Li­mi­tar el gas­to en efec­ti­vo a mil eu­ros fue un fra­ca­so en Ita­lia

La de­ci­sión de li­mi­tar los pa­gos en efec­ti­vo a 1.000 eu­ros tie­ne un pre­ce­den­te en Ita­lia: no fun­cio­nó

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Piergiorgio M. Sandri

La gue­rra al efec­ti­vo ha em­pe­za­do. Es­ta se­ma­na el mi­nis­tro de Ha­cien­da anun­ció que va a re­ba­jar a 1.000 eu­ros el pa­go má­xi­mo en me­tá­li­co. El ob­je­ti­vo es lu­char con­tra el frau­de y el di­ne­ro ne­gro. ¿Pe­ro es­ta­mos se­gu­ros de que es­ta me­di­da fun­cio­na?

De en­tra­da, los co­mer­cian­tes no la ven con bue­nos ojos. Las aso­cia­cio­nes Fun­da­ció Bar­ce­lo­na Co­me­rç y Bar­ce­lo­na Ober­ta ex­pre­sa­ron su dis­con­for­mi­dad. Ar­gu­men­tan que es­ta res­tric­ción fa­vo­re­ce a los ban­cos y cas­ti­ga al comercio, “por­que obli­ga a los con­su­mi­do­res a uti­li­zar tar­je­tas de cré­di­to con el so­bre­cos­te adi­cio­nal de las co­mi­sio­nes co­rres­pon­dien­tes”.

De acuer­do con es­tas or­ga­ni­za­cio­nes, la li­mi­ta­ción “tie­ne un efec­to ne­ga­ti­vo pa­ra un am­plio aba­ni­co de sec­to­res eco­nó­mi­cos, des­de la hos­te­le­ría has­ta la res­tau­ra­ción, pa­san­do por el comercio,el me­na­je del ho­gar, elec­tro­do­més­ti­co se in­for­má­ti­ca ”.

Co­mo mu­chos otros pro­yec­tos le­gis­la­ti­vos que in­tro­du­cen res­tric­cio­nes, des­plie­gan su má­xi­ma efi­cien­cia si otros paí­ses lo ha­cen de for­ma coor­de­na­da y ar­mo­ni­za­da. Deo­tra ma­ne­ra, lo que acos­tum­bra a pro­du­cir­se es la fu­ga de con­su­mi­do­res a otros paí­ses. Por po­ner un ejem­plo, los ciu­da­da­nos po­drían via­jar a Fran­cia o An­do­rra pa­ra ha- cer sus com­pras o des­pla­zar­se ex­pre­sa­men­te pa­ra ad­qui­rir, en efec­ti­vo, de­ter­mi­na­dos pro­duc­tos.

Pa­ra des­pe­jar las du­das, pue­de ser útil re­cu­rrir a la he­me­ro­te­ca. En Ita­lia ya se dio es­te de­ba­te y la ex­pe­rien­cia que se vi­vió allí fue muy sig­ni­fi­ca­ti­va. En­tre el 2008 y el 2015 se ba­jó y se subió el lí­mi­te au­to­ri­za­do pa­ra el pa­go en efec­ti­vo seis ve­ces. Se­ñal de que tam­po­co el le­gis­la­dor ita­liano te­nía muy cla­ro lo que ha­bía que ha­cer.

En el 2008 el te­cho má­xi­mo era de 12.500 eu­ros. En el 2012, en oca­sión del go­bierno Ma­rio Mon­ti ca­yó has­ta 1.000. Hoy, ba­jo la ba­tu­ta deMat­teoRen­zi, ha­vuel­toa­su­bi­ra 3.500 eu­ros. Una mar­cha atrás en to­da re­gla con el ob­je­ti­vo de reac­ti­var el con­su­mo. De al­gu­na ma­ne­ra se lle­gó a la con­clu­sión de que no era muy efi­caz ser tan rí­gi­dos. Y por va­rios mo­ti­vos.

Y no só­lo por­que los ita­lia­nos em­pe­za­ron a via­jar a Sui­za, Fran­cia y otros paí­ses ve­ci­nos pa­ra rea­li­zar sus com­pras o dis­fru­tar de su tiem­po de ocio en ho­te­les y res­tau­ran­tes. Otros em­pe­za­ron a frac­cio­nar pa­gos en al­gu­nos ser­vi­cios (al elec­tri­cis­ta o al den­tis­ta se le ha­cían dos pa­gos en efec­ti­vo de 600 eu­ros en lu­gar de un trans­fe­ren­cia de 1.200). En­cuan­to al di­ne­ro fru­to de ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les, se ocul­ta­ba an­tes y si­guió ocul­to des­pués.

Fran­ces­co Lip­pi, profesor de la Uni­ver­si­dad de Sas­sa­ri y del Ins­ti­tu­te for Eco­no­mics and Fi­nan­ce de Ro­ma, ci­ta unos da­tos del Ban­co de Ita­lia muy su­ge­ren­tes. En el 2008 el por­cen­ta­je de gas­tos en efec­ti­vo so­bre el to­tal al­can­za­ba el 43,7%. Cuan­do se in­tro­du­jo el te­cho de 1.000 eu­ros, es­te por­cen­ta­je ba­jó pe­ro le­ve­men­te: al 40,9%. Tra­duc­ción: los ita­lia­nos con­ti­nua­ron usan­do cash pa­ra sus transac­cio­nes in­clu­so con un lí­mi­te le­gal. Lip­pi es­ti­ma que lo úni­co que se con­si­guió fue una re­cu­pe­ra­ción del IVA equi­va­len­te al 0,4% del PIB. Un­re­sul­ta­do mo­des­to.

“Po­ner te­cho al efec­ti­vo es una me­di­da inú­til. Y na­die pa­re­ce preo­cu­par­se de las com­pli­ca­cio­nes que una nor­ma de es­te ti­po im­po­ne so­bre la ges­tión de pa­gos de mi­llo­nes de ciu­da­da­nos ho­nes­tos”, sos­tie­ne es­te aca­dé­mi­co.

En su opi­nión, es un pro­ble­ma más bien cul­tu­ral. “Hay que re­cor­dar que la eva­sión fis­cal es ba­ja en paí­ses don­de se re­cu­rre mu­cho al efec­ti­vo y no hay nin­gún lí­mi­te a su uso, co­mo Ale­ma­nia o Aus­tria”. La his­to­ria di­ce que el lí­mi­te al efec­ti­vo... no es efec­ti­vo.

En Ita­lia se vol­vió a su­bir el lí­mi­te a 3.500 eu­ros al ver que no sur­tía efec­to Hay es­tu­dios que de­mues­tran que los ciu­da­da­nos ob­vian las res­tric­cio­nes de la nor­ma

Nun­ca vis­tos. Es el por­cen­ta­je de eu­ro­peos que nun­ca han te­ni­do un bi­lle­te de

500 en sus ma­nos

56%

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.