Se­ño­res, el Bre­xit llama a su puer­ta

Las ne­go­cia­cio­nes so­bre el di­vor­cio con Eu­ro­pa co­mien­zan en mar­zo, y la eco­no­mía no se­rá in­mu­ne

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ra­fael Ra­mos

El Bre­xit es co­mo un vi­rus que se ha me­ti­do en la eco­no­mía bri­tá­ni­ca. Que los mé­di­cos sa­ben que es­tá ahí, pe­ro los sín­to­mas to­da­vía no han apa­re­ci­do, aun­que se­gu­ra­men­te lo ha­rán en el 2017. Y so­bre cu­ya gra­ve­dad exis­ten to­do ti­po de teo­rías con­tra­dic­to­rias, des­de quie­nes pro­nos­ti­can la pos­tra­ción del pa­cien­te (el Rei­noU­ni­do) has­ta los que­creen que a lar­go pla­zo ge­ne­rar á an­ti­cuer­pos y re­for­za­rá su sis­te­ma in­mu­ne pa­ra en­fren­tar­se a las con­se­cuen­cias de la glo­ba­li­za­ción y la lle­ga­da de Trump al po­der en EE.UU.

Por el mo­men­to, las cons­tan­tes vi­ta­les de la eco­no­mía bri­tá­ni­ca tras el te­rre­mo­to del Bre­xit son más fuer­tes de lo que po­día pen­sar­se, con un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del 2% en el 2016. Osea, co­mo si no hu­bie­ra pa­sa­do na­da. Del ca­rro ti­ra el con­su­mo in­terno (la gen­te gas­ta en vez de aho­rrar, pen­san­do que las co­sas van a su­bir), los se­gu­ros, las pen­sio­nes, la res­tau­ra­ción, el turismo y los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros. Pe­ro hay mo­ti­vo pa­ra la preo­cu­pa­ción. Las ma­nu­fac­tu­ras, la cons­truc­ción y la agri­cul­tu­ra es­tán con­ge­la­das.

Por im­pre­de­ci­ble que sea la evo­lu­ción de la en­fer­me­dad –y to­do de­pen­de de si al fi­nal se op­ta por un Bre­xit du­roo blan­do, por el por­ta­zo o la ne­go­cia­ción de un ac­ce­so al mer­ca­do úni­co y la per­ma­nen­cia en la unión adua­ne­ra–, es ca­si inevi­ta­ble que en el 2017 Gran Bre­ta­ña su­fra fie­bre y do­lo­res de ca­be­za, en for­ma de al­ti­ba­jos de la li­bra, du­das so­bre la in­ver­sión ex­tran­je­ra, ner­vio­sis­mo en los ban­cos y la City, au­men­to de la in­fla­ción, en­ca­re­ci­mien­to de las im­por­ta­cio­nes, con­si­guien­te dis­mi­nu­ción del po­der ad­qui­si­ti­vo de las fa­mi­lias, in­cre­men­to­del dé­fi­cit y la deu­da pú­bli­ca.

El pri­mer par­te mé­di­co sig­ni­fi­ca­ti­vo se pro­du­ci­rá a fi­na­les de mar­zo, cuan­do la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May in­vo­que el ar­tícu­lo 50 del Tra­ta­do de Lis­boa, el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da en la ne­go­cia­ción del di­vor­cio, con un pla­zo de dos años pa­ra lle­gar a un acuer­do so­bre cuán­to ha de pa­gar ca­da uno (se es­ti­ma que Bru­se­las re­cla­ma­rá unos 70.000 millones de euros a Lon­dres pa­ra el cum­pli­mien­to de obli­ga­cio­nes pre­via­men­te pac­ta­das). En­ton­ces es pre­vi­si­ble que vuel­va a des­plo­mar­se la li­bra –que en los úl­ti­mos me­ses se ha re­cu­pe­ra­do par­cial­men­te–, y que vuel­va a caer has­ta ca­si la pa­ri­dad con el eu­ro, y un 5% res­pec­to al dó­lar, lle­gan­do al cam­bio más ba­jo en­tres dé­ca­das( más aún si la Re­ser­va Fe­de­ral de EE.UU. sube ti­pos y el Ban­co de In­gla­te­rra no).

