El di­rec­ti­vo ya es un tra­pe­cis­ta que tra­ba­ja sin red

Cul­ti­var la em­plea­bi­li­dad es ca­da vez más im­por­tan­te en el mer­ca­do la­bo­ral que se es­tá con­fi­gu­ran­do tras la cri­sis

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN - Jor­di Gou­la Bar­ce­lo­na

Con la cri­sis, el mer­ca­do la­bo­ral es­pa­ñol ha re­du­ci­do su ta­ma­ño y has­ta ha­ce un año no em­pe­zó a fre­nar­se la caí­da en­tre los di­rec­ti­vos. Las ca­rre­ras han cam­bia­do. An­tes, un pues­to di­rec­ti­vo era pa­ra to­da la vi­da y apro­xi­ma­da­men­te ca­da tres años par­ti­ci­pa­ba en una pro­mo­ción. Aho­ra es­ta si­tua­ción ha cam­bia­do y no só­lo por la cri­sis, tam­bién por el en­torno; por la nue­va eco­no­mía (di­gi­ta­li­za­ción), hay mu­cha más mo­vi­li­dad: in­tra­em­pre­sa­rial, de em­pre­sa y de sec­tor. Tam­bién se con­tra­ta mu- cho más por pro­yec­tos... Más de 7 de ca­da 10 di­rec­ti­vos es­pa­ño­les pre­vén tra­ba­jar por pro­yec­tos en el 2017, se­gún una en­cues­ta del World Bu­si­ness Fo­rum a 400 eje­cu­ti­vos es­pa­ño­les. Las ca­rre­ras di­rec­ti­vas, en de­fi­ni­ti­va, pro­du­cen aho­ra mu­chas más si­tua­cio­nes de dis­con­ti­nui­dad.

La Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Di­rec­ti­vos (AED) re­co­ge es­ta preo­cu­pa­ción y es­tá pre­pa­ran­do un li­bro so­bre la ges­tión de la ca­rre­ra in­te­gral del di­rec­ti­vo, a par­tir de va­rias jor­na­das que ha­ce en­tre sus so­cios. Tres miem­bros de la Fun­ción Di­rec­ti­va del AED, que tra­ba- jan en la con­fec­ción del li­bro, apor­tan su pun­to de vis­ta al res­pec­to. Se tra­ta de Xa­vier Mir, ac­tual­men­te con­se­je­ro y profesor de Esa­de, tras ser di­rec­ti­vo du­ran­te 25 años; Sa­ra Bie­ger, so­cia di­rec­to­ra de Lea­ders Trust ( head hun­ter), y Fer­nan­do Co­go­llos, director ge­ne­ral de North­ga­te Es­pa­ña (Ren­ting).

Los tres es­pe­cia­lis­tas mues­tran que en la AED hay con­sen­so ab­so­lu­to en que el di­rec­ti­vo de­be ser hoy mu­cho más proac­ti­vo en la ges­tión de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. “An­tes se po­día de­jar lle­var por la iner­cia de la pro­pia em­pre­sa, pe­ro aho­ra de­be pla­ni­fi­car­se, po­ten­ciar su em­plea­bi­li­dad, man­te­ner­se atrac­ti­vo pro­fe­sio­nal­men­te, pre­ver la dis­con­ti­nui­dad y, si lle­ga el ca­so, sa­ber ges­tio­nar­la. Yto­do ello en un en­torno en el que to­do va mu­cho más rá­pi­do yen el que ca­da día apa­re­cen nue­vos re­tos. No es al­go fá­cil”, ob­ser­va Mir.

Es­ta­mos vi­vien­do un mo­men­to his­tó­ri­co, enel queun­buen­nú­me­ro de di­rec­ti­vos que han per­di­do el tra­ba­jo du­ran­te la cri­sis no lo han re­cu­pe­ra­do. “Mu­chos di­rec­ti­vos se han con­ver­ti­do en em­pren­de­do­res o con­sul­to­res au­tó­no­mos, apro­ve­chan­do sus co­no­ci­mien­tos y la red de con­tac­tos que te­nían en su exem­pre­sa”, ex­pli­ca Sa­ra Bie­ger. Y pro­si­gue: “Mu­chos han te­ni­do que ha­cer pre­via­men­te una lar­ga tra­ve­sía del de­sier­to, ale­ján­do­se del mun­do top, lo que les ha he­cho ver la vi­da de una ma­ne­ra muy dis­tin­ta. Mu­chos de ellos, los más in­te­li­gen­tes, in­clu­so se han con­ver­ti­do en me­jo­res per­so­nas...”, aña­de.

