­te más in­cier­to to­da­vía. Pe­ro Trump no es la cau­sa. Es só­lo un sín­to­ma. El de la emer­gen­cia de un nue­vo mun­do de ra­di­cal in­cer­ti­dum­bre. Só­lo res­ta el con­sue­lo de lo pre­vi­si­ble: la can­di­da­tu­ra de la can­ci­ller ale­ma­na An­ge­la Mer­kel. Siem­pre nos que­da­rá Ber­lín.

Si so­bre el fu­tu­ro no ha­bía con­sen­so, sí lo ha­bía, y lo hay, so­bre los efec­tos de tan­ta re­la­ja­ción mo­ne­ta­ria Las re­ce­tas tha­che­ris­tas de Fi­llon pue­den ha­cer­le di­fí­cil el apo­yo de la iz­quier­da fran­ce­sa

EDUAR­DO MUNOZ AL­VA­REZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.