El gran sal­to ade­lan­te de El Prat

El ‘low cost’ de lar­go ra­dio au­men­ta las pers­pec­ti­vas de vue­los in­ter­con­ti­nen­ta­les

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Ain­tza­ne Gas­te­si Bar­ce­lo­na

Con 44,1 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros, Bar­ce­lo­na se si­túa por pri­me­ra vez co­mo sép­ti­mo ae­ro­puer­to eu­ro­peo “Cuan­tos más pa­sa­je­ros en trán­si­to, más atrac­ti­vo es un ae­ro­puer­to pa­ra las ae­ro­lí­neas” Só­lo es­te año, arran­can las nue­vas ru­tas de Ko­rean Air y Cat­hay Pa­ci­fic a Seúl y Hong Kong

El ae­ro­puer­to de Bar­ce­lo­na afron­ta el 2017 co­mo el año del gran sal­to in­ter­con­ti­nen­tal con el low cost de lar­go ra­dio co­mo pro­ta­go­nis­ta. Tras un 2016 de ré­cord ab­so­lu­to de trá­fi­co, con 44,1 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros que lo si­túan por pri­me­ra vez co­mo sép­ti­mo ae­ro­puer­to eu­ro­peo, y a la es­pe­ra del arran­que de las ope­ra­ti­vas de lar­go ra­dio de Nor­we­gian y del gru­po IAG, el ae­ro­puer­to de El Prat es­tá más cer­ca que nunca de con­ver­tir­se en un hub de co­ne­xio­nes in­ter­na­cio­na­les. Aun­que no se­rá un hub al es­ti­lo Frank­furt, Madrid o Pa­rís, cons­trui­dos du­ran­te dé­ca­das de la mano de las ae­ro­lí­neas de ban­de­ra; Bar­ce­lo­na as­pi­ra a ser un hub de nue­va ge­ne­ra­ción gra­cias a una com­bi­na­ción de ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­te eu­ro­peas y de la apues­ta de com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les.

“La ope­ra­ti­va low cost de IAG en co­ne­xión con Vue­ling y la apues­ta de Nor­we­gian ofre­cen nue­vas opor­tu­ni­da­des al ae­ro­puer­to, que se va apro­xi­man­do al ob­je­ti­vo de con­ver­tir­se en un hub”, ex­pli­ca Jau­me Adro­ver des­de el CDRA. La nue­va co­nec­ti­vi­dad de las ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­te, de la que Vue­ling es pio­ne­ra, mul­ti­pli­ca las op­cio­nes de cap­tar el in­te­rés de las ae­ro­lí­neas in­ter­na­cio­na­les. So­la­men­te es­te año ini­cian ope­ra­cio­nes Ko­rean Air y Cat­hay Pa­ci­fic con ru­tas a Seúl y Hong Kong, y Air Chi­na ya es­tu­dia abrir el vue­lo a Shang­hai des­pués de la con­so­li­da­ción de la ru­ta a Pe­kín (con pa­ra­da técnica en Vie­na). “Cuan­tos más pa­sa­je­ros en trán­si­to ten­ga un ae­ro­puer­to, más atrac­ti­vo es pa­ra que las ae­ro­lí­neas se plan­teen es­ta­ble­cer nue­vas ru­tas”, ex­pli­ca Adro­ver.

Vue­ling, que em­pe­zó a ha­cer co­ne­xio­nes en­tre sus vue­los en ve­rano del 2010, tie­ne ac­tual­men­te una cuo­ta de pa­sa­je­ros en trán­si­to del 12%, que su­po­nen apro­xi­ma­da­men­te 3 mi­llo­nes de per­so­nas. En el 2014 em­pe­zó a co­nec­tar con vue­los de otras ae­ro­lí­neas; ac­tual­men­te lo ha­ce en Bar­ce­lo­na con Ame­ri­can Air­li­nes, Bri­tish Air­li­nes, Qa­tar Air­ways, La­tam y Air Jor­da­nia, y en Ro­ma tam­bién con Ibe­ria y Ca­tahay Pa­ci­fic. Ade­más, ha­ce lo pro­pio con Bri­tish Air­ways en los ae­ro­puer­tos lon­di­nen­ses de Heath­rrow y Gat­wick. La po­si­bi­li­dad de cap­tar trá­fi­co

