Dell-EMC, vi­sión eu­ro­pea de una fu­sión

Sin te­ner una ofer­ta de nu­be pro­pia, la com­pa­ñía pue­de apo­yar­se en VM­wa­re, Ama­zon o Mi­cro­soft

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Norberto Ga­lle­go

La ad­qui­si­ción de EMC por par­te de Dell es la ma­yor transac­ción que se re­cuer­da en la in­dus­tria de las TIC

Por es­tas fe­chas en el 2013, Mi­chael Dell ini­cia­ba un sor­pren­den­te vi­ra­je que ha trans­for­ma­do la em­pre­sa que lle­va su nom­bre en un gi­gan­te que es­te año po­dría fac­tu­rar en­tre 70.000 y 75.000 mi­llo­nes de dó­la­res. Su pri­mer mo­vi­mien­to, muy dis­cu­ti­do, con­sis­tió en re­ti­rar­la de bol­sa con la pre­mi­sa de que el es­cru­ti­nio de los re­sul­ta­dos tri­mes­tra­les era un yu­go que blo­quea­ba su es­tra­te­gia a lar­go pla­zo. El se­gun­do, más au­daz si ca­be, que­dó ce­rra­do en sep­tiem­bre con la ad­qui­si­ción de EMC por 60.000 mi­llo­nes, el do­ble de lo que va­lía su em­pre­sa ori­gi­nal cuan­do de­jó de co­ti­zar. Una de­li­ca­da in­ge­nie­ría fi­nan­cie­ra per­mi­tió com­ple­tar la ma­yor transac­ción que se re­cuer­da en la in­dus­tria de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción.

La in­te­gra­ción de am­bas or­ga­ni­za­cio­nes (140.000 em­plea­dos en to­do el mun­do) ha ido co­mo la se­da, se­gún el men­sa­je ofi­cial, mien­tras no se pro­duz­ca el pre­vi­si­ble re­cor­te de plan­ti­lla. La nue­va lí­nea de man­do ha que­da­do de­fi­ni­da me­dian­te dos es­truc­tu­ras ali­nea­das: Dell Tech­no­lo­gies y Del lE M C. Ha na­ci­do“el ma­yor su­mi­nis­tra­dor de sis­te­mas pa­ra las em­pre­sas, lí­der mun­dial en sus cua­tro ac­ti­vi­da­des prin­ci­pa­les ”, ase­gu­ra Mi­chael Dell.

Por lo vis­to has­ta aho­ra, se ha re­for­za­do el pa­pel de los di­rec­ti­vos pro­ce­den­tes de la an­ti­gua EMC, lo que es na­tu­ral por­que es­ta re­pre­sen­ta­ría más del 60% del ne­go­cio to­tal. Uno de ellos es Adrian McDo­nald, ra­ti­fi­ca­do co­mo pre­si­den­te de Dell EMC pa­ra la re­gión EMEA, quien ha es­ta­do re­cien­te­men­te en Bar­ce­lo­na con mo­ti­vo del even­to Dell EMC Fo­rum. En esa oca­sión, a pe­sar del jet lag, con­ver­só pa­cien­te­men­te con el cro­nis­ta.

Ha que­da­do con­fir­ma­do –fue su pri­me­ra res­pues­ta– que las dos cul­tu­ras cor­po­ra­ti­vas ori­gi­na­rias [Dell por un la­do, las fi­lia­les fe­de­ra­das en EMC por otro] eran muy com­ple­men­ta­rias, “lo que no só­lo jus­ti­fi­ca la fu­sión, sino que tam­bién ex­pli­ca la au­sen­cia de so­bre­sal­tos”. Los hi­tos se han cum­pli­do, todos. Las áreas re­la­cio­na­das con re­la­ción con los clien­tes es­tán fun­cio­nan­do a to­pe, y los asun­tos pen­dien­tes son “ajus­te fino”. Se­gún una es­ti­ma­ción muy re­pe­ti­da, de los 10.000 clien­tes que su­ma­rían las em­pre­sas com­bi­na­das, no más de un mi­llar son co­mu­nes: “Es­te dato bas­ta­ría pa­ra en­ten­der la ló­gi­ca co­mer­cial de la fu­sión”, in­sis­tió.

