El apa­gón de Aben­goa

La­lo Agus­ti­na des­en­tra­ña los erro­res que lle­va­ron al gi­gan­te del sol a la ma­yor quie­bra de la his­to­ria del país

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

La enor­me deu­da fue ne­fas­ta pa­ra la em­pre­sa, pe­ro peor aún su mal go­bierno cor­po­ra­ti­vo

En Aben­goa to­do fue su­per­la­ti­vo. El ascenso y la caí­da. La mul­ti­na­cio­nal se­vi­lla­na, crea­da en 1941 ba­jo el im­pul­so de los in­ge­nie­ros Javier Ben­ju­mea y Jo­sé Ma­nuel Abau­rre, se con­vir­tió en un icono mun­dial de la ener­gía ter­mo­so­lar y una re­fe­ren­cia en la in­ge­nie­ría apli­ca­da al mun­do de la ener­gía que apro­ve­chó la bur­bu­ja de las re­no­va­bles en Es­pa­ña. Era un miem­bro del se­lec­to Ibex 35 y te­nía 28.000 tra­ba­ja­do­res y cen­te­na­res de fi­lia­les en el mun­do. Por su con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción pa­sa­ron des­de Jo­sep Bo­rrell has­ta Javier Ru­pé­rez. En el 2012, en ple­na cri­sis, fac­tu­ró 7.800 mi­llo­nes de eu­ros e in­ver­tía ca­da año 600 mi­llo­nes e nI+ D.

Eso sí, su deu­da era gi­gan­tes­ca: 25.000 mi­llo­nes. Y en no­viem­bre del 2015 pro­ta­go­ni­zó la ma­yor quie­bra de la his­to­ria de Es­pa­ña. Sin lle­gar a de­cla­rar­la, por­que na­die que­ría ver­la des­apa­re­cer por los efec­tos de­vas­ta­do­res que cau­sa­ría: se pac­tó un res­ca­te que ce­dió el po­der a los acree­do­res. Pe­ro ¿quién apa­gó la luz de Aben­goa? El pe­rio­dis­ta La­lo Agus­ti­na lo des­en­tra­ña en El oca­so del im­pe­rio del sol, un­li­bro que abor­da có­mo lle­gó a la ci­ma y por qué ca­yó. Y que mues­tra in­clu­so la es­ce­na fi­nal del dra­ma, cuan­do Rodrigo Eche­ni­que, vi­ce­pre­si­den­te del San­tan­der, exi­gió por te­lé­fono a Fe­li­pe Ben­ju­mea que de­ja­ra la pre­si­den­cia pa­ra des­blo­quear la am­plia­ción de ca­pi­tal y sal­var Aben­goa.

Un Fe­li­pe Ben­ju­mea que he­re­dó una em­pre­sa in­ter­na­cio­na­li­za­da pe­ro aún muy lo­cal en 1991. Un tra­ba­ja­dor in­can­sa­ble, vi­sio­na­rio y dic- ta­to­rial que mi­mó a los in­ge­nie­ros, bus­có ni­chos de mer­ca­do don­de la tec­no­lo­gía mar­ca­ra la di­fe­ren­cia y des­pa­cha­ba ca­da día con su pa­dre –con el que le unía un gran la­zo afec­ti­vo– aun des­pués de que es­te mu­rie­ra. Y que apos­tó por con­ver­tir­se en un lí­der mun­dial de las re­no­va­bles. La em­pre­sa lle­va­ba tiem­po en ne­go­cios co­mo el agua, el tra­ta­mien­to de re­si­duos, las re­des de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes o la cons­truc­ción de plan­tas de ener­gía. Fue pio­ne­ra en la eó­li­ca en Es­pa­ña. Y en el 2004 con la llu­via de pri­mas mal di­se­ña- da por el go­bierno es­pa­ñol pa­ra in­cen­ti­var las re­no­va­bles vio su opor­tu­ni­dad en la ter­mo­so­lar, cu­yas ins­ta­la­cio­nes cos­ta­ban 300mi­llo­nes de eu­ros ca­da una. Las pri­mas con­vir­tie­ron las re­no­va­bles en pro­duc­tos fi­nan­cie­ros de al­ta ren­ta­bi­li­dad ga­ran­ti­za­da y Aben­goa apro­ve­chó pa­ra dis­pa­rar­se. Con una fór­mu­la de ne­go­cio ver­ti­cal –des­de la con­ce­sión de la plan­ta a su cons­truc­ción, man­te­ni­mien­to y ven­ta a los po­cos años– que te­nía más be­ne­fi­cios y ries­gos y le per­mi­tió ga­nar un con­cur­so tras otro en el mun­do, cons­tru­yen­do plan­tas de eta­nol, desala­do­ras, ter­mo­so­la­res...

Cuan­do lle­ga­ron los cam­bios re­gu­la­to­rios es­pa­ño­les de las pri­mas y de los bio­com­bus­ti­bles en EE.UU. fue el prin­ci­pio del fin. Eso sí, si la deu­da y la fal­ta de ca­pi­ta­li­za­ción en el mer­ca­do fue­ron ne­fas­tas, de­ci­si­va fue, di­ce Agus­ti­na, una ges­tión per­so­na lis­ta ala que el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción ape­nas fue ca­paz de exi­gir un cam­bio de rum­bo. Era di­fí­cil. “Noes­toy aquí pa­ra que pon­gáis pe­gas a mi es­tra­te­gia, sino pa­ra que me ayu­déis en­lo que quie­ro ha­cer”, di­jo Fe­li­pe Ben­ju­mea a dos con­se­je­ros que cues­tio­na­ron su apues­ta por el bio­eta­nol. Los ce­só.

M. RE­DON­DO / BLOOM­BERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.