La ho­ra del agen­te se­cre­to

Ome­ga Des­de 1995 es el re­loj que lu­ce Ja­mes Bond, pe­ro ya ha­ce cin­cuen­ta años que es la mar­ca que acom­pa­ña la ca­rre­ra es­pa­cial

La Vanguardia - Dinero - - MARCAS QUE MARCAN -

Mar­ga­ri­ta Puig

A po­cos se les es­ca­pa que el re­loj de Ja­mes Bond es un Ome­ga. Eso sí, no des­de el co­mien­zo, sino des­de 1995, cuan­do Pier­ce Bros­nan lo usó al es­tre­nar­se en el pa­pel. Pe­ro Ome­ga es so­bre to­do la mar­ca que lle­va acom­pa­ñan­do des­de ha­ce medio si­glo la aven­tu­ra es­pa­cial hu­ma­na pa­ra ga­nar­se así el nom­bre de The Moon­watch.

La his­to­ria de Ome­ga en la ex­plo­ra­ción es­pa­cial co­men­zó un día de 1962 cuan­do un gru­po de as­tro­nau­tas (Wal­ter Wally Schi­rra y Leroy Gordon Gor­do Coo­per) es­co­gie­ron por su cuen­ta cuá­les se­rían sus pri­me­ros re­lo­jes de vue­lo. Y la elec­ción fue­ron los mo­de­los Speed­mas­ter de se­gun­da ge­ne­ra­ción, con la re­fe­ren­cia CK2998.

Esos pri­me­ros cro­nó­gra­fos de pro­pie­dad pri­va­da par­ti­ci­pa­ron ya en el pro­gra­ma Mer­cury. El pri­mer Speed­mas­ter que subió a un vue­lo es­pa­cial fue el CK2998 de Wally Schi­rra, du­ran­te la mi­sión Mer­cu- ry-Atlas 8 (in­di­ca­ti­vo: Sig­ma 7).

Dos años y medio des­pués, y de prue­bas ex­cep­cio­nal­men­te bru­ta­les, esa pri­me­ra elec­ción de los as­tro­nau­tas del Mer­cury se con­vir­tió tam­bién en la de la NASA. Así, al fi­nal del pro­gra­ma Mer­cury los as­tro­nau­tas pi­die­ron al di­rec­tor de ope­ra­cio­nes que se les su­mi­nis­tra­ra un re­loj pa­ra uso du­ran­te los en­tre­na­mien­tos y los pos­te­rio­res vue­los. Pe­ro pro­ba­ble­men­te

el mo­men­to en que que­dó pa­ra siem­pre li­ga­da la hue­lla de Ome­ga a la ca­rre­ra es­pa­cial fue cuan­do Slay­ton, el 21 de sep­tiem­bre de 1964, emi­tió un in­for­me in­terno en que ex­po­nía la ne­ce­si­dad de un “cro­nó­gra­fo muy du­ra­de­ro y pre­ci­so, pa­ra ser uti­li­za­do en vue­lo por las tri­pu­la­cio­nes de los pro­gra­mas Géminis y Apo­lo” y el in­ge­nie­ro Ja­mes Ra­gan, que no era pre­ci­sa­men­te un no­va­to en el ha­llaz­go de equi­po pa­ra am­bien­tes hos­ti­les, cur­só a di­fe­ren­tes fa­bri­can­tes una “pe­ti­ción de pre­su­pues­to” pa­ra cro­nó­gra­fos de pul­se­ra. El ejem­plar des­ti­na­do a Ome­ga se re­ci­bió en la fi­lial es­ta­dou­ni­den­se de Nue­va York. De las mar­cas con­sul­ta­das, úni­ca­men­te res­pon­die­ron cua­tro, así es que Ja­mes Ra­gan so­li­ci­tó tres re­lo­jes a ca­da una. Es in­ne­ce­sa­rio aña­dir cuál su­peró las ex­pec­ta­ti­vas.

Y pues­to que Ome­ga, mar­ca per­te­ne­cien­te al gru­po Swatch, ha ido po­nién­do­se al día en to­das las carreras, no só­lo en la lu­nar, aho­ra mis­mo aca­ba de ate­rri­zar en el mun­do on li­ne po­nien­do a la ven­ta su nue­vo Speed­ma­ser Speedy ues­day EdiLi­mi­ta­da en Ome­ga­wat­ches.com /Speedy Tues­day.

Son só­lo 2.012 ejem­pla­res y, se­gún dis­po­ni­bi­li­dad, los clien­tes pue­den in­clu­so es­pe­ci­fi­car el nú­me­ro de la edi­ción li­mi­ta­da desea­do y, una vez es­co­gi­do, se en­tre­ga­rá en ve­rano del 2017. Es un modelo que se ins­pi­ra en el Alas­ka Pro­ject III de Ome­ga, crea­do en 1978 pa­ra la NASA, en un mo­men­to en que el re­loj te­nía que ser de lec­tu­ra fá­cil y an­ti­rre­flec­tan­te pa­ra po­der ser usa­do en el es­pa­cio.

Con una ca­ja de ace­ro no­ble ce­pi­lla­do, de aca­ba­do ma­te y de gran­des nú­me­ros ra­dia­les en la subes­fe­ra, cuen­ta tam­bién con la es­fe­ra Pan­da in­ver­so uti­li­za­da por pri­me­ra vez en 1966. Lle­va subes­fe­ras blan­cas pla­tea­das y en el fon­do de la ca­ja, ator­ni­lla­do, lu­ce es­tam­pa­do el tí­pi­co me­da­llón del Hi­po­cam­po tan ha­bi­tual en el Speed­mas­ter. Ro­dea­do por la fra­se “Speedy tues­day aniver­sa­ri-A tri­bu­te to Alas­ka Pro­ject III” y el nú­me­ro de la edi­ción.

En 1962 un gru­po de as­tro­nau­tas es­co­gió por su cuen­ta un modelo de Ome­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.