El ‘tri­le­ma’ eléctrico

La Vanguardia - Dinero - - INPUT -

Al­ma­ce­na­mien­to La in­ter­co­ne­xión es inevi­ta­ble por­que el úni­co al­ma­ce­na­mien­to efec­ti­vo de agua a cor­to pla­zo es el que se da en los pan­ta­nos re­ver­si­bles

Más de la mi­tad de la elec­tri­ci­dad que con­su­mi­mos los ca­ta­la­nes es­tá ge­ne­ra­da en los reac­to­res nu­clea­res de Van­de­llòs y de As­có. Só­lo Fran­cia, con un 80%, su­pera es­ta pro­por­ción.

La ge­ne­ra­ción nu­clear tie­ne ven­ta­jas en re­la­ción con los com­bus­ti­bles fó­si­les: pro­du­ce muy po­cos ga­ses in­ver­na­de­ro y las fuen­tes del com­bus­ti­ble (Aus­tra­lia, Ca­na­dá) son es­ta­bles. Aho­ra bien, des­pués de los ac­ci­den­tes de 3-Mi­le Is­land (1979), Cher­nobyl (1986) y, so­bre to­do, Fu­kus­hi­ma (2011), la opi­nión pú­bli­ca, co­mo en to­da Eu­ro­pa, es­tá en contra de la ener­gía nu­clear, por lo que la cues­tión no pa­re­ce ser si nu­clear sí o nu­clear no, sino cuán­do se cie­rran las cen­tra­les ca­ta­la­nas.

Por el con­tra­rio, el Go­bierno es­pa­ñol es­tá avan­zan­do de­ci­di­da­men­te ha­cia la re­no­va­ción de los per­mi­sos pa­ra que to­das las cen­tra­les es­pa­ño­las pro­duz­can elec­tri­ci­dad más allá del pe­rio­do ini­cial de 40 años, que ter­mi­na en el 2020 en el ca­so de Van­de­llòs y en el 2021 en el de As­có. El PSOE, por su par­te, re­cla­ma “un de­ba­te so­cial, eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co so­bre el fu­tu­ro de las nu­clea­res”, que es otra for­ma de de­cir que no tie­ne cri­te­rio al res­pec­to. En cuan­to a los par­ti­dos ca­ta­la­nes, es cier­to que a fi­na­les del 2013 el Par­la­ment apro­bó una “mo­ción so­bre so­be­ra­nía ener­gé­ti­ca”, y que al año si­guien­te el Go­vern im­pul­só un pac­to na­cio­nal pa­ra la Tran­si­ción Ener­gé­ti­ca, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que ten­ga­mos so­bre la me­sa pro­pues­tas se­rias so­bre có­mo y cuán­do las fuer­zas po­lí­ti­cas ca­ta­la­nas que­rrían ver ce­rra­dos Van­de­llòs y As­có. Mien­tras tan­to, el tiem­po pa­sa y, tal co­mo Ma­riano Mar­zo se ha en­car­ga­do de po­ner de re­lie­ve des­de La Van­guar­dia, la re­no­va­ción de los per­mi­sos es­tá con­vir­tién­do­se en inevi­ta­ble, da­do que no te­ne­mos una al­ter­na­ti­va via­ble pa­ra ge­ne­rar es­te 50% de elec­tri­ci­dad.

El asun­to se com­pli­ca si te­ne­mos en cuen­ta las exi­gen­cias del acuer­do de Pa­rís contra el Cam­bio Cli­má­ti­co, que nos obli­ga a re­du­cir un 30% las emi­sio­nes de CO en el año 2030 res­pec­to del ni­vel de 1995. Una ma­yor efi­cien­cia ener­gé­ti­ca es im­pres­cin­di­ble, pe­ro tam­bién lo es la mi­gra­ción al vehícu­lo eléctrico, pues­to que el trans­por­te re­pre­sen­ta el 40% de las emi­sio­nes.

Aho­ra bien, el vehícu­lo eléctrico im­pli­ca au­men­tar la de­man­da de elec­tri­ci­dad. ¿En cuán­to? En un es­ce­na­rio de má­xi­mos, en un 25% adi­cio­nal a la elec­tri­ci­dad con­su­mi­da ac­tual­men­te. Por lo tan­to, y aun­que aho­rre­mos elec­tri­ci­dad, no po­de­mos su­po­ner que su de­man­da dis­mi­nui­rá en el ho­ri­zon­te 2030. La cues­tión es, pues, có­mo sus­ti­tui­mos la elec­tri­ci­dad que hoy ge­ne­ran los reac­to­res sin pro­du­cir más CO , y la res­pues­ta só­lo pue­de ser

2 con más re­no­va­bles, o sea, con eó­li­ca y fo­to­vol­tai­ca, que ya son com­pe­ti­ti­vas (más ba­ra­tas, de he­cho, que cons­truir nu­clea­res que sus­ti­tu­ye­ran las exis­ten­tes). No se tra­ta de una pro­pues­ta ori­gi­nal: Chi­na, que es el país que más es­tá apos­tan­do por la ener­gía nu­clear, con vein­te reac­to­res en cons­truc­ción, es­tá in­vir­tien­do cin­co ve­ces más en re­no­va­bles que en nu­clear.

