As­tro­no­mía ver­sus as­tro­lo­gía

Por mu­cho que la Aca­de­mia sue­ca anun­cie todos los años el pre­mio No­bel de las Cien­cias Eco­nó­mi­cas, es­tas no han de­ja­do de ser har­to inexac­tas

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - John Wi­lliam Wil­kin­son

Los co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos otor­gan po­der al que los po­see. Mas in­clu­so las cien­cias más exac­tas pue­den ser in­ter­pre­ta­das de dis­tin­tas ma­ne­ras, a ve­ces con ca­tas­tró­fi­cas con­se­cuen­cias.

Fray Bar­to­lo­mé Arra­zo­la –un per­so­na­je de un mi­cro­rre­la­to de Au­gus­to Mon­te­rro­so– es apre­sa­do por los in­dios en la sel­va gua­te­mal­te­ca. A pun­to de ser atroz­men­te sa­cri­fi­ca­do a ma­nos de sus cap­to­res, re­cuer­da, gra­cias a Aris­tó­te­les, que ese día se es­pe­ra­ba un eclip­se to­tal de sol. Em­plea aquel co­no­ci­mien­to pa­ra en­ga­ñar y sal­var la vi­da.

El eclip­se se pro­du­ce cuan­do el co­ra­zón del re­li­gio­so cho­rrea san­gre so­bre la pie­dra de los sa­cri­fi­cios mien­tras uno de los in­dí­ge­nas re­ci­ta la in­fi­ni­ta lis­ta de eclip­ses solares y lu­na­res que los as­tró­no­mos ma­yas han cal­cu­la­do sin la ayu­da de Aris­tó­te­les.

Si al­go así pue­de su­ce­der en el cam­po de la as­tro­no­mía, se pue­de es­pe­rar cual­quier sor­pre­sa en el de la as­tro­lo­gía. Pe­ro re­sul­ta que vi­vi­mos en un mun­do en el que se les ha­ce ca­da vez más ca­so a los as­tró­lo­gos que a los as­tró­no­mos. Di­cho de otro mo­do, pre­do­mi­nan las me­ras dis­ci­pli­nas o cien­cias inexac­tas so­bre las exac­tas, que, por des­gra­cia ge­ne­ral, a la ma­yo- ría de los mor­ta­les se les an­to­jan di­fí­ci­les y abu­rri­das.

En pleno si­glo XXI, las on­das ra­dio­fó­ni­cas, los ra­yos ca­tó­di­cos e in­ter­net emi­ten un sin­fín de anun­cios de cre­ce­pe­los, mi­la­gro­sos com­pri­mi­dos que te de­vuel­ven la me­mo­ria per­di­da, so­bre­ci­tos que te ha­rán adel­ga­zar cin­co ki­los en tres días, fa­bu­lo­sos pla­nes de pen­sio­nes…

Du­ran­te las pau­sas ha­blan los expertos, y los hay de todos los ta­ma­ños y co­lo­res. Char­la­ta­nes, la ma­yo­ría. A la ho­ra de de­cir san- de­ces, los lo­cua­ces di­vul­ga­do­res de las Cien­cias Eco­nó­mi­cas ri­va­li­zan con los co­men­ta­ris­tas po­lí­ti­cos o de­por­ti­vos.

Por mu­cho que la Aca­de­mia sue­ca anun­cie todos los años des­de 1969 el pre­mio No­bel de las Cien­cias Eco­nó­mi­cas, es­tas no han de­ja­do de ser, ni por un ins­tan­te, har­to inexac­tas. Don­de fu­lano exal­ta las teo­rías de Ha­yek, men­gano se de­cla­ra acé­rri­mo key­ne­siano y zu­tano cla­ma por el fin de los im­pues­tos. ¿A us­ted no le gus­ta Ya­le? Pues to­me tres ta- zas de Chica­go. Eso sí, hu­bo un pu­ña­do de eco­no­mis­tas –a los que na­die hi­zo el me­nor ca­so– que ad­vir­tie­ron del crac del 2008. Llá­me­se chi­ri­pa.

Son igual­men­te es­ca­sos los acier­tos de las agencias que se de­di­can a la ca­li­fi­ca­ción de ries­gos, so­bre to­do a la ho­ra de la ver­dad. Lo mis­mo pue­de de­cir­se de las em­pre­sas que pres­tan ser­vi­cios de au­di­to­ría o con­sul­to­ría. Tam­bién se equi­vo­can –o en­ga­ñan a sus clien­tes– los ban­cos. Da igual: cuan­do las co­sas se po­nen feas, hu­yen con el bo­tín los que han per­pe­tra­do el des­fal­co.