de co­ne­xión de Vue­ling ha si­do cla­ve en la apues­ta de IAG de im­plan­tar la nue­va ope­ra­ti­va de lar­go ra­dio en El Prat. Se­gún anun­ció el gru­po pro­pie­ta­rio de Vue­ling e Ibe­ria an­tes de Na­vi­dad, lan­za­rá ru­tas di­rec­tas has­ta seis des­ti­nos: La Ha­ba­na, Bue­nos Ai­res y Santiago de Chi­le en La­ti­noa­mé­ri­ca, San Francisco y Los Án­ge­les en EE.UU. y To­kio en Asia. La apues­ta de Nor­we­gian Por su par­te, Nor­we­gian, que lan­za su ope­ra­ti­va de lar­go ra­dio des­de El Prat ha­cia Nue­va York, Los Án­ge­les, San Francisco y Mia­mi, es­tá en ne­go­cia­cio­nes pa­ra co­nec­tar con Rya­nair. Da­do que el acuer­do con la aerolínea de ba­jo cos­te ir­lan­de­sa se­ría ex­clu­si­va­men­te pa­ra co­nec­tar con los vue­los de lar­ga dis­tan­cia, El Prat se­ría uno de los po­cos ae­ro­puer­tos, ade­más del de Copenhague y el de Gat­wick, don­de po­dría rea­li­zar­se la ope­ra­ti­va de co­ne­xión en­tre las dos ae­ro­lí­neas. Mien­tras, Nor­we­gian cuen­ta con ser­vi­cios de au­to­co­ne­xión que fa­ci­li­tan el trán­si­to de sus pa­sa­je­ros do­més­ti­cos en el ae­ro­puer­to de Os­lo.

Ade­más de la nue­va co­nec­ti­vi­dad de las com­pa­ñías de ba­jo cos­te, al­gu­nos ae­ro­puer­tos eu­ro­peos que ne­ce­si­tan im­pul­sar los pa­sa­je­ros en trán­si­to co­mo le su­ce­de a Bar­ce­lo­na es­tán apos­tan­do por la au­to­co­nec­ti­vi­dad, un nuevo sis­te- ma que fa­ci­li­ta las co­ne­xio­nes rea­li­za­das por los pa­sa­je­ros de ma­ne­ra independiente. “Los vue­los en au­to­co­ne­xión son iti­ne­ra­rios no cons­trui­dos por las ae­ro­lí­neas, con­sis­ten en via­jar a un des­tino ha­cien­do es­ca­la de for­ma independiente, via­jan­do con dos bi­lle­tes por se­pa­ra­do y a me­nu­do ha­cien­do co­ne­xio­nes con di­fe­ren­tes ae­ro­lí­neas, pa­ra con­se­guir bi­lle­tes más ba­ra­tos”, re­su­me Án­gel Guirado, res­pon­sa­ble de Skys­can­ner Es­pa­ña. Skys­can­ner es un me­ta­bus­ca­dor que ofre­ce op­cio­nes de vue­los te­nien­do en cuen­ta ae­ro­puer­tos in­ter­me­dios, y se­gún su ba­se de da­tos, ac­tual­men­te un 12% de las co­ne­xio­nes se rea­li­zan en es­te nuevo for­ma­to.

Mi­lán o Gat­wick, re­fe­ren­tes

Pa­ra con­so­li­dar el modelo so­bre la ba­se del low cost, que en Bar­ce­lo­na al­can­za una cuo­ta del 64% del trá­fi­co in­ter­na­cio­nal, el CDRA de El Prat es­tá es­tu­dian­do la im­plan­ta­ción de me­ca­nis­mos que fa­vo­rez­can las au­to­co­ne­xio­nes, una ten­den­cia que se im­po­ne en el mer­ca­do aé­reo. La fór­mu­la per­mi­te al viajero ex­plo­tar el modelo has­ta los úl­ti­mos ex­tre­mos, ade­más de aña­dir op­cio­nes de co­ne­xión que no te ofre­cen las pro- pias ae­ro­lí­neas. En El Prat com­pi­ten fe­roz­men­te las cua­tro gran­des ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­te eu­ro­peas, que en el 2016 su­ma­ron más de 27 mi­llo­nes de pa­sa­je­ros. El pri­mer pa­so pa­ra im­pul­sar las au­to­co­ne­xio­nes ha si­do lan­zar la web Bar­ce­lo­na­links.org, ins­pi­ra­da en pro­yec­tos co­mo Fly Via Mi­lano, Gat­wick Con­nect y Os­lo Do­mes­tic Trans­fer. “En es­tos ca­sos, los ae­ro­puer­tos im­pul­san es­te ti­po de co­ne­xio­nes fa­ci­li­tan­do el trán­si­to de la ma­le­ta y evi­tan­do a los via­je­ros te­ner que vol­ver a pa­sar de nuevo por con­tro­les de se­gu­ri­dad”, ex­pli­can en el CDRA. Al­gu­nos ae­ro­puer­tos tam­bién ofre­cen un se­gu­ro pa­ra evi­tar los ries­gos de per­der el se­gun­do vue­lo. El pro­ble­ma, ex­pli­can los ex­per­tos, es que la ope­ra­ti­va tie­ne cos­tes su­ple­men­ta­rios que de­be asu­mir el ae­ro­puer­to, por lo que su im­plan­ta­ción de­be ser es­tra­té­gi­ca pa­ra las ins­ta­la­cio­nes por­que com­pro­me­te par­te del pre­su­pues­to.

