El lí­mi­te al al­qui­ler

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Jo­sep Poch

Re­for­ma Hay que re­to­car el sis­te­ma de arren­da­mien­tos ur­ba­nos, que se in­cli­na de­ma­sia­do ha­cia los in­tere­ses de los pro­pie­ta­rios

Ha­ce tiem­po que el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na ma­ni­fies­ta su in­quie­tud por el pre­cio del al­qui­ler y anun­cia su in­ten­ción de in­ter­ve­nir en un mer­ca­do que ac­tual­men­te su­po­ne más del 30% del par­que de vi­vien­das de la ciu­dad pa­ra li­mi­tar sus pre­cios má­xi­mos.

Vi­vi­mos en una so­cie­dad que fi­ja el va­lor de las co­sas en fun­ción de la ofer­ta y la de­man­da. Y en Bar­ce­lo­na no hay un stock de vi­vien­das su­fi­cien­te pa­ra ha­cer fren­te a una de­man­da que jus­to em­pie­za a des­per­tar. Tras­la­dar la li­mi­ta­ción de los pre­cios ex­clu­si­va­men­te al sec­tor pri­va­do su­po­ne elu­dir res­pon­sa­bi­li­da­des.

Las ad­mi­nis­tra­cio­nes tie­nen la obli­ga­ción de in­ver­tir pa­ra crear vi­vien­da ase­qui­ble. Pe­dir al sec­tor pri­va­do que li­mi­te los al­qui­le­res, sin es­pe­ci­fi­car de qué ma­ne­ra o a cam­bio de qué, crea in­se­gu­ri­dad en­tre aque­llas per­so­nas que han in­ver­ti­do sus aho­rros en una pro­pie­dad y que aho­ra se pue­den en­con­trar con que ese dinero ha per­di­do su va­lor.

Ha­ce fal­ta re­to­car el ac­tual sis­te­ma de arren­da­mien­tos ur­ba­nos, que se in­cli­na de­ma­sia­do ha­cia los in­tere­ses de los pro­pie­ta­rios. Pe­ro no se pue­de in­ter­ve­nir en el mer­ca­do sin te­ner en cuen­ta la reali­dad y la pro­pia ex­pe­rien­cia. En Es­pa­ña las le­yes de arren­da­mien­to de vi­vien­da de los años 1946, 1955 y 1964 no fue­ron en ab­so­lu­to po­si­ti­vas pa­ra el al­qui­ler.

Al ver li­mi­ta­dos sus be­ne­fi­cios, los pro­pie­ta­rios op­ta­ron por la ven­ta co­mo for­ma de re­cu­pe­rar su in­ver­sión, sem­bran­do de es­ta ma­ne­ra el em­brión de una for­ma de ha­cer ab­so­lu­ta­men­te es­pe­cu­la­ti­va. La com­pra se con­vir­tió en la úni­ca vía de ac­ce­so en la vi­vien­da, los pisos des­apa­re­cie­ron del mer­ca­do del al­qui­ler y los pro­pie­ta­rios que los man­tu­vie­ron, re­cu­pe­ra­ron sus ga­nan­cias por la vía de la no in­ver­sión en me­jo­ras.

Se­gún da­tos re­co­gi­dos por el ar­qui­tec­to Ra­món Be­trán Aba­día, Bar­ce­lo­na te­nía en 1970 un to­tal de 27.537 vi­vien­das va­cías, con un pre­cio al­to, al mis­mo tiem­po que ha­bía una ne­ce­si­dad im­por­tan­te de re­si­den­cias ase­qui­bles. Pa­re­ce que vol­ve­mos a lo mis­mo.

La vi­vien­da es un de­re­cho y co­mo tal de­be ser pro­te­gi­da pa­ra ga­ran­ti­zar que to­dos los ciu­da­da­nos pue­dan ac­ce­der a ella. Yla ga­ran­tía de es­te de­re­cho no se con­se­gui­rá im­po­nien­do un to­pe, sino sa­bien­do ver que el ori­gen no es otro que una ofer­ta in­su­fi­cien­te.

La pro­mo­ción de vi­vien­da ase­qui­ble es la úni­ca so­lu­ción. Yes­ta se pue­de ob­te­ner a tra­vés de fór­mu­las di­ver­sas, co­mo pue­de ser dar uso re­si­den­cial a los nu­me­ro­sos ba­jos co­mer­cia­les de­socu­pa­dos que hay en la ciu­dad. Ytam­bién se pue­de re­cu­rrir a la in­ver­sión di­rec­ta o al acuer­do con los pro­mo­to­res a fin de que una par­te de aque­llo que cons­tru­yan se des­ti­ne a vi­vien­da pro­te­gi­da. Se ha he­cho en ba­rrios co­mo el 22@, don­de hay ofi­ci­nas, vi­vien­da so­cial y vi­vien­da li­bre. Ha­ce fal­ta afron­tar el pro­ble­ma y no ins­ta­lar­nos en la que­ja de que la ciu­dad ex­pul­sa a la gen­te, por­que a la gen­te se la ex­pul­sa cuan­do no hay pre­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.