Co­mo el te­lar de Pe­né­lo­pe

La re­ver­sión de las re­for­mas rea­li­za­das du­ran­te los años de la cri­sis se con­vier­te en el ob­je­ti­vo del PSOE y de Ciu­da­da­nos pa­ra el 2017

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal Ma­drid

Una drás­ti­ca mar­cha atrás po­dría aca­bar con el cre­ci­mien­to an­tes del sa­nea­mien­to de las cuen­tas pú­bli­cas

El go­ber­na­dor del Ban­co de Es­pa­ña, Luis Ma­ría Lin­de, se ha que­da­do afó­ni­co de tan­to ad­ver­tir que­re­ver­tir las re for­mas es­truc­tu­ra­les que­se hi­cie­ron en­la le­gis­la­tu­ra an­te­rior pa­ra sa­lir de la cri­sis se­ría un gra­ví­si­mo error. La ame­na­za es­tu­vo la­ten­te an­te la po­si­bi­li­dad de que se for­ma­se un go­bierno al­ter­na­ti­vo al del PP. Los in­ver­so­res res­pi­ra­ron en paz cuan­do fi­nal­men­te Ma­riano Ra­joy pu­do for­mar go­bierno gra­cias al apo­yo de Ciu­da­da­nos y a la abs­ten­ción del PSOE. Sin em­bar­go, el pe­li­gro no se ha con­ju­ra­do. Muy al con­tra­rio, to­do ha­ce pen­sar que el pre­cio po­lí­ti­co que Ra­joy ten­drá que pa­gar por se­guir ocu­pan­do el po­der es des­ha­cer gran par­te del o que ha­bía he­cho.

De es­ta gui­sa, la nue­va le­gis­la­tu­ra se ha con­ver­ti­do en el te­lar de Pe­né­lo­pe. La ra­zón hay que bus­car­la en la es­tra­te­gia uti­li­za­da por los so­cia­lis­tas pa­ra sa­car­se la es­pi­na de la du­rí­si­ma opo­si­ción rea­li­za­da por el PP a Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro por la for­ma de ges­tio­nar la cri­sis del 2008. Pri­me­ro Alfredo Pérez Ru­bal­ca­ba, y des­pués Pe­dro Sán­chez, de­mo­ni­za­ron a Ma­riano Ra­joy por ser cul­pa­ble del lla­ma­do aus­te­ri­ci­dio que pu­so en­prác­ti­ca pa­ra re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to y la crea­ción de em­pleo.

Es cier­to que el Eje­cu­ti­vo tu­vo que afron­tar una du­ra de­va­lua­ción in­ter­na pa­ra ba­jar los cos­tes la­bo­ra­les y re­com­po­ner los be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les. Só­lo así fa­ci­li­ta­ba la acu­mu­la­ción de ca­pi­tal ne­ce­sa­rio pa­ra re­ini­ciar el ci­clo in­ver­sor y la ge­ne­ra­ción de em­pleo. Hu­bo que cam­biar las le­yes la­bo­ra­les con pér­di­da de de­re­chos ad­qui­ri­dos por par­te de los tra­ba­ja­do­res; fue ne­ce­sa­rio un drás­ti­co plan de re­cor­tes de gas­to pú­bli­co; y, co­mo no po­día ser me­nos, hu­bo que su­bir los im­pues­tos de la ren­ta y del con­su­mo. En aque­lla coyuntura re­sul­ta­ba im­pres­cin­di­ble sa­near las cuen­tas pú­bli­cas pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za de los in­ver­so­res que nos po­dían fi­nan­ciar la ele­va­dí­si­ma deu­da que se ha­bía acu­mu­la­do co­mo con­se­cuen­cia de un dé­fi­cit fis­cal des­bo­ca­do.