“Los mer­ca­dos son muy vo­lá­ti­les, y es pro­ba­ble que tras el gol­pe psi­co­ló­gi­co ini­cial la di­vi­sa bri­tá­ni­ca se es­ta­bi­li­ce a lo lar­go del año y re­gre­se­mos más o me­nos a la si­tua­ción ac­tual, má­xi­me si la eco­no­mía si­gue cre­cien­do y los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes fran­ce­sas y ale­ma­nas ali­men­tan la in­cer­ti­dum­bre so­bre el fu­tu­ro de la Unión Eu­ro­pea –se­ña­la Vin­cent De Klerk, ana­lis­ta de la City–. Pe­ro es­ta­mos en el te­rreno de las hi­pó­te­sis. Hay quie­nes tra­ba­jan so­bre la ba­se de que la li­bra aca­ba­rá el 2017 a 1,25 dó­la­res, y hay quie­nes creen que es­ta­rá a 1,45 dó­la­res”.

En­tre el 52% de bri­tá­ni­cos que vo­ta ron a fa­vor del B re xi t exis­te una es­pe­cie de eu­fo­ria que les im­pul­sa a gas­tar, in­clu­so más de lo que tie­nen, co­mo si to­do fue­ra de co­lor ro­sa. Ya ese fre­ne­sí de con­su­mo se ha su­ma­do par­te del 48% que se pro­nun­ció por la per­ma­nen­cia en Eu­ro­pa, por mie­doa­lo que se vie­ne en­ci­ma, y los in­di­cios ya cla­ros de que la de­pre­cia­ción de la li­bra va a im­pac­tar ne­ga­ti­va­men­te so­bre el cos­te de la vi­da. El pro­nós­ti­co de cre­ci­mien­to pa­ra el ter­cer tri­mes­tre era deun­ra- quí­ti­co 0,1%, pe­ro en la reali­dad ha si­do del 0,6%, im­pul­sa­do por el con­su­mo in­terno, y da­tos pro­vi­sio­nal es su­gie­ren que de sep­tiem­bre a di­ciem­bre se­rá pa­re­ci­do (0,5%). Los eu­ro­es­cép­ti­cos han lan­za­do las campanas al vue­lo, pe­ro esas ci­fras ape­nas son una ca­pa de pin­tu­ra en­ci­ma de de­bi­li­da­des es­truc­tu­ra­les (co­mo la es­ca­sa pro­duc­ti­vi­dad, 30% in­fe­rior a la ale­ma­na) que ya exis­tían, pe­ro que la cri­sis po­lí­ti­ca mues­tra aho­ra en to­da su cru­de­za.

Los suel­dos han subido en el 2016 al­re­de­dor de un 3%, pe­ro el po­der ad­qui­si­ti­vo ha re­gis­tra­do el ma­yor des­cen­so en tres años, de­bi­do a la in­fla­ción, y a que el Gobierno exi­ge más en im­pues­tos y ofre­ce ca­da vez me­nos en be­ne­fi­cios so­cia­les (con­ge­la­dos des­de el 2012 ex­cep­to pa­ra los pen­sio­nis­tas). Se su­po­nía que el 15% en la de­pre­cia­ción de la li­bra ha­ría más com­pe­ti­ti­vos los pro­duc­tos bri­tá­ni­cos y au­men­ta­ría las ex­por­ta­cio­nes, pe­ro no ha si­do así. De he­cho ca­ye­ron un 2,6% en el ter­cer tri­mes­tre, al tiem­po que las im­por­ta­cio­nes au­men­ta­ban un 1,4%, con lo cual el dé­fi­cit co­mer­cial se ha in­cre­men­ta­do aún más.

El vi­rus es­tá ahí, pe­ro pue­de que se en­cuen­tre un an­tí­do­to o que no. Si el Bre­xit es du­ro y los ban­cos pier­den su pa­sa­por­te pa­ra rea­li­zar transac­cio­nes con el res­to de la Unión Eu­ro­pea, mu­chos tras­la­da­rán par­te de sus ope­ra­cio­nes a otros paí­ses, se per­de­rán has­ta 200.000 pues­tos de tra­ba­jo, la in­ver­sión ex­tran­je­ra su­fri­rá un du­ro gol­pe y los em­pre­sa­rios se­rán re­ti­cen­te sa­gas­ta­ren ma­qui­na­ria, la com­pra de edi­fi­cios y nue­vas tec­no­lo­gías. El gobierno in­ten­ta­rá pa­rar par­cial men­te el gol­pe con un plan de in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras y la cons­truc­ción de vi­vien­da. La in ex­per­ta doc­to­ra M ay y su di­vi­di­do equi­po mé­di­co tie­nen la úl­ti­ma pa­la­bra.

Por el mo­men­to el con­su­mo in­terno ti­ra del ca­rro, pe­ro se pre­vé una pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo

DA­VID CRES­PO / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.