El nue­vo sím­bo­lo de es­ta­tus

La ima­gen per­so­nal se de­fi­ne por de­di­car­se a una pro­fe­sión que obli­gue a es­tar siem­pre ocu­pa­do

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Luis Ji­mé­nez

Cuan­do el mó­vil em­pe­zó a po­pu­la­ri­zar­se, se con­vir­tió rá­pi­da­men­te en un sím­bo­lo de es­ta­tus, co­mo ocu­rre ha­bi­tual­men­te con las nue­vas tec­no­lo­gías. Pe­ro la se­ñal de pres­ti­gio por ex­ce­len­cia es que el ter­mi­nal so­na­se a me­nu­do. Se hi­cie­ron co­mu­nes anéc­do­tas de per­so­nas que fin­gían es­tar ha­blan­do por te­lé­fono, o que in­sis­tían a sus co­la­bo­ra­do­res que les lla­ma­sen cuan­do es­ta­ban en una reunión, con el ob­je­ti­vo de mos­trar­se an­te los de­más co­mo gen­te muy so­li­ci­ta­da. Esa ac­ti­tud da­ba re­sul­ta­dos, cuan­do no era des­cu­bier­ta, y cier­ta va­li­dez, que con­ti­núa sien­do útil hoy, co­mo se­ña­la el ar­tícu­lo Cons­pi­cuous Con­sum­ption of Ti­me: When Busy­ness and Lack of Lei­su­re Ti­me Be­co­me a Sta­tus Sym­bol, rea­li­za­do por Sil­via Be­llez­za, pro­fe­so­ra de Co­lum­bia Bu­si­ness School; Nee­ru Paha­ria, pro­fe­so­ra de la McDo­nough School of Bu­si­ness de la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, y Anat Kei­nan, pro­fe­so­ra de la Har­vard Bu­si­ness School.

Del mis­mo mo­do, ase­gu­ra el estudio, que en el pa­sa­do la ima­gen per­so­nal que­da­ba de­fi­ni­da por los bie­nes ma­te­ria­les que se po­seían, mien­tras que en la ac­tua­li­dad es­tá mu­cho más re­la­cio­na­da con el he­cho de desem­pe­ñar una ta­rea pro­fe­sio­nal que obli­gue a es­tar mu­chas ho­ras ocu­pa­do, lo que sub­ra­ya un cam­bio pro­fun­do en la per­cep­ción so­cial. Pe­lí­cu­las, re­vis­tas y pro­gra­mas de te­le­vi­sión po­pu­la­res han sub­ra­ya­do a me­nu­do que las per­so­nas más fa­vo­re­ci­das de la so­cie­dad dis­fru­tan no só­lo de bie­nes ma­te­ria­les sino del tiem­po de ocio aso­cia­do a su po­si­ción. Pe­ro, en los úl­ti­mos años, los anun­cios pu­bli­ci­ta­rios ya no re­tra­tan a ri­cos en un ya­te, ju­gan­do al po­lo o prac­ti­can­do el es­quí, sino que los mues­tran co­mo per­so­nas que tra- ba­jan mu­chas ho­ras y tie­nen es­ca­so tiem­po li­bre. En Twit­ter, las ce­le­bri­da­des se que­jan pú­bli­ca­men­te de “no te­ner vi­da” o “de ne­ce­si­tar de­ses­pe­ra­da­men­te unas va­ca­cio­nes”. Y, con mu­cha fre­cuen­cia, nos los mues­tran co­mo aque­llos que no ha­cen nin­gu­na di­fe­ren­cia en­tre ocio y tra­ba­jo por­que es­te les re­sul­ta lo su­fi­cien­te­men­te di­ver­ti­do, mo­ti­va­dor y sa­tis­fac­to­rio co­mo pa­ra no pre­ci­sar un es­pa­cio pa­ra que su men­te des­can­se.