Pa­ra­le­la­men­te, ha­bía que re­cu­pe­rar la com­pe­ti­ti­vi­dad de nues­tros pro­duc­tos en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Só­lo así se po­drían con­se­guir los re­cur­sos fi­nan­cie­ros ne­ce­sa­rios pa­ra em­pe­za­ra­pa­gar­lo que de­bía­mos. Pe­ro eso exi­gía ba­jar los pre­cios de nues­tros pro­duc­tos. Da­das las di­fi­cul­ta­des de ba­jar el pre­cio de la ener­gía, só­lo se po­día lo­grar ba­jan­do el cos­te del fac­tor tra­ba­jo.

La con­se­cuen­cia de ta­les me­di­das exi­gi­das por la Unión Eu­ro­pea fue una sa­li­da de­sigual de la cri­sis de­sigual. Quie­nes me­nos cul­pa ha­bían te­ni­do en la ge­ne­ra­ción del desas­tre de la bur­bu­ja fue­ron lo que se vie­ron obli­ga­dos a so­por­tar la ma­yor par­te de los sa­cri­fi­cios. Una in­jus­ti­cia que no era acep­ta­da por una gran par­te de la so­cie­dad. Por eso, todos los par­ti­dos de la opo­si­ción sin ex­cep­ción se com­pro­me­tie­ron for­mal­men­te a cam­biar la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que se ha­bía apli­ca­do y re­equi­li­brar el re­par­to de los be­ne­fi­cios de la in­ci­pien­te re­cu­pe­ra­ción.

El pro­ble­ma es que una mar­cha atrás drás­ti­ca co­mo la que exi­ge aho­ra la iz­quier­da po­dría dar al tras­te con el cre­ci­mien­to an­tes de que fi­na­li­ce el pro­ce­so de sa­near las cuen­tas pú­bli­cas. No hay que ol­vi­dar que Es­pa­ña si­gue te­nien­do el ma­yor­dé­fi­cit deEu­ro­pa­yu­na­de las deu­das má­sal­tas del mun­do. En es­tas cir­cuns­tan­cias, ter­mi­nar con el aus­te­ri­ci­dio y pa­sar al de­rro­che se­ría un au­tén­ti­co sui­ci­dio. Pe­ro a los di­ri­gen­tes so­cia­lis­tas no les queda más re­me­dio que exi­gir la re­ver­sión de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca an­te­rior pa­ra jus­ti­fi­car an­te sus ba­ses que per­mi­tan a Ra­jo y se­guir go­ber­nan­do. El lí­der de Ciu­da­da­nos, Al­bert Rivera, en un nue­vo alar­de de in­cohe­ren­cia ideo­ló­gi­ca, no ha du­da­do en su­bir se al ca­rro. Sus exi­gen­cias po­pu­lis­tas tie­nen co­mo úni­co ob­je­ti­vo evi­tar el des­gas­te elec­to­ral que pro­du­ce apo­yar a un Go­bierno que es­tá obli­ga­do a man­te­ner con­ge­la­das las pen­sio­nes, las in­ver­sio­nes pú­bli­cas o el sa­la­rio de los fun­cio­na­rios.

La cla­ve es ha­llar un pun­to pa­ra re­equi­li­brar la sa­li­da de la cri­sis sin po­ner en pe­li­gro la con­so­li­da­ción fis­cal. Es­to es lo que es­tá im­pi­dien­do que se aprue­ben los pre­su­pues­tos pa­ra el 2017. Co­mo­me­se­ña­la el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Fe­dea, Án­gel de la Fuen­te, “el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca del año que aho­ra arran­ca es no pi­fiar­la”.

An­te tal pa­no­ra­ma, al­gu­nos di­ri­gen­tes del PP en­ca­be­za­dos por Jo­sé Ma­ría Az­nar ya han em­pe­za­do a de­cir que si “el pre­cio que hay que pa­gar pa­ra man­te­ner­se en el po­der es des­ha­cer lo he­cho, me­jor se­ría ir a unas nue­vas elec­cio­nes”... Pa­ra es­te via­je no se ne­ce­si­ta­ban al­for­jas.

SUPERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.