Un nue­vo mo­de­lo pro­duc­ti­vo

El Go­bierno cen­tral re­le­ga la rein­dus­tria­li­za­ción a un se­gun­do plano y su­pe­di­ta la re­for­ma ener­gé­ti­ca al cum­pli­mien­to del dé­fi­cit pú­bli­co fi­ja­do por Bru­se­las

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal

El sec­tor in­dus­trial só­lo em­plea el 13,6% de la po­bla­ción ocu­pa­da en Es­pa­ña y re­pre­sen­ta el 13% del PIB no­mi­nal

El profesor Oli­ver Alon­so se pre­gun­ta­ba ha­ce unos cuan­tos días cuán­do se pro­du­ci­rá el tan ca­carea­do cam­bio de mo­de­lo pro­duc­ti­vo. La im­pre­sión que exis­te en los círcu­los de po­der es que no es una prio­ri­dad del nue­vo Go­bierno que aca­ba de­for­mar­se, co­mo tam­po­co lo es la re­for­ma ener­gé­ti­ca. El ob­je­ti­vo cen­tral de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca es cum­plir el dé­fi­cit pú­bli­co fi­ja­do por Bru­se­las y que con­tem­pla el equi­li­brio fis­cal al fi­nal de la le­gis­la­tu­ra.

Al­can­zar el equi­li­brio en­tre in­gre­sos y gas­tos en el 2020 su­po­ne ha­cer un es­fuer­zo fis­cal su­pe­rior a los 50.000 mi­llo­nes de eu­ros en cua­tro años. Es­to sig­ni­fi­ca que to­do lo de­más es­ta­rá su­pe­di­ta­do a la re­duc­ción del dé­fi­cit. Mien­tras sea así, el au­tén­ti­co mi­nis­tro de In­dus­tria es Cris­tó­bal Mon­to­ro y lo mis­mo se pue­de de­cir con el de Ener­gía.

Es­te es el dra­ma de ser el país con el ma­yor des­equi­li­brio fis­cal de Eu­ro­pa y uno de los má­sen­deu­da­dos del mun­do desa­rro­lla­do. La ma­la ges­tión de la cri­sis que reali­zó el go­bierno de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro con Pedro Sol­bes y Mi­guel Se­bas­tián a la ca­be­za no só­lo lle­vó a la de­ses­pe­ra­ción a mi­llo­nes de fa­mi­lias, sino que ade­más ha hi­po­te­ca­do el fu­tu­ro de nues­tros hi­jos y tal vez el de nues­tros nie­tos. Mien­tras no sea­mos ca­pa­ces de sa­near nues­tras cuen­tas pú­bli­cas, ape­nas exis­ti­rá mar­gen pa­ra des­ti­nar los re­cur­sos fi­nan­cie­ros que son ne­ce­sa­rios pa­ra cam­biar el mo­de­lo pro­duc­ti­vo y ener­gé­ti­co.

Es­to sig­ni­fi­ca sim­ple y lla­na­men­te que Es­pa­ña una vez más po­dría per­der el tren del pro­gre­so tec­no­ló­gi­co co­mo nos pa­só con la re­vo­lu­ción in­dus­trial y la má­qui­na de va­por; la lle­ga­da del fe­rro­ca­rril; la elec­tri­ci­dad; el au­to­mó­vil o in­clu­so con la in­for­má­ti­ca y las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Siem­pre he­mos ido por de­trás de los avan­ces de la so­cie­dad mo­der­na. Aho­ra no pa­re­ce que va­ya a pro­du­cir­se una ex­cep­ción de ca­ra al nue­vo im­pac­to tec­no­ló­gi­co que se nos anun­cia con los im­pre­sio­nan­tes desa­rro­llos que se es­tán pro­du­cien­do en la bio­lo­gía, la na­no­tec­no­lo­gía, la quí­mi­ca del agua o nue­vos ma­te­ria­les y lo que es más im­por­tan­te aún, de la di­gi­ta­li­za­ción.

