El fu­tu­ro es de la ciu­dad

La cri­sis eco­nó­mi­ca ha con­clui­do; la so­cial no. Pa­ra Pas­cual, la so­lu­ción real co­mien­za en las ciu­da­des

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

La re­ce­sión eco­nó­mi­ca que se ini­ció en el año 2008 pa­ra la UE ha con­clui­do. Sí. En­tre otras ra­zo­nes, de­bi­do a mo­ti­vos co­yun­tu­ra­les co­mo la com­pra de deu­da por par­te del BCE o la ba­ja­da del pre­cio del pe­tró­leo. Pe­ro la cri­sis so­cial que la pro­vo­có no ha he­cho más que pro­fun­di­zar­se, ysin so­lu­cio­nar­la el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se­rá dé­bil, ines­ta­ble y bre­ve, de­nun­cia el eco­no­mis­ta y so­ció­lo­go Jo­sep Ma­ria Pas­cual Es­te­ve en Las ciu­da­des an­te el cam­bio de era. Un li­bro en el que es­te ex­per­to en ges­tión es­tra­té­gi­ca ur­ba­na y re­gio­nal que ha ase­so­ra­do en más de un cen­te­nar de ur­bes y áreas me­tro­po­li­ta­nas de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca La­ti­na afir­ma que las ciu­da­des, y es­pe­cí­fi­ca­men­te la nue­va go­ber­nan­za ur­ba­na, son la cla­ve pa­ra re­con­du­cir el cam­bio de era que se ini­ció con el re­gre­so del neo­li­be­ra­lis­mo en la dé­ca­da de los ochen­ta y po­ner fin de ver­dad a la cri­sis.

Una cri­sis que ha sig­ni­fi­ca­do un au­men­to de las de­sigual­da­des, la po­bre­za y la vul­ne­ra­bi­li­dad de una gran par­te de la po­bla­ción, el pre­ca­ria­do, y que se ha de­bi­do al des­plie­gue de la era de la in­for­ma­ción y el co­no­ci­mien­to en un mar­co ins­ti­tu­cio­nal, de go­ber­na­ción y de va­lo­res inade­cua­do y an­ta­gó­ni­co, “pro­pio de un neo­li­be­ra­lis­mo ca­du­ca­do por la cri­sis de 1929” y “man­te­ni­do por go­bier­nos su­pra­na­cio­na­les no su­je­tos a elec­cio­nes de­mo­crá­ti­cas”.

Es ne­ce­sa­ria, apun­ta, una res­pues­ta in­te­gral con otro mo­de­lo que con­si­ga un pleno desa­rro­llo de la so­cie­dad red. Ye­sa res­pues­ta, ad- vier­te, o se ha­ce en las ciu­da­des –las ciu­da­des, y no las na­cio­nes, son la so­cie­dad, afir­ma– o no se ha­rá. No só­lo por­que en las ciu­da­des vi­va la ma­yo­ría de­la po­bla­ción del pla­ne­ta, sino tam­bién por­que la glo­ba­li­za­ción se asien­ta en sis­te­mas me­ga­rre­gio­na­les de ciu­da­des, por­que la eco­no­mía del co­no­ci­mien­to re­quie­re en­torno urbano o por­que el cam­bio en el mo­do de go­ber­na­ciónr equie­re de bu en ago­ber­nan za lo­cal.

Las ciu­da­des de­ben fa­vo­re­cer la coope­ra­ción, la ayu­da mu­tua y el tra­ba­jo en red. Y sus po­lí­ti­cos elec- tos de­ben ser los ges­to­res de in­ter­de­pen­den­cias en­tre los di­fe­ren­tes ac­to­res y los cons­truc­to­res del in­te­rés ge­ne­ral a par­tir de la ver­te­bra­ción en pro­gra­mas y pro­yec­tos ba­jo la orien­ta­ción de unos va­lo­res y ob­je­ti­vos. Las ciu­da­des de­ben bus­car más la com­ple­men­ta­rie­dad que la com­pe­ten­cia, im­pul­sar la cohe­sión e igual­dad so­cial co­mo mo­to­res del desa­rro­llo eco­nó­mi­co, for­ta­le­cer la eco­no­mía del co­no­ci­mien­to, apos­tar por la eco­no­mía ver­de y la am­plia­ción de la eco­no­mía so­cial –cla­ve pa­ra el nue­vo pa­ra­dig­ma pro­duc­ti­vo ba­sa­do en la coope­ra­ción y cla­ve con­tra las cri­sis–, fo­men­tar la crea­ti­vi­dad y el ta­len­to en­dó­geno y ve­lar por el de­re­cho de to­dos a la ciu­dad y sus bie­nes co­mu­nes.

Las ciu­da­des, con­clu­ye, de­ben aban­do­nar el vie­jo mo­do ge­ren­cial de go­ber­nar que ha traí­do enor­me in­sa­tis­fac­ción y pa­sar a uno re­la­cio­nal, que no sea pa­ra la ciu­dad sino de la ciu­dad. Una go­ber­nan­za que for­ta­lez­ca una ciu­da­da­nía ac­ti­va y so­cial­men­te com­pro­me­ti­da, que cons­tru­ya el in­te­rés co­mún a tra­vés de los in­tere­ses de to­dos y que pro­mue­va la coope­ra­ción pú­bli­ca, pri­va­da y la ini­cia­ti­va ciu­da­da­na pa­ra crear nue­vas po­lí­ti­cas y pro­yec­tos.

JUS­TIN TALLIS / AFP

LAS CIU­DA­DES AN­TE EL

CAM­BIO DE ERA Jo­sep Ma­ria Pas­cual

Ha­cer, 2016 392 págs. | Pa­pel 18 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.