¿Ha lle­ga­do la ho­ra de los ac­ti­vos de ries­go?

La Vanguardia - Dinero - - OPINION - Ale­jan­dro Vidal

Du­ran­te los dos pri­me­ros tri­mes­tres del año, los mer­ca­dos se cen­tra­ron en de­ba­tir si es­tá­ba­mos o no an­te un es­ce­na­rio de re­ce­sión glo­bal. Y lo cier­to es que ese de­ba­te se pro­du­cía con mo­ti­vo: el cre­ci­mien­to en Es­ta­dos Unidos se ha­bía de­bi­li­ta­do de un mo­do evi- den­te, Chi­na ofre­cía de nue­vo du­das so­bre su cam­bio de mo­de­lo eco­nó­mi­co con po­si­bi­li­dad de un ate­rri­za­je brus­co, las ma­te­rias pri­mas se ha­bían des­plo­ma­do ge­ne­ran­do se­rios pro­ble­mas en los paí­ses pro­duc­to­res, y los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les en­ca­de­na­ban tri­mes­tre tras tri­mes­tre de de­te­rio­ro. La Re­ser­va Fe­de­ral de Es­ta­dos Unidos apla­za­ba la nor­ma­li­za­ción de los ti­pos de in­te­rés reunión tras reunión y los so­bre­sal­tos po­lí­ti­cos, con el Bre­xit a la ca­be­za, se su­ce­dían sin des­can­so.

Ape­nas unos me­ses des­pués, el es­ce­na­rio es bien dis­tin­to. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en Es­ta­dos Unidos y la Eu­ro­zo­na avan­za a rit­mos ra­zo­na­bles y los in­di­ca­do­res ade­lan­ta­dos de ac­ti­vi­dad in­di­can que es­ta ex­pan­sión de­be­ría man­te­ner­se o in­clu­so ga­nar al­go más de trac­ción en los pró­xi­mos me­ses; los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas, aun­que le­jos de sus má­xi­mos, se han re­cu­pe­ra­do os­ten­si­ble­men­te, y los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les en Es­ta­dos Unidos han vuel­to a la sen­da del cre­ci­mien­to. Ade­más, la nue­va pre­si­den­cia es­ta­dou­ni­den­se apun­ta cla­ra­men­te a me­di­das en el cor­to pla­zo que pue­den in­cre­men­tar al al­za es­te pro­ce­so.

La reac­ción de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les ha si­do, por su­pues­to, im­por­tan­te. De la mano de las cur­vas de ti­pos de in­te­rés, es­ta­mos vien­do un re­po­si­cio­na­mien­to ha­cia un es­ce­na­rio de ma­yor cre­ci­mien­to y, so­bre to­do, de ma­yor in­fla­ción. Eso ha su­pues­to un cas­ti­go im­por­tan­te pa­ra los bo­nos de má­xi­ma ca­li­dad en los pla­zos lar­gos, afec­ta­dos por las subidas de ti­pos de in­te­rés y el em­pi­na­mien­to de las cur­vas, y tam­bién una im­por­tan­te di­ver­gen­cia den­tro de los ín­di­ces de ren­ta va­ria­ble, con subidas de los sec­to­res más cí­cli­cos y caí­das pa­ra los más sen­si­bles a subidas de ti­pos.

La gran cues­tión es: ¿es­ta­mos an­te un es­ce­na­rio sos­te­ni­ble a me­dio pla­zo o an­te un sim­ple mo­vi­mien­to —uno más— de mer­ca­do? ¿De­be­mos co­men­zar a ro­tar las car­te­ras, ac­tual­men­te po­si­cio­na­das en un ni­vel de ries­go me­dio-ba­jo, ha­cia po­si­cio­nes más de­ci­di­das? So­la­men­te el tiem­po po­drá dar­nos esa res­pues­ta, pe­ro a prio­ri po­dría pen­sar­se que sí, que un es­ce­na- rio de ma­yor cre­ci­mien­to e in­fla­ción es mu­cho más pro­ba­ble hoy que ha­ce seis me­ses. Sin em­bar­go, es­ta­ría­mos an­te un pro­ce­so, no an­te un acon­te­ci­mien­to. Eso sig­ni­fi­ca que la ro­ta­ción de las car­te­ras de­be ser tam­bién pau­la­ti­na, sin mo­vi­mien­tos ra­di­ca­les y apro­ve­chan­do mo­vi­mien­tos de mer­ca­do que, sin du­da, se pro­du­ci­rán.

Pe­se a la in­ten­si­dad del mo­vi­mien­to vis­to en el mer­ca­do en las úl­ti­mas se­ma­nas, las pri­sas o la sen­sa­ción de es­tar per­dien­do un tren, pue­den ser ma­las con­se­je­ras en el cor­to pla­zo. El pleno desa­rro­llo de ese es­ce­na­rio, que apo­ya­ría los ac­ti­vos de más ries­go, lle­va­rá me­ses o tri­mes­tres, con lo que la adap­ta­ción de las car­te­ras al mis­mo pue­de ser lle­va­da a ca­bo de un mo­do or­de­na­do y apo­ya­do en los he­chos, no en las con­je­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.