Pa­ra los ae­ro­puer­tos, ade­más de trá­fi­co pa­ra ali­men­tar ae­ro­lí­neas de lar­go ra­dio, su­po­nen una fuen­te de in­gre­sos pa­ra las tien­das y res­tau­ran­tes del ae­ro­puer­to y le per­mi­te te­ner un rol proac­ti­vo en el desa­rro­llo de ru­tas, nor­mal-

Nor­we­gian ne­go­cia co­nec­tar con Rya­nair pa­ra ali­men­tar sus vue­los de lar­go re­co­rri­do

Se crea­rá una nue­va ca­te­go­ría de ae­ro­puer­tos, más fle­xi­bles y con me­jor ofer­ta pa­ra el viajero Fran­ce­ses ha­cia Nue­va York, la ru­ta de au­to­co­ne­xio­nes más fre­cuen­tes en El Prat

men­te en ma­nos de las ae­ro­lí­neas. Se­gún los ex­per­tos, es­te ti­po de co­ne­xio­nes crea­rán una nue­va ca­te­go­ría de ae­ro­puer­tos, con co­ne­xio­nes de me­nos ca­li­dad, pe­ro más fle­xi­bles pa­ra los pa­sa­je­ros y con me­jo­res ofer­tas de pre­cio.

“Las au­to­co­ne­xio­nes son un fe­nó­meno que se es­tá ex­ten­dien­do rá­pi­da­men­te y Bar­ce­lo­na pue­de be­ne­fi­ciar­se mu­cho de su im­plan­ta­ción”, afir­man en el co­mi­té de ru­tas. De he­cho, los da­tos de Sakys­can­ner des­ve­lan que El Prat es el se­gun­do en Eu­ro­pa en es­te ti­po de co­ne­xio­nes in­de­pen­dien­tes por trá­fi­co de via­je­ros. El pri­me­ro es Dublín y tras Bar­ce­lo­na se si­túan Lon­dres Gat­wick, Ams­ter­dam y Madrid. Las co­ne­xio­nes in­de­pen­dien­tes más fre­cuen­tes en Bar­ce­lo­na son de pa­sa­je­ros fran­ce­ses con des­tino fi­nal Nue­va York, Bang­kok, Pal­ma, La Ha­ba­na, Ei­vis­sa y Me­nor­ca. Por su par­te, los ae­ro­puer­tos que eli­gen los via­je­ros es­pa­ño­les pa­ra co­nec­tar por li­bre son Mi­lán, Lon­dres Gat­wick, Lon­dres Heath­row, Sin­ga­pur y Ate­nas. Un 38% más de pa­sa­je­ros “Los via­je­ros se es­tán con­vir­tien­do ca­da vez más en ex­per­tos y ca­da vez son más cons­cien­tes de las di­fe­ren­tes op­cio­nes que ofre­ce el mer­ca­do. Es­to, jun­to con el cre­ci­mien­to de las ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­te, ha im­pul­sa­do que ca­da vez más via­je­ros eli­jan la fór­mu­la de au­to­co­ne­xión”, ex­pli­ca Guirado, de Skys­can­ner.

Se­gún los ex­per­tos del sec­tor, los ae­ro­puer­tos más sus­cep­ti­bles de dis­pa­rar su trá­fi­co con es­ta fór­mu­la son los que tie­nen gran va­rie­dad de ae­ro­lí­neas y una cuo­ta im­por­tan­te de ba­jo cos­te, lo que si­túa al ae­ro­puer­to de Bar­ce­lo­na co­mo uno de los cla­ros can­di­da­tos a im­plan­tar del modelo. Se­gún el es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Cran­fi­eld pu­bli­ca­do en el Jour­nal of Trans­port Geo­graphy, con un es­ce­na­rio de au­to­co­ne­xión en las pla­ta­for­mas de re­ser­vas tra­di­cio­na­les, Bar­ce­lo­na in­cre­men­ta­ría un 38% los pa­sa­je­ros de co­ne­xión.

GEOR­GI­NA MI­RET / FO­TO: CRIS­TI­NA RECHE

MA­NÉ ES­PI­NO­SA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.