Los dro­nes no son pa­ra el ve­rano

La es­pe­ra de una im­pres­cin­di­ble re­gu­la­ción con­di­cio­na que mu­chos pro­yec­tos su­peren la fa­se pi­lo­to

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Gallego

Al mar­gen de sus dis­cu­ti­dos usos mi­li­ta­res y de los ex­pe­ri­men­tos de Amazon, de gran im­pac­to me­diá­ti­co, y apar­te de los mu­chos que han trans­por­ta­do es­te año los ma­gos de Orien­te, el ver­da­de­ro au­ge de los dro­nes se con­cen­tra en sie­te cam­pos de apli­ca­ción en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca: in­fra­es­truc­tu­ras, se­gu­ri­dad, agri­cul­tu­ra, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, se­gu­ros, en­tre­te­ni­mien­to y mi­ne­ría, se­gún la cla­si­fi­ca­ción di­fun­di­da por Pri­ce­wa­ter­hou­seCoo­pers (PwC). Tan­to o más que los in­gre­sos que es ca­paz de ge­ne­rar, el va­lor de es­ta tec­no­lo­gía ha de juz­gar­se por los cos­tes que re­du­ce, sub­ra­ya Carlos Se­ve­rino, so­cio de PwC y res­pon­sa­ble de es­tra­te­gia di­gi­tal en Es­pa­ña.

Un mer­ca­do po­ten­cial que PwC cal­cu­la en 127.000 mi­llo­nes de dó­la­res, cuan­tía que bien me­re­ce un des­glo­se. El uso de dro­nes en la mo­ni­to­ri­za­ción de in­fra­es­truc­tu­ras, su man­te­ni­mien­to e in­ven­ta­rio de ac­ti­vos es, de le­jos, el más va­lio­so: 45.200 mi­llo­nes de dó­la­res. Los da­tos de cam­po que pue­de pro­por­cio­nar un dron ace­le­ran la fa­se de di­se­ño, crean mo­de­los 3D y fa­ci­li­tan la eva­lua­ción de los tér­mi­nos de un con­tra­to de obra, ajus­tan­do la pro­fun­di­dad de una tu­be­ría o la po­si­ción de una vi­ga, evi­tan­do cos­tes in­ne­ce­sa­rios, erro­res y pe­li­gros, en­tre mu­chas otras apli­ca­cio­nes.

Un es­tu­dio glo­bal de PwC ( Cla­rity from abo­ve) des­cien­de al de­ta­lle de afir­mar que las com­pa­ñías de se­gu­ros po­drían re­du­cir el mon­to de las re­cla­ma­cio­nes por ca­tás­tro­fes en unos 6.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, gra­cias a una efi­cien­te mo­ni­to­ri­za­ción aé­rea y al con­si­guien­te aná­li­sis de ries­gos. El in­for­me ade­re­za las pre­vi­si­bles apli­ca­cio­nes de se­gu­ri­dad con un in­gre­dien­te: los da­tos de re­co­no­ci­mien­to de es­ce­nas, com­ple­men­ta­rios de la vi­gi­lan­cia hu­ma­na, per­mi­ten la de­tec­ción de ac­ce­sos prohi­bi­dos a de­ter­mi­na­das zo­nas. Las em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes tam­bién es­tán usan­do dro­nes co­mo au­xi­lia­res de man­te­ni­mien­to de sus to­rres; en el ca­so de es­ta in­dus­tria, la re­duc­ción de cos­tes po­dría lle­gar a los 6.300 mi­llo­nes de dó­la­res.

“Es­ta­mos in­vo­lu­cra­dos en ini­cia­ti­vas con al­gu­na cons­truc­to­ra en pro­yec­tos de ser­vi­cios ba­sa­dos en dro­nes al­re­de­dor del mun­do”, ex­pli­ca Se­ve­rino. “El se­gun­do sec­tor en im­por­tan­cia son las eléc­tri­cas, que es­tán usan­do dro­nes pa­ra el man­te­ni­mien­to de sus ten­di­dos, en lu­gar de ex­po­ner per­so­nas a si­tua­cio­nes de ries­go, y ob­tie­nen un con­trol vi­sual mu­cho más efec­ti­vo”. Ini­cial­men­te, el sec­tor del trans­por­te sub­es­ti­mó a los dro­nes, pe­ro ha aca­ba­do adop­tán­do­los pa­ra la ges­tión de flo­tas y la dis­tri­bu­ción de pie­zas y recambios a bu­ques en al­ta­mar, en­tre otros usos.

