La in­dus­tria au­xi­liar es­pa­ño­la se po­ne en aler­ta

El pro­tec­cio­nis­mo de Trump in­quie­ta a los fa­bri­can­tes de com­po­nen­tes, con fuer­te pre­sen­cia en EE.UU. y Mé­xi­co

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Ós­car Mu­ñoz Bar­ce­lo­na

La ex­por­ta­ción a la zo­na su­pu­so más de 1.000 mi­llo­nes de eu­ros en el 2015 Se­gún en qué ni­vel de la ca­de­na de va­lor es­té la com­pa­ñía, el im­pac­to pue­de va­riar

La po­ten­te in­dus­tria au­xi­liar del au­to­mó­vil es­pa­ño­la ob­ser­va el in­mi­nen­te re­le­vo en la Ca­sa Blan­ca con enor­me preo­cu­pa­ción. Aun­que aún se es­tá a la es­pe­ra de ver qué pa­sa, si el fu­tu­ro pre­si­den­te, Do­nald Trump, aca­ba lle­van­do a ca­bo las me­di­das pro­tec­cio­nis­tas que ha anun­cia­do pa­ra el sec­tor, lla­man­do a las com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses a con­cen­trar sus in­ver­sio­nes en ca­sa en vez de en Mé­xi­co, los in­tere­ses de los su­mi­nis­tra­do­res de com­po­nen­tes po­drían ver­se se­ria­men­te afec­ta­dos. Es­to pa­re­ce cla­ro ya que su ac­ti­vi­dad de­pen­de en gran ma­ne­ra de las de­ci­sio­nes que to­man los gran­des fa­bri­can­tes. Ac­tual­men­te, se­gún da­tos de la pa­tro­nal Ser­nau­to, en es­tos dos paí­ses hay más de 40 plan­tas de pro­duc­ción y centros de I+D+I de em­pre­sas con se­de en Es­pa­ña. En el 2015, los úl­ti­mos da­tos com­ple­tos dis­po­ni­bles, las ex­por­ta­cio­nes de es­tos pro­duc­tos a la re­gión su­pe­raron los 1.000 mi­llo­nes de eu­ros. EE.UU. es el se­gun­do des­tino, des­pués de la Unión Eu­ro­pea con­si­de­ra­da co­mo blo­que, y Mé­xi­co, el sex­to.

El tra­ta­do de li­bre comercio Nafta ha si­do cla­ve pa­ra el cre­ci­mien­to de es­tas em­pre­sas en la re­gión. En Ser­nau­to se va­lo­ra que es­te pac­to ha ac­tua­do co­mo “un gran di­na­mi­za­dor eco­nó­mi­co” y, por ello, con­fían que en la nue­va eta­pa es­ta­dou­ni­den­se “se ga­ran­ti­cen las con­di­cio­nes exis­ten­tes y se me­jo­ren en la me­di­da de lo po­si­ble”. Pe­ro re­co­no­cen que las úl­ti­mas declaraciones de Trump son in­quie­tan­tes. “Las em­pre­sas es­tán en una fase de wait and see (com­pás de es­pe­ra) por­que una co­sa es lo que el pre­si­den­te elec­to ha di­cho qué va a ha­cer, otra lo que le de­jen ha­cer y qui­zás una muy dis­tin­ta la que fi­nal­men­te ha­ga”, ex­pli­ca Joan Tris­tany, di­rec­tor de Amec, aso­cia­ción que agru­pa a com­pa­ñías in­dus­tria­les in­ter­na­cio­na­li­za­das, que ve cla­ro ha­cia dón­de apun­ta la fu­tu­ra Ad­mi­nis­tra­ción: ha­cia los gran­des fa­bri­can­tes es­ta­dou­ni­den­ses –Ford, Ge­ne­ral Mo­tors y Chrys­ler, es­ta úl­ti­ma aho­ra en ma­nos de la ita­lia­na Fiat– y ha­cia Mé­xi­co, que, se­gún es­ta po­si­ción, de­be­ría per­der in­ver­sio­nes de es­tas mar­cas en fa­vor de Es­ta­dos Uni­dos.

Si el cie­rre de fron­te­ras que el pre­si­den­te elec­to nor­te­ame­ri­cano quie­re im­plan­tar se lle­va a un ex­tre­mo, la ca­de­na de va­lor de la in­dus­tria au­xi­liar del au­to­mó­vil que­da­ría to­ca­da ya que una par­te con­si­de­ra­ble de la pro­duc­ción pa­ra to­da la re­gión se ha­ce en Mé­xi­co. Y po­dría pro­du­cir­se un efec­to do­mi­nó. “Exis­te el ries­go de que ha­ya una es­ca­la­da de pro­tec­cio­nis­mo que, al fi­nal, per­ju­di­ca­ría a todos los con­su­mi­do­res a ni­vel mun­dial por­que su­biría los pre­cios fi­na­les de los pro­duc­tos”, ad­vier­te Tris­tany. Es­te fe­nó­meno, en la au­to­mo­ción, po­dría te­ner con­se­cuen­cias in­de­sea­das pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses ya que los co­ches fabricados en Es­ta­dos Uni­dos y, ade­más, con más com­po­nen­tes su­mi­nis­tra­dos des­de ese mis­mo país, se­rían tam­bién más ca­ros pa­ra ellos.

