Po­pu­lis­mo hí­dri­co

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - En­ri­que Ca­bre­ra

Sub­si­dios Hay que aca­bar con ellos, ya que fo­men­tan la in­efi­cien­cia, be­ne­fi­cian a quien más gas­ta y pro­pi­cian el clien­te­lis­mo

El po­pu­lis­mo es la res­pues­ta de mo­da a una glo­ba­li­za­ción que no sa­be (o no quie­re) re­par­tir me­jor los be­ne­fi­cios. Se­lec­cio­na ver­da­des con re­co­rri­do, mien­tras ob­via lo que no in­tere­sa. Se com­ba­te edu­can­do a la ciu­da­da­nía y, so­bre to­do, ata­can­do la raíz del pro­ble­ma (de­si­gual­dad so­cial), uno de los ma­yo­res re­tos aun­que, cu­rio­sa­men­te, no el ma­yor. Se­gún el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, el dis­cu­ti­ble ho­nor co­rres­pon­de a las cri­sis del agua, que, pro­pi­cian­do dis­cur­sos se­duc­to­res, fas­ci­nan al po­pu­lis­mo. El agua es un bien pú­bli­co, un de­re­cho hu­mano y, por tan­to, ma­te­ria po­lí­ti­ca. Na­die pa­ga­rá por ella más del 3% de sus in­gre­sos y se­rá gra­tis pa­ra los dé­bi­les. Ver­da­des in­dis­cu­ti­bles. Pe­ro el po­pu­lis­mo va más allá. Sos­tie­ne que la ges­tión del agua de­be ser pú­bli­ca por­que las em­pre­sas pri­va­das, cen­tra­das en los be­ne­fi­cios, en­ca­re­cen el ser­vi­cio. Una sim­pli­fi­ca­ción, la ex­pe­rien­cia lo de­mues­tra, ex­ce­si­va.

En los asun­tos del co­mer y del be­ber no con­vie­ne ma­rear la per­diz. Lo im­por­tan­te es que agua de ca­li­dad lle­gue, hoy y ma­ña­na, al gri­fo del ciu­da­dano al me­nor cos­te. Fac­ti­ble des­de em­pre­sas bien di­ri­gi­das (en sus tres ni­ve­les de de­ci­sión, técnico, ge­ren­cial y po­lí­ti­co) y eco­nó­mi­ca­men­te sos­te­ni­bles. Pa­ra ello de­ben re­cu­pe­rar, tal cual la di­rec­ti­va mar­co del Agua (DMA) exi­ge, to­dos los cos­tes. Un prin­ci­pio que só­lo por ig­no­ran­cia se pue­de cues­tio­nar. Por­que ¿pue­de al­guien sen­sa­to pen­sar en gas­tar más de lo que tie­ne?

Un me­dio-lar­go pla­zo que exi­ge un mar­co es­ta­ble, con cla­ras re­glas de jue­go que den cer­ti­dum­bre a es­te mun­do, y, co­mo el agua ur­ba­na es un mo­no­po­lio, con­tro­lar a las em­pre­sas, la ta­rea del re­gu­la­dor que fal­ta. Ya­ca­bar con los per­ver­sos sub­si­dios. Fo­men­tan la in­efi­cien­cia, pro­pi­cian el clien­te­lis­mo, son in­jus­tos (be­ne­fi­cian a quien más gas­ta) y, cen­tra­li­zan­do ges­tión y dinero, fa­vo­re­cen la co­rrup­ción. Va en la con­di­ción hu­ma­na. Ya les su­ce­dió a los ro­ma­nos con sus acue­duc­tos.

Fá­cil de de­cir y, co­mo evi­den­cia la ju­di­cia­li­za­ción del sec­tor, di­fí­cil de ha­cer. Ahí es­tá ATLL, ese ejem­plo de li­bro. Sin re­glas de jue­go cla­ras, hay in­je­ren­cias po­lí­ti­cas, se cues­tio­nan los acuer­dos fir­ma­dos en el con­tra­to de con­ce­sión, se mal­edu­ca a la ciu­da­da­nía y, en fin, se dis­cu­te el sa­gra­do prin­ci­pio de la re­cu­pe­ra­ción de cos­tes. Ur­ge, pues, or­de­nar tan­to des­or­den y apos­tar por lo que se ne­ce­si­ta, es­ta­bi­li­dad, an­tí­te­sis de la in­me­dia­tez po­pu­lis­ta. Su es­ca­so in­te­rés por re­cu­pe­rar cos­tes y, por tan­to, por re­no­var in­fra­es­truc­tu­ras de­ja­rá pe­sa­das hi­po­te­cas a nues­tros hi­jos. Has­ta aho­ra sub­si­dia­das con fon­dos de Bru­se­las y de las ad­mi­nis­tra­cio­nes, de­be­rán re­no­var­se con las ta­ri­fas. Lo exi­ge la DMA y no hay al­ter­na­ti­va por­que los sub­si­dios se han aca­ba­do y las fac­tu­ras se han de pa­gar. Las ta­ri­fas, pues, tie­nen que su­bir y los po­lí­ti­cos ol­vi­dar la de­ma­go­gia. Es­tá en jue­go la via­bi­li­dad del ser­vi­cio. Yno con­vie­ne ex­pe­ri­men­tar con agua, que pa­ra tal me­nes­ter es­tá la ga­seo­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.