In­ter­net, li­ber­tad o mo­no­po­lio

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES -

De­re­cho la­bo­ral In­ter­net ha traí­do la com­pe­ten­cia per­fec­ta a la ofer­ta de tra­ba­jo y, por tan­to, la de­va­lua­ción sa­la­rial

Son ya vein­ti­dós años des­de que in­ter­net apa­re­ció en nues­tras vi­das y die­ci­séis des­de que na­ció la ban­da an­cha, así que em­pe­za­mos a te­ner una pers­pec­ti­va y a ha­cer­nos una idea de lo que ha su­pues­to en la eco­no­mía y en nues­tras vi­das. Al igual que en la re­vo­lu­ción industrial o en cual­quier re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, cul­tu­ral o so­cial, hay lu­ces y som­bras. In­ter­net, o, pa­ra ser más pre­ci­sos, las nue­vas tec­no­lo­gías, nos ha­cen más fá­cil la vi­da, pe­ro tam­bién es­tá des­tru­yen­do mu­chas co­sas bue­nas.

Du­ran­te mu­cho tiem­po se di­jo que in­ter­net era la má­xi­ma ex­pre­sión de la de­mo­cra­cia por­que per­mi­ti­ría que cual­quier per­so­na tu­vie­se voz, y no só­lo los gran­des me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Cual­quier per­so­na po­dría con­tac­tar con cual­quier otra, de mo­do que las je­rar­quías o las cla­ses so­cia­les, que ac­tua­ban co­mo un freno a la igualdad, que­da­rían erra­di­ca­das. Cual­quier per­so­na po­dría ven­der a cual­quier otra por­que no ha­bría lí­mi­tes a la ho­ra de ofre­cer pro­duc­tos o ser­vi­cios. Ya no ha­ría fal­ta pa­sar por los dis­tri­bui­do­res, por la in­dus­tria. In­ter­net era el pa­so de­ci­si­vo ha­cia la de­mo­cra­ti­za­ción del mun­do.

Pa­sa­dos los años, ob­ser­va­mos que es­ta pro­fe­cía no se ha cum­pli­do. In­ter­net ha po­la­ri­za­do el mun­do em­pre­sa­rial y pro­fe­sio­nal, crean­do o gran­des gi­gan­tes mo­no­po­lís­ti­cos o una ofer­ta mi­cro­seg­men­ta­da e hi­per­frac­cio­na­da. Ama­zon, Ali­ba­ba, Goo­gle, YouTu­be, Ap­ple o Fa­ce­book son ver­da­de­ros mo­no­po­lios, ca­da uno en su categoría o es­pe­cia­li­dad. El mo­ti­vo es que in­ter­net es­tá ba­sa­do en el tráfico. En las eco­no­mías de es­ca­la. Cuan­to más tráfico, cuan­ta más au­dien­cia, ma­yor po­der. Ya ma­yor ve­lo­ci­dad. Ysin lí­mi­tes geo­grá­fi­cos. Co­mo re­sul­ta­do, una enor­me­can­ti­dad de me­dia­nos dis­tri­bui­do­res, ma­yo­ris­tas y ca­de­nas de ven­ta al por me­nor, pro­duc­to­res de con­te­ni­dos, ro­ta­ti­vos o pro­duc­to­ras se han vis­to ba­rri­dos por em­pre­sas que se han con­ver­ti­do en gi­gan­tes glo­ba­les, au­tén­ti­cos oli­go­po­lios y en al­gu­nos ca­sos mo­no­po­lios que ha­cen de esa de­mo­cra­ti­za­ción la más erró­nea de las pro­fe­cías o la ma­yor de las men­ti­ras. In­ter­net ha con­cen­tra­do po­der, no lo ha re­dis­tri­bui­do.

En el otro ex­tre­mo es­tán los in­fi­ni­tos pro­fe­sio­na­les o mi­cro­em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das, que com­pi­ten por di­fe­ren­cia­ción o por va­lor aña­di­do, con po­cos clien­tes y po­cos re­cur­sos, tra­ba­jan­do en red, es­truc­tu­ras co­la­bo­ra­ti­vas fle­xi­bles que ha­cen del de­re­cho la­bo­ral una bro­ma de mal gus­to. In­ter­net ha traí­do la com­pe­ten­cia per­fec­ta a la ofer­ta de tra­ba­jo y, por tan­to, la de­va­lua­ción sa­la­rial. Es de­cir, que ha si­do un ace­le­ra­dor de com­pe­ten­cia la­bo­ral y un ace­le­ra­dor de con­cen­tra­ción em­pre­sa­rial, un cóc­tel mo­lo­tov pa­ra la dis­tri­bu­ción de la ren­ta. Lo pa­ra­dó­ji­co es que las nue­vas tec­no­lo­gías per­mi­ten a los usua­rios una vi­da me­jor.

Al igual que las gran­des re­vo­lu­cio­nes in­dus­tria­les, las me­jo­ras pa­ra con­su­mi­do­res y usua­rios van a arra­sar em­pre­sas y de­re­chos la­bo­ra­les. Ala lar­ga to­do se­rá me­jor. Pe­ro de­be­mos pa­sar, y es­ta­mos pa­san­do, un cal­va­rio la­bo­ral y em­pre­sa­rial. Las co­sas co­mo son.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.