Res­pon­si­vos y res­pon­sa­bles

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Jo­sep Ma­ria Gan­yet

Es­te año el te­ma del en­cuen­tro anual del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial de Da­vos ha si­do “Li­de­raz­go res­pon­si­vo y res­pon­sa­ble”, más ne­ce­sa­rio que nunca an­te los re­tos glo­ba­les ac­tua­les. Di­cho de otra ma­ne­ra: qué ha­cer an­te el au­ge de los po­pu­lis­mos, la cri­sis de los re­fu­gia­dos, el cam­bio cli­má­ti­co y la re­be­lión de las má­qui­nas. Y pa­re­ce que el co­mún de­no­mi­na­dor de to­dos es­te re­tos es la convergencia de mu­chas tec­no­lo­gías en lo que se lla­ma la 4.ª re­vo­lu­ción in­dus­trial, que es al mis­mo tiem­po cau­sa y so­lu­ción.

Ha­blar de cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial sue­na a fu­tu­ro y qui­zás no nos he­mos da­do cuen­ta pe­ro ya es­ta­mos en él. To­do ha ido muy rá­pi­do y lo que creía­mos cien­cia fic­ción ha­ce só­lo cin­co años es aho­ra una reali­dad. Des­de el móvil po­déis ha­cer la com­pra y en una ho­ra te­ner­la en ca­sa. Los co­ches sin con­duc­tor ya no se dis­tin­guen de un modelo de se­rie y ya cir­cu­lan por Bos­ton. Air­bus aca­ba de anun­ciar un co­che vo­la­dor pa­ra el año 2018, el mis­mo año en que a los ca­na­les de Ams­ter­dam cir­cu­la­rán bar­cas sin con­duc­tor. En­ten­der có­mo he­mos lle­ga­do aquí es fá­cil, pre­ver las con­se­cuen­cias, no tan­to.

Los pri­me­ros or­de­na­do­res se di­se­ña­ron con lá­piz y pa­pel. La se­gun­da ge­ne­ra­ción se di­se­ñó con la ayu­da de la pri­me­ra y así su­ce­si­va­men­te has­ta lle­gar a hoy, en que mi­les de mi­llo­nes de per­so­nas es­tán co­nec­ta­das vía or­de­na­do­res de bol­si­llo con una ca­pa­ci­dad de cálcu­lo y al­ma­ce­na­mien­to nunca vis­ta. Si a to­do eso le su­ma­mos la convergencia de tec­no­lo­gías co­mo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, la in­ter­net de las co­sas, la ro­bó­ti­ca, la na­no­tec­no­lo­gía, la bio­tec­no­lo­gía y la compu­tación cuán­ti­ca, ve­re­mos que es­ta re­vo­lu­ción es di­fe­ren­te de las pre­ce­den­tes res­pec­to a es­ca­la, ám­bi­to, com­ple­ji­dad y ve­lo­ci­dad de adop­ción.

En la se­gun­da mi­tad del si­glo XVIII, con la re­vo­lu­ción in­dus­trial, con­se­gui­mos me­ca­ni­zar el tra­ba­jo me­dian­te el va­por. Con la se­gun­da re­vo­lu­ción, en la se­gun­da mi­tad del XIX, la di­vi­sión del tra­ba­jo y los mé­to­dos de pro­duc­ción en ma­sas gra­cias a la elec­tri­ci­dad. La elec­tró­ni­ca y la au­to­ma­ti­za­ción de la pro­duc­ción tra­je­ron la ter­ce­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial en los años se­sen­ta del si­glo pa­sa­do. Aún es­ta­mos en el pri­mer cuar­to del si­glo XXI y ya es­ta­mos ha­blan­do de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, que es­ta vez es di­gi­tal, fí­si­ca y bio­ló­gi­ca.

Pa­ra en­ten­der dón­de es­ta­mos, có­mo he­mos lle­ga­do has­ta aquí y la im­po­si­bi­li­dad de pre­ver las con­se­cuen­cias nos irá bien com­pa­rar la tec­no­lo­gía dis­po­ni­ble pa­ra un na­ti­vo elec­tró­ni­co de la dé­ca­da de los se­sen­ta –yo mis­mo– y la que tie­ne un na­ti­vo di­gi­tal del nuevo mi­le­nio –mi hi­jo–. Cuan­do te­nía la edad de mi hi­jo, la tec­no­lo­gía de ca­sa eran la ra­dio, el te­lé­fono, la te­le con un so­lo ca­nal (el UHF lle­gó más tar­de), la má­qui­na de es­cri­bir de mi pa­dre y la Ins­ta­ma­tic de la co­mu­nión. Aho­ra en mi ca­sa cuen­to diez apa­ra­tos co­nec­ta­dos a in­ter­net, una te­le que tie­ne apli­ca­cio­nes en lu­gar de ca­na­les; y el te­lé­fono, la Ins­ta­ma­tic, la má­qui­na de es­cri­bir, la ra­dio y la te­le los lle­vo en un or­de­na­dor de bol­si­llo que lla­ma­mos móvil. Pre­de­cir lo que vi­vi­rá la ge­ne­ra­ción di­gi­tal es po­co me­nos que im­po­si­ble.