Tam­po­co acer­ta­ron mu­cho los an­ti­guos so­vie­tó­lo­gos. Pe­ro cuan­do de pron­to se vino aba­jo el mu­ro de Ber­lín, es­tos al me­nos su­pie­ron re­ci­clar­se en se­su­dos expertos en cual­quier otro cam­po que les per­mi­tie­ra man­te­ner el mis­mo tren de vi­da al que tan ri­ca­men­te es­ta­ban acos­tum­bra­dos.

Las cien­cias exac­tas son ha­ri­na de otro cos­tal: cuan­do ye­rra en el cálcu­lo un ma­te­má­ti­co o as­tró­no­mo, sus co­le­gas sa­len en trom­ba a acu­sar­le de em­bus­te­ro, far­san­te, tram­po­so. Sue­le sig­ni­fi­car el abrup­to y ver­gon­zo­so fin de su ca­rre­ra. En los úl­ti­mos tiem­pos, em­pe­ro, los ma­te­má­ti­cos más bri­llan­tes, sean o no hon­ra­dos, han en­con­tra­do un fi­lón en el fre­né­ti­co con­cur­so de los al­go­rit­mos, que na­die sa­be adón­de nos van a lle­var.

Es­ta era nues­tra ha caí­do en ma­nos de ven­de­do­res de hu­mo, ni­gro­man­tes, tri­le­ros. Los bu­los más es­per­pén­ti­cos cir­cu­lan a la ve­lo­ci­dad de la luz. Por ca­da cin­co expertos que nos ad­vier­ten de las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co, hay otros cin­co –y con ellos los inefa­bles Do­nald Trump y Scott Pruitt– que nos ase­gu­ran que no es ver­dad, que no es más que una pa­tra­ña.

Don Dra­per, mal vis­to

Sea co­mo sea, se di­ría que es­te si­glo XXI tie­ne ga­nas de co­rre­gir al­gu­nos de los erro­res del XX. Des­de el ta­ba­co y el al­cohol, pa­san­do por el au­to­mó­vil, es­tán mal vis­tos los vi­cios de los de­sa­fo­ra­dos per­so­na­jes de la se­rie Mad

men. Aque­llos pu­bli­cis­tas sin es­crú­pu­los de la ave­ni­da Ma­di­son co­mo Don Dra­per bus­ca­ban la ma­ne­ra de vi­ciar al per­so­nal con los pro­duc­tos –al­gu­nos se sa­bían muy da­ñi­nos– de las gran­des em­pre­sas; mien­tras que los de aho­ra lo ha­cen des­de los des­pa­chos del po­der.

El po­pu­lis­mo con­sis­te en apos­tar por un ex­tre­mo, no im­por­ta cuál: a fin de cuen­tas, y co­mo queda ca­da vez más pa­ten­te, los ex­tre­mos aca­ban to­cán­do­se. Quien sa­le per­dien­do es la es­for­za­da y des­orien­ta­da cla­se me­dia que, con sus sue­ños ro­tos y su per­cep­ción del fu­tu­ro ya he­cha añi­cos, si­gue los pa­sos de la des­apa­re­ci­da cla­se obre­ra.

Pue­de que, al igual que le pa­só a fray Bar­to­lo­mé Arra­zo­la, aca­be­mos mu­rien­do a ma­nos de la as­tro­no­mía, pe­ro es pre­fe­ri­ble co­rrer ese ries­go que ser ani­qui­la­dos por los as­tró­lo­gos po­pu­lis­tas, que só­lo acier­tan cuan­do se equi­vo­can.

Al­gu­nos di­vul­ga­do­res de eco­no­mía ri­va­li­zan en san­de­ces con ter­tu­lia­nos po­lí­ti­cos o de­por­ti­vos Es­ta­mos en ma­nos de los tri­le­ros. Los bu­los más gro­tes­cos cir­cu­lan a la ve­lo­ci­dad de la luz El po­pu­lis­mo con­sis­te en apos­tar por un ex­tre­mo; da igual cuál. Al fi­nal, los ex­tre­mos se to­can

TOUCHSTONE PIC­TU­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.