Sor­pren­de por sus pres­ta­cio­nes, agi­li­dad y ra­pi­dez de di­rec­ción

Con el re­fi­na­mien­to ha­bi­tual de la mar­ca bri­tá­ni­ca, el Ran­ge Sport SDV8 se mues­tra es­pe­cial­men­te ágil

La Vanguardia - Dinero - - MOTOR - Francesc Pla

Ca­paz de to­do, in­creí­ble­men­te ver­sá­til. So­fis­ti­ca­do y re­fi­na­do y con un mo­tor V8 dié­sel que pue­de con to­do. Así es es­te Ran­ge Sport, un au­to­mó­vil que pue­de cum­plir co­mo lu­jo­sa ber­li­na de no­ta­bles pres­ta­cio­nes, co­mo es­pa­cio­so fa­mi­liar o co­mo du­ro to­do­te­rreno. Es cier­to que es gran­de y apa­ra­to­so pa­ra uti­li­zar­lo por ciu­dad. Y que no es prác­ti­co pa­ra en­tor­nos ur­ba­nos. Pe­ro to­do lo de­más lo ha­ce bien. Ex­ce­len­te­men­te bien.

De en­tra­da, es di­fí­cil en­con­trar un vehícu­lo que ofrez­ca un gra­do tan al­to de lu­jo in­te­rior y de re­fi­na­mien­to. De es­te mo­do, el Ran­ge Sport es 15 cen­tí­me­tros más cor­to que su fa­mo­so her­mano de ga­ma, el Ran­ge Ro­ver nor­mal. Tam­bién es más li­ge­ro gra­cias al em­pleo de un cha­sis de alu­mi­nio.

A di­fe­ren­cia del Ran­ge, el gran­de, es­ta ver­sión Sport es más ade­cua­da pa­ra via­jar al ser más li­ge­ra y con el cen­tro de gra­ve­dad más ba­jo. Se su­ma, ade­más, la ven­ta­ja de las dos pla­zas tra­se­ras adi­cio­na­les, aun­que no sean ap­tas pa­ra adul­tos en un via­je lar­go.

Es­ta ver­sión, 4.4 SDV8 HSE, lle­va el mo­tor dié­sel de 340 CV. Muy po­ten­te, mo­derno y li­ge­ro, ofre­ce un ren­di­mien­to fe­no­me­nal, con una en­tre­ga de la po­ten­cia su­ma­men­te sua­ve y pro­gre­si­va. Es­te mo­tor dié­sel se mues­tra ex­tra­or­di­na­ria­men­te equi­li­bra­do y con unas pres­ta­cio­nes bri­llan­tes. Y gra­cias so­bre to­do al aho­rro de pe­so y al sis­te­ma Stop & Start, tie­ne un con­su­mo bas­tan­te ra­zo­na­ble.

Otro de los as­pec­tos que im­pre­sio­na es la tec­no­lo­gía que in­cor­po­ra. Por ejem­plo, el man­do Te­rrain Res­pon­se 2, lo me­jor que pue­de en­con­trar­se ac­tual­men­te en un SUV de lu­jo, fa­ci­li­ta la con­duc­ción cuan­do de­ci­di­mos aban­do­nar el as­fal­to.

Hay cin­co op­cio­nes dis­po­ni­bles se­gún el ti­po de te­rreno: Ge­ne­ral, Hier­ba/Gra­vi­lla/Nie­ve, Ba­rro/Sur­cos, Are­na y Ro­cas. Un com­ple­jo sis­te­ma elec­tró­ni­co, a tra­vés de una cen­tra­li­ta, se­lec­cio­na los ajus­tes ade­cua­dos pa­ra la trans­mi­sión, la trac­ción y el mo­tor. Asi­mis­mo, un mo­do Au­to de­tec­ta de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca el ti­po de te­rreno. Y un di­fe­ren­cial tra­se­ro ac­ti­vo mo­di­fi­ca el re­par­to de par en­tre las dos rue­das tra­se­ras. Y hay más: el sis­te­ma Wa­de Sen­sing in­di­ca al con­duc­tor el ni­vel de agua en un va­deo an­te la po­si­bi­li­dad de cru­zar un río. Es di­fí­cil en­con­trar al­go más com­ple­to.

Y pa­ra ayu­dar a se­guir la tra­yec­to­ria mar­ca­da con el vo­lan­te en las cur­vas, la fun­ción Tor­que Vec­to­ring fre­na las rue­das in­te­rio­res. Ade­más, el Ran­ge Ro­ver Sport con aca­ba­do HSE in­clu­ye la po­si­ción Dy­na­mic en el man­do Te­rrain Res­pon­se 2 que ajus­ta la du­re­za de la di­rec­ción, la res­pues­ta del ace­le­ra­dor y del cam­bio, el con­trol de la sus­pen­sión y del ba­lan­ceo y la con­fi­gu­ra­ción de los sis­te­ma de trac­ción y es­ta­bi­li­dad.

En ca­rre­te­ra el tac­to que ofre­ce es ex­qui­si­to. No se per­ci­be nun­ca co­mo un co­che gran­de y pe­sa­do. Res­pon­de de for­ma ágil y mues­tra una ra­pi­dez de di­rec­ción pro­pia de un de­por­ti­vo. La ve­lo­ci­dad de pa­so por cur­va y la sol­ven­cia con que se mue­ve en tra­za­dos si­nuo­sos es ad­mi­ra­ble en un co­che de es­te ta­ma­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.