¿Vuel­ve la eu­fo­ria eco­nó­mi­ca?

Do­nald Trump ha pro­vo­ca­do que los ana­lis­tas pa­sen de la cautela a un ex­ce­si­vo op­ti­mis­mo, que se apo­ya­ría en un pe­li­gro­so au­men­to del en­deu­da­mien­to

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Ma­riano Guin­dal Madrid

El triun­fo de Do­nald Trump es­tá te­nien­do un efec­to eu­fo­ri­zan­te en los mer­ca­dos, que pa­re­cen ha­ber­se ol­vi­da­do ya de que la gran re­ce­sión fue pro­vo­ca­da por un ex­ce­so de en­deu­da­mien­to. Si ha­ce un año to­das las evi­den­cias in­di­ca­ban que en el 2017 vol­ve­ría­mos a su­frir una nue­va re­ce­sión eco­nó­mi­ca mun­dial, aho­ra to­das las evi­den­cias se­ña­lan que no se pro­du­ci­rá. La ra­zón ha si­do la lle­ga­da de Do­nald Trump al po­der, que ha pro­vo­ca­do un efec­to eu­fo­ri­zan­te en los mer­ca­dos; unau­tén­ti­co “chu­te” de adre­na­li­na que ha he­cho pa­sar de la no­che a la ma­ña­na del “ca­tas­tro­fis­mo” a una au­tén­ti­ca bo­rra­che­ra de op­ti­mis­mo.

Pa­re­ce que ha su­ce­di­do con el in­flu­yen­te co­lum­nis­ta de Fi­nan­cial

Ti­mes Gavyn Da­vies, que nos ve­nía ad­vir­tien­do del pe­li­gro de una nue­va cri­sis y en sus úl­ti­mos ar­tícu­los de co­yun­tu­ra ha des­cri­to así la si­tua­ción: “Ha­ce un año pa­re­cía evi­den­te que ve­nía una re­ce­sión glo­bal. Aho­ra­pa­re­ce evi­den­te queno”. Has­ta el pres­ti­gio­so ana­lis­ta Juan Ignacio Cres­po, que ha­ce tan só­lo seis me­ses pu­bli­có un li­bro con el su­ge­ren­te tí­tu­lo ¿Por qué en 2017 vol­ve­re­mos a en­trar en re­ce­sión? (Deusto), aho­ra con­fie­sa que­las co­sas han cam­bia­do ra­di­cal­men­te y di­ce que “só­lo un acon­te­ci­mien­to im­pre­vis­to nos lle­va­ría a una nue­va re­ce­sión”. Las apues­tas su­pe­ran el 85% a fa­vor de una ace­le­ra­ción del ci­clo ex­pan­si­vo.

La si­tua­ción es por lo me­nos ex­tra­ña. Al prin­ci­pio, cuan­do to­do el mun­do da­ba por des­con­ta­do que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano se­ría el gran de­rro­ta­do, el “pro­tec­cio­nis­mo” y el “po­pu­lis­mo” de Trump apa­re­cía co­mo la gran ame­na­za fan­tas­ma. Lo­mis­mo su­ce­dió con el Bre­xit, del que se di­jo que su im­plan­ta­ción su­pon­dría el prin­ci­pio del fin. Sin em- bar­go, y a una ve­lo­ci­dad de vér­ti­go, se ha da­do la vuel­ta a la tor­ti­lla. “No exis­te pre­ce­den­tes his­tó­ri­cos de una eu­fo­ria tan re­pen­ti­na pro­vo­ca­da por unos tuits de una per­so­na que su­fre dé­fi­cit de aten­ción y que ca­da día di­ce una co­sa dis­tin­ta”.

En la me­di­da en que el nuevo pre- si­den­te ame­ri­cano man­ten­ga sus pro­me­sas de in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras, el in­cre­men­to de la ac­ti­vi­dad pa­re­ce es­tar ga­ran­ti­za­do. Ha­rá de lo­co­mo­to­ra mun­dial ti­ran­do al al­za de las ma­te­rias pri­mas. De to­do ello se ha he­cho eco el Ban­co Mun­dial, que es­pe­ra una ace­le­ra­ción en el cre­ci­mien­to mun­dial pa­ra es­te año has­ta un rit­mo del 2,7, de las eco­no­mías emer­gen­tes del 4,2% y has­ta del 1,8 % en las desa­rro­lla­das, im­pul­san­do en ge­ne­ral el au­men­to de la de­man­da in­ter­na.

Pe­ro co­mo ocu­rrió en el cuen­to de la le­che­ra, el pro­ble­ma vuel­ve a ser quién va a cos­tear las in­ver­sio­nes pú­bli­cas que Trump pre­ten­de. De momento ha ade­lan­ta­do que no su­birá im­pues­tos. Por tan­to, olas fi­nan­cia con la ini­cia­ti­va pri­va­da olas ha­rá a cos­ta de in­cre­men­tar la for­tí­si­ma deu­da que acu­mu­la EE.UU. Si co­mo di­ce el pre­si­den­te de BME (Bol­sas y Mer­ca­dos Es­pa­ño­les), An­to­nio Zoi­do, una de las prin­ci­pa­les cau­sas de la cri­sis de 2008 fue el ex­ce­so de en­deu­da­mien­to, en la me­di­da que es­te no só­lo no se ha re­du­ci­do sino que ha au­men­ta­do a ni­vel glo­bal, la ame­na­za de otra re­ce­sión es­tá más la­ten­te que nunca.

Has­ta aho­ra la si­tua­ción se ha ido sal­van­do gra­cias a los ba­jos ti­pos de in­te­rés que ali­ge­ra­ban el pa­go de la deu­da. Pe­ro un in­cre­men­to de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, ha­rá su­bir el pre­cio de las ma­te­rias pri­mas, de la in­fla­ción y de los ti­pos. La su­ma de to­do ello po­dría pro­vo­car que paí­ses tan en­deu­da­dos co­mo Es­pa­ña, Gre­cia, Ita­lia o Portugal no pu­die­sen ha­cer fren­te a sus com­pro­mi­sos. La so­la ame­na­za de un de­fault, “sus­pen­sión de pa­go”, “cor­te de pelo” o co­mo que­da­mos lla­mar­lo, po­dría es­tran­gu­lar el sis­te­ma de­pa­gos co­mo pa­só ha­ce ocho años.

Se­gún Cres­po, la si­tua­ción re­cuer­da a la de 1986-87: a) dó­lar muy fuer­te; b) bol­sas ame­ri­ca­nas que se han re­va­lo­ri­za­do des­de los mí­ni­mos ca­si en idén­ti­cos por­cen­ta­jes; c) ten­sio­nes co­mer­cia­les de EE.UU. con la po­ten­cia emer­gen­te (en­ton­ces Ja­pón y aho­ra Chi­na); d) ma­te­rias pri­mas que re­pun­tan des­pués de una lar­ga e in­ten­sa caí­da; e) pre­cios del pe­tró­leo que al­can­za­ron sus ni­ve­les mí­ni­mos del ci­clo; f) re­ce­sión de be­ne­fi­cios (be­ne­fi­cios em­pre­sa­ria­les que caen du­ran­te va­rios tri­mes­tres); g) re­ce­sión in­dus­trial; h) pro­duc­ti­vi­dad es­tan­ca­da o ca­yen­do. To­do ello hi­zo ne­ce­sa­rio que más pron­to que tar­de un ajus­te ma­cro­eco­nó­mi­co. Tal vez só­lo es­te­mos ga­nan­do tiem­po.

DA­VID AIROB

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.