Las re­no­va­bles tie­nen bue­na ima­gen co­mo “lim­pias” y “ver­des”. Tie­nen bue­na ima­gen... en la ciu­dad. En el te­rri­to­rio es otra co­sa, y los mo­vi­mien­tos contra los par­ques eó­li­cos han si­do in­ten­sos en Ca­ta­lun­ya.

El pro­ble­ma no es me­nor. Ca­da uno de los tres reac­to­res ca­ta­la­nes tie­ne una po­ten­cia apro­xi­ma­da de un GW. Pa­ra sus­ti­tuir la elec­tri­ci­dad que pro­du­cen con eó­li­ca y fo­to­vol­tai­ca, se­ría ne­ce­sa­rio ins­ta­lar ca­si el tri­ple de po­ten­cia (por­que ni el sol lu­ce con­ti­nua­men­te ni el vien­to so­pla con­ti­nua­men­te): 8 GW. Si to­da es­ta po­ten­cia tu­vie­ra que ser fo­to­vol­tai­ca, se­ría ne­ce­sa­rio ins­ta­lar una su­per­fi­cie de pla­cas solares de 60 km2, o 8 m2 por ca­da ca­ta­lán. La su­per­fi­cie de los te­ja­dos de todos los edi­fi­cios ca­ta­la­nes su­pera esos 60 km2, pe­ro no pue­de exa­ge­rar­se la di­fi­cul­tad que re­pre­sen­ta­ría ins­ta­lar pla­cas en tan­tos te­ja­dos y azo­teas. Se tra­ta de una ta­rea de mi­cro­ci­ru­gía ti­tá­ni­ca que de­be­ría ir acom­pa­ña­da de una re­no­va­ción de la red eléc­tri­ca pa­ra que acep­ta­ra la do­ble di­rec­ción (ex­por­tar e im­por­tar se­gún el mo­men­to). Fue­ra de los te­ja­dos, la fo­to­vol­tai­ca exi­ge ocu­par te­rri­to­rio en for­ma de “gran­jas solares”, lo que se­rá, sin du­da, con­flic­ti­vo. Si di­vi­dié­ra­mos los 8 GWen­tre fo­to­vol­tai­ca y eó­li­ca pa­ra re­du­cir esa su­per­fi­cie a la mi­tad, ha­bría que ins­ta­lar unos 1.400 ae­ro­ge­ne­ra­do­res, los cua­les, pues­tos a la dis­tan­cia óp­ti­ma, po­drían dar la vuel­ta a Ca­ta­lun­ya (800 km). Los ae­ro­ge­ne­ra­do­res ins­ta­la­dos ac­tual­men­te en Ca­ta­lun­ya tie­nen una po­ten­cia de 0,5 GW, y es­ta­mos ha­blan­do de aña­dir ocho ve­ces esa ci­fra. Tam­po­co po­de­mos ima­gi­nar que es­ta ope­ra­ción es­ta­rá exen­ta de ten­sio­nes con el te­rri­to­rio.

Lo que ha que­da­do di­cho de­fi­ne lo que po­de­mos lla­mar el tri­le­ma eléctrico: la se­gu­ri­dad acon­se­ja ce­rrar las nu­clea­res, el cam­bio cli­má­ti­co exi­ge sus­ti­tuir­las con re­no­va­bles, y las re­no­va­bles se en­fren­ta­rán a una fuer­te opo­si­ción.

El tri­le­ma ya es su­fi­cien­te­men­te com­pli­ca­do co­mo pa­ra no exi­gir una cuar­ta con­di­ción: la au­to­su­fi­cien­cia. Las ener­gías re­no­va­bles son muy irre­gu­la­res, y só­lo son via­bles si se dis­po­ne de plan­tas de gas (emi­so­ras de CO ) que pue­dan

2 en­trar en fun­cio­na­mien­to de ma­ne­ra muy ágil cuan­do ha­ya un ex­ce­so de de­man­da, de una ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to su­fi­cien­te­men­te gran­de o de in­ter­co­ne­xio­nes con el ex­te­rior des­de don­de po­der im­por­tar elec­tri­ci­dad cuan­do no so­ple el vien­to o luz­ca el sol. La in­ter­co­ne­xión es inevi­ta­ble, por­que el úni­co al­ma­ce­na­mien­to efec­ti­vo a cor­to pla­zo son los pan­ta­nos re­ver­si­bles: bom­bear agua cuan­do so­bre ener­gía y de­jar­la caer cuan­do fal­te. Los paí­ses nór­di­cos, y den­tro de po­co tam­bién el Reino Uni­do, es­ta­rán co­nec­ta­dos a la pi­la no­rue­ga: enor­mes em­bal­ses ca­pa­ces de al­ma­ce­nar y re­uti­li­zar elec­tri­ci­dad de ma­ne­ra fle­xi­ble.

La ener­gía es bá­si­ca, el tri­le­ma es com­pli­ca­do y la so­lu­ción no es téc­ni­ca, sino po­lí­ti­ca. Ur­ge, pues, que los par­ti­dos nos di­gan có­mo pien­san re­sol­ver­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.