Aque­lla ma­ña­na en el Pa­lau de Con­gres­sos de Bar­ce­lo­na, McDo­nald qui­so sub­ra­yar la opor­tu­ni­dad que se le pre­sen­ta a Dell EMC de ten­der puen­tes en­tre las in­fra­es­truc­tu­ras tra­di­cio­na­les de las em­pre­sas [que la jer­ga del sec­tor lla­ma legacy]ylas­nue vas apli­ca­cio­nes na­ti­vas de la nu­be. La­re­si­lien­cia de­las pri­me­ras ha si­do un ras­go du­ran­te dé­ca­das, y “mien­tras no todos los sis­te­mas legacy evo­lu­cio­nen ha­cia el mo­do cloud, ten­dre­mos que se­guir ha­blan­do de unas tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción bi­mo­da­les, una con­vi­ven­cia pro­lon­ga­da en­tre dos mo­de­los [...] un re­to pa­ra la ma­yo­ría de nues­tros clien­tes, que tie­nen una tra­yec­to­ria”.

Tam­bién se­rá un re­to pa­ra la fuer- za co­mer­cial de Dell EMC, re­co­no­ció. “He­mos de es­tar aten­tos a las for­mas con­cre­tas que to­mee­sa con­vi­ven­cia de mo­de­los... en ca­da ca­so y en ca­da em­pre­sa”. Por ejem­plo, pre­co­ni­za la mo­da­li­dad hí­bri­da de la compu­tación en la nu­be, pe­ro la com­pa­ñía no tie­ne una ofer­ta pro­pia de cloud pú­bli­ca, ni as­pi­ra a te­ner­la. Su pri­mer res­pon­sa­ble eu­ro­peo se ex­pli­có: “La ac­ti­tud que veo en los clien­tes es que, si van a com­pro­me­ter in­ver­sio­nes a tres o cin­co años, lo me­nos que exi­gen es re­te­ner pa­ra sí la ca­pa­ci­dad de ele­gir, y es­to es lo que he­mos de dar­les”.

Pregunta: “Tras ha­ber ven­di­do Dell sus ac­ti­vos no esen­cia­les en soft­wa­re y en ser­vi­cios [pa­ra fi­nan­ciar la ad­qui­si­ción] ¿tie­ne la em­pre­sa re­sul­tan­te los me­dios de ofre­cer esa ca­pa­ci­dad de ele­gir?”. Res­pues­ta: “Nues­tra es­tra­te­gia es­tá apun­ta­la­da por mu­chos y muy im­por­tan­tes part­ners pa­ra pres­tar ser­vi­cios”. Re­cor­dó McDo­nald que en­tre los ac­ti­vos de EMC­se ha trans­fe­ri­do el 80% de VM­wa­re–“la per­la de la co­ro­na”, di­jo una vez Mi­chael Dell– que, en­tre otras cua­li­da­des, tie­ne un acuer­do pa­ra ac­tuar co­mo pa­sa­re­la con la nu­be de Ama­zon Web Ser­vi­ces. Por su la­do, Dell tie­ne víncu­los his­tó­ri­cos con la pla­ta­for­ma Azu­re, de Mi­cro­soft, de ma­ne­ra que pue­de in­ter­me­diar con las dos prin­ci­pa­les op­cio­nes de cloud exis­ten­tes.

Aun­que Dell EMC no pri­vi­le­gia a prio­ri una de las dos pro­pues­tas en la nu­be. ¿Cuál pre­fie­ren los clien­tes eu­ro­peos, se­gún McDo­nald? La ma­yo­ría pre­fie­re Azu­re, por una sen­ci­lla ra­zón, su fa­mi­lia­ri­dad con Mi­cro­soft.

McDo­nald no elu­dió re­fe­rir­se a los ries­gos de de­sin­te­gra­ción del mer­ca­do eu­ro­peo. “To­do lo que sea ines­ta­bi­li­dad, po­lí­ti­ca o fi­nan­cie­ra, es una ma­la no­ti­cia pa­ra las em­pre­sas [...] mi­pro­pia ex­pe­rien­cia me­di­ce que, a pe­sar del Bre­xit y de los pro­ble­mas ins­ti­tu­cio­na­les vi­vi­dos en otros paí­ses, el ne­go­cio de Dell EMC en Eu­ro­pa ha fun­cio­na­do muy bien en el 2016”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.