2017, ¿un buen año pa­ra las bol­sas?

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Ale­jan­dro Vidal

Si el año 2016 co­men­za­ba con fuer­tes caí­das bur­sá­ti­les an­te el pá­ni­co a una nue­va caí­da en re­ce­sión glo­bal, con da­tos preo­cu­pan­tes en Es­ta­dos Uni­dos, en los paí­ses emer­gen­tes y con unas ma­te­rias pri­mas a pre­cios mí­ni­mos, es­te año nos en­con­tra­mos con una eco­no­mía que pa­re­ce es­tar ga­nan­do trac­ción y con unas pers­pec­ti­vas de be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les bas­tan­te po­si­ti­vas.

Ese pa­no­ra­ma, sin du­da, es po­si­ti­vo pa­ra las bol­sas. Si la ac­ti­vi­dad me­jo­ra, la in­fla­ción se mue­ve en te­rreno li­ge­ra­men­te po­si­ti­vo y los ti­pos se nor­ma­li­zan a un rit­mo asu­mi­ble, es­ta­ría­mos ha­blan­do de un año de ga­nan­cias pa­ra los in­ver­so­res. Pe­ro, co­mo siem­pre, exis­ten tam­bién fac­to­res de ries­go iden­ti­fi­ca­bles, por lo que no hay que de­jar de la­do una cier­ta do­sis de pru­den­cia.

Qui­zás la ma­yor preo­cu­pa­ción a cor­to pla­zo va a se­guir es­tan­do en el te­rreno de la po­lí­ti­ca, ya que el 2017 es­con­de va­rios ele­men­tos con po­ten­cial pa­ra in­tro­du­cir vo­la­ti­li­dad: elec­cio­nes en mu­chos paí­ses de Eu­ro­pa, el co­mien­zo de la pre­si­den­cia de Do­nald Trump en Es­ta­dos Uni­dos y su agen­da pa­ra los pri­me­ros me­ses de man­da­to, el desa­rro­llo de las ne­go­cia­cio­nes pa­ra el Bre­xit y el cón­cla­ve del Par­ti­do Co­mu­nis­ta en Chi­na. To­das es­tas reali­da­des se irán su­ce­dien­do a lo lar­go del año y, sin du­da, da­rán que ha­blar. Ese fren­te, co­mo bien nos ha de­mos­tra­do el 2016, es real­men­te im­pre­vi­si­ble y las sor­pre­sas pue­den es­tar ser­vi­das.

Des­de un pun­to de vis­ta más eco­nó­mi­co, la aten­ción la cen­tra­rá la ac­tua­ción de los ban­cos cen­tra­les. En Es­ta­dos Uni­dos, ten­drá que con­fir­mar­se que la Re­ser­va Fe­de­ral se­rá ca­paz de su­bir los ti­pos de in­te­rés en tres oca­sio­nes a lo lar­go del año sin ar­mar de­ma­sia­do re­vue­lo. Al mis­mo tiem­po, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo ten­drá que ser ca­paz de co­men­zar a re­ti­rar sus es­tí­mu­los mo­ne­ta­rios sin ma­yo­res con­tra­tiem­pos.

Pa­ra que am­bas co­sas pue­dan dar­se sin so­bre­sal­tos, la eco­no­mía ten­drá que ga­nar su­fi­cien­te im­pul­so co­mo pa­ra asu­mir esos ma­yo­res cos­tes de fi­nan­cia­ción sin su­frir en ex­ce­so, al­go que plan­tea du­das ra­zo­na­bles, da­do el ele­va­do ni­vel de en­deu­da­mien­to que tie­nen los paí­ses desa­rro­lla­dos en su con­jun­to. Am­bos pro­ce­sos, ade­más, ten­drán que ser bien asu­mi­dos por las eco­no­mías emer­gen­tes, al­go que es­ta­rá muy ín­ti­ma­men­te li­ga­do al ni­vel de vo­la­ti­li­dad que se in­tro­duz­ca en el mer­ca­do de di­vi­sas.

Si to­do lo an­te­rior se con­ju­ga ra­zo­na­ble­men­te, los ac­ti­vos de ries­go de­be­rían fun­cio­nar bien a lo lar­go de es­te año. Ini­cia­mos el 2017 li­ge­ra­men­te so­bre­pon­de­ra­dos en el te­rreno de la ren­ta va­ria­ble, con es­pe­cial in­te­rés por los sec­to­res más cí­cli­cos —co­mo fi­nan­cie­ros, in­dus­tria­les o ener­gía— y mi­ti­gan­do, en la me­di­da de lo po­si­ble, la ex­po­si­ción a ti­pos de in­te­rés.

No apos­ta­mos por la deu­da a lar­go pla­zo ni de al­ta ca­li­dad, por la inexis­ten­cia de di­fe­ren­cia­les de crédito que pue­dan ab­sor­ber la subida de los ti­pos de in­te­rés, y cen­tra­mos la aten­ción en ren­ta fi­ja en crédito de ca­li­dad me­dia, a pla­zos cor­tos, y de com­pa­ñías con fuer­te ca­pa­ci­dad de ge­ne­ra­ción de ca­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.