Per­so­nas siem­pre ocu­pa­das

Las au­to­ras de la in­ves­ti­ga­ción sos­tie­nen que es­te es­ti­lo de vi­da se ha con­ver­ti­do en un sím­bo­lo de es­ta­tus. Una per­so­na per­ma­nen­te­men­te ocu­pa­da ge­ne­ra la per­cep­ción de que po­see las ca­rac­te­rís­ti­cas que más se va­lo­ran en­tre el ca­pi­tal hu­mano, co­mo son la com­pe­ten­cia y la am­bi­ción, y que por tan­to, es muy de­man­da­da en el mer­ca­do la­bo­ral. Se­gún el estudio, lo que se po­ne de ma­ni­fies­to en es­ta si­tua­ción es que se ha ope­ra­do un gi­ro des­de la po­se­sión de bie­nes es­ca­sos –y por tan­to ca­ros–ha­cia la ex­hi­bi­ción de cua­li­da­des per­so­na­les es­ca­sas –y por lo tan­to muy apre­cia­das–.

Es­te cam­bio en la atri­bu­ción de es­ta­tus, ase­gu­ra el estudio, es­tá

re­la­cio­na­do con el desa­rro­llo de eco­no­mías ba­sa­das en el co­no­ci­mien­to, ca­rac­te­ri­za­das por mer­ca­dos de em­pleo es­truc­tu­ra­dos y de­man­da de ca­pi­tal hu­mano ca­da vez más cua­li­fi­ca­do. En las eco­no­mías avan­za­das, el mer­ca­do de re­cur­sos hu­ma­nos es­tá al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­do tan­to por el la­do de la ofer­ta, ya que mu­chas per­so­nas in­vier­ten en su for­ma­ción pa­ra ad­qui­rir las des­tre­zas y las com- pe­ten­cias pre­ci­sas, co­mo por el de la de­man­da, ya que nu­me­ro­sas em­pre­sas, ins­ti­tu­cio­nes y head

hun­ters com­pi­ten por con­tra­tar a los me­jo­res ta­len­tos.

En es­te con­tex­to, el pro­fe­sio­nal, pa­ra mos­trar que po­see las cua­li­da­des pre­ci­sas an­te quie­nes tra­ba­jan en el mis­mo sec­tor y an­te po­si­bles em­plea­do­res, no só­lo re­quie­re de la de­mos­tra­ción de co­no­ci­mien­tos de­ter­mi­na­dos, sino de una cier­ta ima­gen de éxi­to que su­gie­ra que se es al­guien apre­cia­do en la pro­fe­sión.

Una se­ñal de éxi­to

El mun­do del tra­ba­jo cua­li­fi­ca­do exi­ge mu­chas ho­ras y una per­ma­nen­te pues­ta a dis­po­si­ción del clien­te –sea el de con­sul­to­ría, abo­ga­cía, o tan­tos otros–, y es­tar siem­pre ocu­pa­do es una se­ñal evi­den­te de que se tra­ta de una per­so­na que con­ju­ga al­guno de los re­qui­si­tos in­dis­pen­sa­bles pa­ra triun­far en el nue­vo con­tex­to: de­mues­tra sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad, que se po­see la en­tre­ga ne­ce­sa­ria, esa que la ta­rea de­man­da y, al mis­mo tiem­po, que se tra­ta de un per­so­na la­bo­ral­men­te va­lio­sa, por­que se es­tá in­mer­so en esa rue­da de ac­ti­vi­dad con­ti­nua a la que só­lo lle­gan quie­nes re­sul­tan más va­lo­ra­dos.

Una per­so­na ocu­pa­da ge­ne­ra la per­cep­ción de que po­see una bue­na ac­ti­tud, com­pe­ten­cia y am­bi­ción En las eco­no­mías avan­za­das el mer­ca­do de re­cur­sos hu­ma­nos es­tá al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­do El pro­fe­sio­nal re­quie­re cier­ta ima­gen de éxi­to que su­gie­ra que se es al­guien apre­cia­do en la pro­fe­sión

Es­tar siem­pre ocu­pa­do es una se­ñal que de­mues­tra sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad y que se es una per­so­na la­bo­ral­men­te va­lio­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.