Los da­tos ma­ne­ja­dos por el profesor Oli­ver son aplas­tan­tes: mien­tras el sec­tor ser­vi­cios em­plea el 76,3% de la po­bla­ción ocu­pa­da y re­pre­sen­ta el 67% del PIB no­mi­nal, la in­dus­tria só­lo em­plea el 13,6% y re­pre­sen­ta el 13%. Es co­mo si nos hu­bié­se­mos ol­vi­da­do com­ple­ta­men­te del are in­dus­tria­li­za­ción y nos hu­bié­se­mos re­sig­na­do a ser una so­cie­dad de ser­vi­cios con to­do lo que ello su­po­ne de re­tra­so.

El cam­bio de mo­de­lo pro­duc­ti­vo; la tran­si­ción a un nue­vo mo­de­lo ener­gé­ti­co; el in­cre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad; la re in­dus­tria­li­za­ción; las in­ver­sio­nes en co­no­ci­mien­to yen in­fraes­truc­tu­ra; la me­jo­ra de la en­se­ñan­za; el in­cre­men­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad ... To­do ha des­apa­re­ci­do de la agen­da a pe­sar de que des­de el es­ta­lli­do de la bur­bu­ja fi­nan­cie­ra en el 2008 el pro­ce­so de desin­dus­tria­li­za­ción se ha ace­le­ra­do has­ta lí­mi­tes alar­man­tes. En es­tos ocho años el em­pleo in­dus­trial ha re­tro­ce­di­do un 24% fren­te a un in­cre­men­to del 2,4% en los ser­vi­cios.

La prio­ri­dad de nues­tra cla­se po­lí­ti­ca es­tá en otro si­tio, co­mo en la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción; la fi­nan­cia­ción te­rri­to­rial; el en­ca­je de Ca­ta­lun­ya y Eus­ka­di en Es­pa­ña; el gas­to de­las pensiones; el suel­do de los fun­cio­na­rios..., cues­tio­nes to­das ellas muy im­por­tan­tes pe­ro que no re­suel­ven nues­tro prin­ci­pal pro­ble­ma, que son los ba­jos ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad y nues­tra ele­va­da ta­sa de en­deu­da­mien­to.

Es­te de­sin­te­rés por la re in­dus­tria­li­za­ción ha que­da­do plas­ma do en la com­po­si­ción del nue­vo Go­bierno. El Mi­nis­te­rio de In­dus­tria ha que­da­do des­cuar­ti­za­do por pie­zas co­mo si se tra­ta­se de un po­llo. Mon­to­ro se ha lle­va­do la me­jor par­te, co­lo­can­do a su pu­pi­lo Ál­va­ro Na­dal en la nue­va car­te­ra de Ener­gía, Tu­ris­mo y Agen­da Di­gi­tal. Su prio­ri­dad es in­cre­men­tar las tuer­cas fis­ca­les a las gran­des em­pre­sas en ge­ne­ral y a las eléc­tri­cas en par­ti­cu­lar. Es de­cir, la mis­ma po­lí­ti­ca que hi­zo su an­te­ce­sor, su her­mano ge­me­lo Al­ber­to, des­de la se­cre­ta­ría de Es­ta­do de Ener­gía y que aho­ra ha pa­sa­do a con­tro­lar la se­cre­ta­ría de Pre­su­pues­tos y Gas­tos. Y pa­ra ce­rrar el círcu­lo, el pues­to que Ál­va­ro de­ja li­bre al fren­te de la Ofi­ci­na Eco­nó­mi­ca ha si­do ocu­pa­do por su cu­ña­da, Eva Va­lle, la mu­jer de Al­ber­to. Un nom­bra­mien­to que ha lla­ma­do po­de­ro­sa­men­te la aten­ción, ya que el pa­pel de es­ta ofi­ci­na del Pre­si­den­te es fis­ca­li­zar­la po­lí­ti­ca que se ha­ce des­de los mi­nis­te­rios.

GEMMA MIRALDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.