El cam­bio ha si­do pro­fun­do en to­dos los ám­bi­tos, no só­lo en el di­gi­tal, tam­bién en el mar­ke­ting, en el fi­nan­cie­ro... “An­tes se aca­ba­ba una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria y te­nías una au­to­pis­ta por de­lan­te. Aho­ra el cu­rrí­cu­lum va­le, pe­ro me­nos. Y es al­go que­se­de­bea­su­mir. Es­más, he­mos lle­ga­do a un pun­to en que la ca­pa­ci­dad pa­ra ges­tio­nar per­so- nas pue­de te­ner tan­ta o más im­por­tan­cia que el co­no­ci­mien­to de la ma­te­ria... y eso no se es­tu­dia en la uni­ver­si­dad”, apun­ta Fer­nan­do Co­go­llos. Por ello cree que es muy im­por­tan­te “ser ca­paz de des­cu­brir per­so­nas con ta­len­to” y ha­ce una re­fle­xión in­tere­san­te. “Al­guien de­be­ría de­cir­te al­gu­na vez en el tra­ba­jo que eres bueno, que lo es­tás ha­cien­do bien. Siem­pre he pen­sa­do que de­di­ca­mos muy po­co tiem­po a po­ten­ciar los pun­tos fuer­tes de la gen­te. Es­tá bien –es ne­ce­sa­rio– co­rre­gir los de­fec­tos, pe­ro se con­si­gue mu­cho más po­ten­cian­do los pun­tos fuer­tes. El tiem­po que de­di­ca­mos a una co­sa y otra es­tá muy des­com­pen­sa­do. Por otro la­do, es una obli­ga­ción de los di­rec­ti­vos sé­nior echar una mano a los jó­ve­nes”. Cier­ta­men­te, los jó­ve­nes son quie­nes ne­ce­si­tan más ayu­da, por eso des­ta­ca la im­por­tan­cia de la fi­gu­ra del men­tor. Mer­ca­do hos­til Sin em­bar­go, los di­rec­ti­vos sé­nior pa­re­ce que no lo tie­nen ex­ce­si­va­men­te fá­cil en un mer­ca­do en prin­ci­pio hos­til. “Me preo­cu­pa mu­cho el te­ma de la edad”, di­ce Sa­ra Bie­ger. “Las em­pre­sas mees­tán pi­dien­do di­rec­ti­vos de 35 a 45 años y es­ti­ran­do mu­cho has­ta los 50, pe­ro ni uno más. Eso ya lo vi­vi­mos en los años an­te­rio­res a la cri­sis y aca­bó en un­ver­da­de­ro fias­co. Pa­re­ce ol­vi­dar­se que tam­bién las per­so­nas he­mos cam­bia­do. Hoy, al­guien en­tre los 50 y 60 años equi­va­le a quien te­nía 40-50 ha­ce un tiem­po. Es gen­te pre­pa­ra­da, fí­si­ca­men­te cui­da­da, con sa­voir fai­re, ex­pe­rien­cia... Ade­más, lo que es­toy vien­do es que va­mos en sen­ti­do con­tra­rio a la ten­den­cia glo­bal, que es alar­gar la edad de ju­bi­la­ción”. Afir­ma que, en ge­ne­ral, las em­pre­sas es­tán ges­tio­nan­do mal la di­ver­si­dad de eda­des. “Co­rre­mos el ries­go de caer de nue­vo en la tram­pa de que­dar­nos sin gen­te pre­pa­ra­da que se­pa ges­tio­nar bien una cri­sis...”, aña­de.

Las ca­rre­ras de los di­rec­ti­vos pro­du­cen aho­ra mu­chas más si­tua­cio­nes de dis­con­ti­nui­dad La ca­pa­ci­dad pa­ra ges­tio­nar per­so­nas pue­de pe­sar más que el co­no­ci­mien­to de la ma­te­ria

GA­BRIE­LA RU­BIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.