“Pue­de sor­pren­der que una con­sul­to­ra co­mo PwC se ha­ya me­ti­do en es­ta his­to­ria –re­fle­xio­na Ma­rio Gar­cía Can­frán, di­rec­tor del área en la fi­lial es­pa­ño­la– pe­ro hay que en­ten­der­lo co­mo un fru­to de la ex­plo­sión de la ana­lí­ti­ca de da­tos y de la im­por­tan­cia que es­tán ad­qui­rien­do las imá­ge­nes en el mun­do de la em­pre­sa”. Y es­to, aña­de, ad­quie­re to­do su va­lor cuan­do se pre­sen­ta un li­ti­gio: “Si a un juez le lle­vas una ima­gen to­ma­da por un dron, ten­drá an­te sí más ob­je­ti­vi­dad que mu­chas ar­gu­men­ta­cio­nes téc­ni­cas”. A lo que Se­ve­rino apos­ti­lla: “En un li­ti­gio, en una cer­ti­fi­ca­ción u otros des­ti­nos de la in­for­ma­ción, el va­lor re­si­de en su tra­za­bi­li­dad y ca­li­dad”.

El diá­lo­go an­te­rior per­mi­te en­ten­der que el dron no es otra co­sa que un con­te­ne­dor de tec­no­lo­gías, ob­via­men­te ori­gi­na­das en la ae­ro­náu­ti­ca, pe­ro en­ri­que­ci­das por la re­co­gi­da, tra­ta­mien­to y aná­li­sis de in­for­ma­ción. No­se tra­ta só­lo de ins­pec­cio­nar una si­tua­ción en su es­ta­do ac­tual sino de pre­de­cir su cur­so fu­tu­ro. El ejem­plo que Se­ve­rino tie­ne a mano es la ins­pec­ción aé­rea de cul­ti­vos pa­ra pro­nos­ti­car la evo­lu­ción de la co­se­cha me­dian­te el uso de cá­ma­ras tér­mi­cas mon­ta­das en un dron, que re­co­gen in­for­ma­ción so­bre el es­ta­do del sue­lo, la hu­me- dad y la ac­ción de los fer­ti­li­zan­tes.

La gran in­cóg­ni­ta es la im­pres­cin­di­ble re­gu­la­ción. Los vue­los no tri­pu­la­dos so­bre nú­cleos ur­ba­nos son el pun­to más crí­ti­co, pe­ro que­dan otros as­pec­tos por re­sol­ver. Tec­no­lo­gía y re­gu­la­ción son los dos ba­re­mos que van a de­ter­mi­nar que unos paí­ses des­ta­quen y otros se re­za­guen. En Eu­ro­pa, se es­tá a la es­pe­ra de una di­rec­ti­va de la Agencia Eu­ro­pea de Se­gu­ri­dad Aé­rea (EASA), pro­me­ti­da pa­ra el 2018; en Es­pa­ña exis­te un bo­rra­dor de de­cre­to que, pre­vi­si­ble­men­te, se su­pe­di­ta­rá a lo que di­ga la nor­ma eu­ro­pea. El in­te­rés de con­tar cuan­to an­tes con una re­gu­la­ción es que se han lan­za­do ini­cia­ti­vas que, an­te esa ca­ren­cia, no pue­den ir más allá de la fa­se pi­lo­to en la que se en­cuen­tran.

La mo­ni­to­ri­za­ción y el man­te­ni­mien­to con dro­nes es un mer­ca­do po­ten­cial de 45.200 mi­llo­nes de dó­la­res

ULRICH BAUMGARTEN / GETTY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.