Pe­ro que no po­da­mos pre­de­cir lo que pa­sa­rá no quie­re de­cir que no nos ten­ga que preo­cu­par. De he­cho, aun­que la his­to­ria es el peor mé­to­do pa­ra pre­de­cir el fu­tu­ro, sí nos pue­de dar pis­tas pa­ra en­ten­der el momento ac­tual y có­mo en­ca­rar­lo.

To­da re­vo­lu­ción di­vi­de la so­cie­dad en fa­vo­ra­bles y de­trac­to­res. El mo­vi­mien­to lu­di­ta se opo­nía al va­por en el si­glo XVII y los es­tu­dian­tes de Ber­ke­ley se opo­nían en los años se­sen­ta a la ges­tión in­for­ma­ti­za­da de la uni­ver­si­dad por­que eran per­so­nas y no nú­me­ros. Más tar­de unos se die­ron cuen­ta de que el va­por ge­ne­ra­ba más em­pleo, y los otros, que los or­de­na­do­res po­dían ser­vir pa­ra ha­cer la re­vo­lu­ción (en su ca­so, hippy).

El otro efec­to de una re­vo­lu­ción, y es­te ha si­do el gran te­ma de Da­vos, es la dis­rup­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo. Las su­ce­si­vas re­vo­lu­cio­nes in­dus­tria­les des­tru­ye­ron mu­chos pues­tos de tra­ba­jo, pe­ro crea­ron otros nue­vos. La me­ca­ni­za­ción del cam­po des­pla­zó ha­cia las ciu­da­des a gen­te que tu­vo que des­apren­der a ha­cer de pa­yés y apren­der a tra­ba­jar en la fá­bri­ca. Mi­gra­cio­nes, ciu­da­des dor­mi­to­rio y es­pe­cu­la­ción son los sub­pro­duc­tos.

Y el ter­cer gran efec­to de to­da re­vo­lu­ción es el de la gen­te que se que­da atrás, la di­vi­sión que hay en­tre los que tie­nen ac­ce­so a las tec­no­lo­gías y los me­dios de pro­duc­ción efi­cien­tes y los que no. Las re­vo­lu­cio­nes pre­ce­den­tes han crea­do más pues­tos de tra­ba­jo de los que han destruido y los tra­ba­ja­do­res des­pla­za­dos de su pues­to de tra­ba­jo por una nue­va tec­no­lo­gía dis­rup­ti­va se han re­ci­cla­do y se han in­cor­po­ra­do a nue­vos sec­to­res. En la ac­tua­li­dad, con un ro­bot o un sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial com­pi­tien­do con los hu­ma­nos por un pues­to de tra­ba­jo, no es­tá tan cla­ro.

Fox­conn, el fa­bri­can­te tai­wa­nés que ha­ce los iPho­nes, sus­ti­tu­yó a 60.000 hu­ma­nos por ro­bots –Fox­bots– co­mo par­te de un plan de au­to­ma­ti­za­ción to­tal de sus pro­ce­sos de pro­duc­ción. Ac­tual­men­te Fox­conn da tra­ba­jo a 1,2 mi­llo­nes de per­so­nas.

Po­de­mos ima­gi­nar un fu­tu­ro hi­per­tec­no­ló­gi­co en el que los ro­bots ha­gan nues­tro tra­ba­jo y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial sea co­mo un ser su­pre­mo que pro­vea des­de el cie­lo, pe­ro nos equi­vo­ca­re­mos. El fu­tu­ro es aho­ra, pe­ro es­tá mal re­par­ti­do. La res­pon­sa­bi­li­dad que te­ne­mos es re­par­tir­lo bien con las ven­ta­jas y los pro­ble­mas que lle­va aso­cia­dos. He­mos de ha­cer la re­vo­lu­ción en­tre to­dos y ha de ser res­pon­si­va y res­pon­sa­ble; si no lo ha­ce­mos, la di­vi­sión en­tre quie­nes ten­gan ac­ce­so a me­dios de pro­duc­ción al­ta­men­te efi­cien­tes, co­mo la ro­bó­ti­ca, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la bio­tec­no­lo­gía, y quie­nes sean des­pla­za­dos por es­tas mis­mas tec­no­lo­gías se­rá to­da­vía ma­yor que la ac­tual, y en­ton­ces ten­dre­mos que ha­blar tam­bién de re­fu­gia­dos di­gi­ta­les.

Em­pleo La 4.ª re­vo­lu­ción in­dus­trial de­be ser res­pon­si­va y res­pon­sa­ble, si no, ten­dre­mos que ha­blar tam­bién de re­fu­gia­dos di­gi­ta­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.