La cla­ve es­tá en las re­la­cio­nes

La Vanguardia - Dinero - - GESTIÓN -

To­do di­rec­ti­vo de­be te­ner siem­pre un plan A, que con­sis­te en tra­ba­jar to­do lo que pue­da y lo me­jor que se­pa, en fun­ción de su res­pon­sa­bi­li­dad. En teo­ría, ello de­be­ría per­mi­tir­le te­ner una ca­rre­ra lar­ga, pe­ro... a ve­ces las co­sas se tuer­cen. Por eso Xa­vier Mir afir­ma que “es im­por­tan­te te­ner siem­pre a pun­to un plan B, pa­ra evi­tar el plan D (des­pi­do, dis­con­ti­nui­dad)”. Di­ce que hoy el di­rec­ti­vo es co­mo un tra­pe­cis­ta, “que an­tes tra­ba­ja­ba con red y aho­ra se la han qui­ta­do”. Afir­ma que, si de­di­ca un 90% de su tiem­po a tra­ba­jar y un 10% a los cua­tro pun­tos que ci­ta a con­ti­nua­ción, “ha­rá me­jor su tra­ba­jo” y si tie­ne al­gún pro­ble­ma le ayu­da­rán a reorien­tar su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, por­que es­ta­rá en for­ma...

Sa­lud fí­si­ca

La vi­da del di­rec­ti­vo es de al­to ries­go fí­si­co. Es se­den­ta­ria, mu­chos via­jes, lle­va des­or­den en las co­mi­das, sufre es­trés... Es ne­ce­sa­rio un buen mé­di­co de ca­be­ce­ra y con­tro­lar­se. Mu­cha gen­te al aca­bar su ca­rre­ra es­tá com­ple­ta­men­te aban­do­na­da.

Di­rec­ción men­tal

Aquí en­tra en li­za un coach o si­mi­lar. El des­gas­te psi­co­ló­gi­co que tie­ne es muy ele­va­do. Ha de li­diar con mu­chos sta­kehol­ders y úl­ti­ma­men­te se ha aña­di­do la ten­sión que le ge­ne­ran las re­des so­cia­les des­de el pun­to de vis­ta repu­tacio­nal. Sa­be que lo rea­li­za­do en mu­chos años pue­de des­apa­re­cer en po­cos días por es­ta vía. Y cuan­do afron­ta una si­tua­ción con­flic­ti­va, ¿con quién ha­bla? No pue­de ha­cer­lo con su equi­po pa­ra no mos­trar de­bi­li­dad... El má­na­ger es­tá siem­pre so­lo y ne­ce­si­ta apo­yo.

Cui­dar las emo­cio­nes

De­be tra­tar de no es­tar ab­sor­bi­do 24 ho­ras por el tra­ba­jo y bus­car mo­ti­vos pa­ra des­co­nec­tar y apo­yar­se en la fa­mi­lia, ami­gos...

Las re­la­cio­nes

El as­pec­to re­la­cio­nal es cla­ve. Ha de es­tar en el mun­do, en la so­cie­dad, en sus círcu­los afi­nes. Aho­ra se lla­ma net­wor­king, pe­ro de­be ir con cui­da­do con las re­des de “ami­gos”. ¿De qué sir­ven 5.000 con­tac­tos en Lin­ke­din cuan­do tie­ne un pro­ble­ma? ¿A cuán­tos pue­de lla­mar pa­ra pe­dir ayu­da? De­be ase­gu­rar­se de te­ner un mí­ni­mo círcu­lo de ami­gos con los que po­der con­tar en mo­men­tos di­fí­ci­les. “En AED le ofre­ce­mos un fo­ro pa­ra ello, tie­ne con­tac­tos de ca­li­dad y pue­de su­pe­rar el ais­la­mien­to de la in­te­li­gen­cia re­la­cio­nal”, apun­ta Mir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.