Sin em­bar­go , el im­pac­to de es­ta po­lí­ti­ca neo­pro­tec­cio­nis­ta no afec­ta­ría a to­da la in­dus­tria au­xi­liar por igual. El ca­ta­lán Gru­po Re­lats tie­ne una plan­ta de pro­duc­ción en el es­ta­do me­xi­cano de Gua­na­jua­to, con un cen­te­nar de em­plea­dos, don­de fa­bri­ca ma­te­rial pa­ra ca­bles. “So­mos un pro­vee­dor de se­gun­do ni­vel (TIER-2) y des­de Mé­xi­co ser­vi­mos a otros pro­vee­do­res de pri­mer ni­vel de una zo­na am­plia que in­clu­ye Es­ta­dos Uni­dos”, ex­pli­ca su pre­si­den­te, Pe­re Re­lats. Es­te es­ta­dio de la in­dus­tria sue­le em­plear a un nú­me­ro im­por­tan­te de tra­ba­ja­do­res y sus cos­tes son sen­si­ble­men­te me­no­res en un país que en otro. “No­so­tros –pro­si­gue Re­lats– no so­mos tan in­ten­si­vos en mano de obra co­mo en ca­pi­tal. Nos im­plan­ta­mos don­de es­tá nues­tro clien­te por­que así re­du­ci­mos­cos­tes y, así, ven­de­mos la ma­yor par­te de nues­tra pro­duc­ción de Mé­xi­co en ese país, aun­que si se si­gue la ca­de­na de va­lor, al fi­nal mu­cho ca­blea­do lle­ga a EE.UU.”. Es­te em­pre­sa­rio no se ima­gi­na que el cie­rre de fron­te­ras anun­cia­do por Trump pue­da lle­gar a es­te ni­vel de la ac­ti­vi­dad y ase­gu­ra que por el mo­men­to se man­tie­ne la in­ver­sión pre­vis­ta en Mé­xi­co pa­ra am­pliar las ins­ta­la­cio­nes exis­ten­tes, “aun­que –en­fa­ti­za– es­ta­mos muy ex­pec­tan­tes”.

En otra de las fir­mas ca­ta­la­nas im­plan­ta­das en la zo­na, Fi­co­sa, par­ti­ci­pa­da por la ja­po­ne­sa Pa­na­so­nic, se com­par­te la preo­cu­pa­ción por lo que pue­da ocu­rrir a medio pla­zo, aun­que con­si­de­ran que la afec­ta­ción en su ca­so no se­ría tan di­rec­ta co­mo en otras em­pre­sas. Es­te gru­po es un pro­vee­dor de pri­mer ni­vel (TIER-1) de mo­do que sus pro­duc­tos, prin­ci­pal­men­te es­pe­jos re­tro­vi­so­res, se en­vían a las plan­tas de en­sam­bla­je de vehícu­los. “Pro­du­ci­mos en los dos paí­ses, en Es­ta­dos Uni­dos y en Mé­xi­co, pa­ra los co­ches que se fa­bri­can en ca­da país”, ex­pli­ca Xa­vier Pu­jol, con­se­je­ro de­le­ga­do. En el pri­me­ro, el gru­po cuen­ta con tres plan­tas (dos en Ten­nes­see y una en Ken­tucky) y un cen­tro de I+D+I en Mi­chi­gan, que su­man unos mil tra­ba­ja­do­res, y en el se­gun­do, otras dos fac­to­rías en Monterrey, una de ellas tam­bién cen­tro de I+D, con una plan­ti­lla con­jun­ta de 750 per­so­nas.

Otras com­pa­ñías es­pa­ño­las con pre­sen­cia des­ta­ca­da en la zo­na son Gru­po Antolín, con se­de en Burgos, que fa­bri­ca te­chos, puer­tas, asien­tos, paneles de ins­tru­men­tos y ele­men­tos de ilu­mi­na­ción, en­tre otros pro­duc­tos y que dis­po­ne de 15 ins­ta­la­cio­nes (nue­ve en Es­ta­dos Uni­dos y seis en Mé­xi­co), y Ges­tamp, de Ma­drid, con diez im­plan­ta­cio­nes (seis en el pri­mer país y cua­tro en el se­gun­do) don­de pro­du­ce com­po­nen­tes me­tá­li­cos pa­ra ca­rro­ce­rías, cha­sis y me­ca­nis­mos.

El cre­ci­mien­to del mer­ca­do en la re­gión pa­ra las em­pre­sas de com­po­nen­tes es­pa­ño­las ha si­do im­por­tan­te en los úl­ti­mos años y, al me­nos has­ta aho­ra, si­gue cre­cien­do, con por­cen­ta­jes su­pe­rio­res al 15%, se­gún Ser­nau­to. Si los pla­nes de Trump sa­len ade­lan­te, las in­ver­sio­nes en Mé­xi­co po­drían fre­nar­se e in­clu­so can­ce­lar­se. Lo que pa­re­ce más com­pli­ca­do es que va­ya a ha­ber des­in­ver­sio­nes a cor­to pla­zo. “No es sen­ci­llo lle­var­se fá­bri­cas de es­te sec­tor de un país a otro, cues­ta mu­cho di­ne­ro y re­quie­re tiem­po”, re­cuer­da Joan Tris­tany, di­rec­tor ge­ne­ral de AMEC. Se­gún co­mo se con­cre­te la po­lí­ti­ca industrial y co­mer­cial de EE.UU. y el lu­gar en el que que­de su ve­cino del sur, las co­sas pue­den de­ri­var en una fuer­te caí­da de la ac­ti­vi­dad y de la in­ver­sión. Por el mo­men­to, en el sec­tor ase­gu­ran que la si­tua­ción ge­ne­ra­da ya es­tá en­frian­do las pers­pec­ti­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.