Po­der ita­liano

Drag­hi, En­ria y Bu­ti man­dan en Eu­ro­pa

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Pier­gior­gio M. Sandri

No, no han ve­ni­do los hom­bres de ne­gro a Ita­lia. Pe­se a que los ban­cos ita­lia­nos acu­mu­lan en sus ba­lan­ces cer­ca de 365.000 millones de euros en cré­di­tos mo­ro­sos, el país no ha pe­di­do el res­ca­te del sec­tor a Eu­ro­pa, tal co­mo lo hi­zo Es­pa­ña en su mo­men­to.

Ita­lia no se vio for­za­da u obli­ga­da a pe­dir ayu­da. Y no só­lo por­que sus fi­nan­zas son más sa­nea­das de las que lle­ga­ron a ser las es­pa­ño­las (el dé­fi­cit es­tá por de­ba­jo del 3% del PIB), sino por­que pa­ra sal­var el Mon­te dei Pas­chi di Sie­na (MPS), el ter­cer gru­po ban­ca­rio del país, ha pues­to di­rec­ta­men­te di­ne­ro de su bol­si­llo. Un res­ca­te con di­ne­ro pú­bli­co, una na­cio­na­li­za­ción en ple­na re­gla que ade­más pre­ten­de sal­var a los pe­que­ños aho­rra­do­res, sin que ten­gan que pa­gar por ello (¿se acuer­dan de las pre­fe­ren­tes de Ban­kia?), me­dian­te un sis­te­ma de con­ver­sión. Una me­di­da ne­ce­sa­ria, que en Ita­lia el 80% de la deu­da ju­nior (o su­bor­di­na­da) es­tá en mano de in­ver­so­res mi­no­ris­tas.

¿Pe­ro es­to no iba en con­tra de las re­glas eu­ro­peas so­bre la li­bre com­pe­ten­cia en Eu­ro­pa?

Sí y no. En to­do ca­so, Ita­lia cree que no. Yha­rá lo po­si­ble pa­ra con­ven­cer a Bru­se­las (y al Bun­des­bank) de ello. A di­fe­ren­cia de Es­pa­ña, tie­ne hom­bres de pe­so en las ins­ti­tu­cio­nes que cuen­tan.

Val­gan por ejem­plo las pa­la­bras de An­drea Er­nia, director de la EBA, la Au­to­ri­dad Ban­ca­ria Eu­ro­pea, cuan­do se le pre­gun­tó so­bre la via­bi­li­dad del Mon­te dei Pas­chi: “Si las ayu­das de Es­ta­do pue­den ser par­te de la so­lu­ción, que se ha­ga uso de ellas”. Y así se hi­zo.

La nue­va di­rec­ti­va eu­ro­pea en la ma­te­ria (que se re­dac­tó des­pués del res­ca­te a Es­pa­ña) es­ti­ma que la in­ter­ven­ción pú­bli­ca de un ban­co es po­si­ble si la re­ca­pi­ta­li­za­ción es “pre­ven­ti­va”, es de­cir no se ha­ce pa­ra cu­brir pér­di­das fu­tu­ras y si, de es­ta ma­ne­ra, se evi­ta po­ner en ries­go “la estabilidad fi­nan­cie­ra” de un país miem­bro. Se da el ca­so que los test de la EBA es­te año pu­sie­ron en evi­den­cia la fra­gi­li­dad de la ban­ca tos­ca­na y eso re­pre­sen­ta el pun­to de partida pa­ra de­fen­der el pe­li­gro de un “ries­go sis­té­mi­co”.

“El Mon­te Pas­chi es el ter­cer gru­po ban­ca­rio ita­liano. Es una en­ti­dad gran­de, en un país don­de los ciu­da­da­nos no des­ta­can por te­ner una edu­ca­ción fi­nan­cie­ra. De­jar caer al MPS po­dría cau­sar un efec­to en ca­de­na, en el que los clien­tes pon­drían en du­da la estabilidad de otras en­ti­da­des”, ex­pli­ca Sil­via Mer­ler, in­ves­ti­ga­do­ra del Brue­gel Ins­ti­tu­te. En to­do ca­so, –aña­de– se ha per­di­do tiem­po. Des­de fi­na­les de sep­tiem­bre has­ta el 13 di­ciem­bre se han ce­rra­do cuen­tas co­rrien­tes por va­lor de 6.000 millones.

Los ti­tu­la­res de bo­nos su­bor­di­na­dos en teo­ría sí que de­be­rían asu­mir par­te de las pér­di­das su­fri­das por el ban­co. Pe­ro una vez más, Ita­lia con­fía en su ca­pa­ci­dad ne­go­cia­do­ra e in­fluen­cia en las al­tas es­fe­ras de Bru­se­las. La te­sis –ava­la­da por la EBA– es que si es­tos pro­duc­tos fi­nan­cie­ros se ven­die­ron de for­ma en­ga­ño­sa a per­so­nas que es­ta­ba en con­di­cio­nes de va­lo­rar los ries­gos, hay que tu­te­lar a los aho­rra­do­res (con una con­ver­sión en ac­cio­nes con re­com­pra pos­te­rior del Es­ta­do).

Un ar­gu­men­to ro­cam­bo­les­co. Pe­ro Ita­lia es el país de Ar­le­quín, que no vis­te de ne­gro, sino de co­lo­res.

Ita­lia de­be de­mos­trar que hu­bo ven­ta en­ga­ño­sa de bo­nos del ban­co a los in­ver­so­res

En­tre sep­tiem­bre y el 13 de di­ciem­bre se ce­rra­ron cuen­tas por 6.000 millones

ALESSIA PIERDOMENICO / BLOOM­BERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.