Al­fa Romeo Giu­lia

Un tra­ba­jo de buen di­se­ño ita­liano que se re­fle­ja en to­dos sus tra­zos

La Vanguardia - Dinero - - MOTOR - Da­niel Bal­cells

Si la mu­jer del Cé­sar no só­lo de­be ser hon­ra­da sino pa­re­cer­lo, una ber­li­na de Al­fa Romeo no só­lo de­be ser de­por­ti­va sino pa­re­cer­lo. El modelo con el que la fir­ma mi­la­ne­sa re­gre­sa­ba al seg­men­to D, el de las ber­li­nas com­pac­tas, de­bía con­te­ner en su esen­cia el sa­bor de la tra­di­ción y el es­ti­lo di­ná­mi­co que han for­ja­do la le­yen­da del fa­bri­can­te trans­al­pino a lo lar­go de sus más de 100 años de his­to­ria. Pues bien, bas­ta un fu­gaz vis­ta­zo a su agre­si­va y es­ti­li­za­da lí­nea pa­ra sa­ber que el nuevo Giu­lia cum­ple con cre­ces esa pre­mi­sa. Es arre­ba­ta­do­ra­men­te be­llo y su atrac­ti­va es­té­ti­ca po­see esa de­por­ti­vi­dad ro­mán­ti­ca y ele­gan­te que só­lo los di­se­ños ita­lia­nos lo­gran trans­mi­tir. Sus tra­zos fir­mes y muscu­losos re­fle­jan una gran sen­sa­ción de po­ten­cia, mien­tras que sus lí­neas afi­na­das y pre­ci­sas evo­can li­ge­re­za y ve­lo­ci­dad. Vi­sual­men­te es to­da una lec­ción de fuer­za, po­de­río y di­na­mis­mo es­té­ti­co apli­ca­do al seg­men­to de las ber­li­nas de­por­ti­vas.

En cuan­to al com­por­ta­mien­to, el Giu­lia tam­bién es­tá a la al­tu­ra de las ex­pec­ta­ti­vas que des­pier­ta el ilus­tre pa­sa­do de la mar­ca. Es más, las su­pera en la ver­sión probada, equi­pa­da con el mo­tor 2.2 dié­sel de 180 CV con cam­bio ma­nual de seis re­la­cio­nes. Es­te blo­que sor­pren­de por su con­tun­den­te em­pu­je (sus 450 Nm de par son los res­pon­sa­bles) y so­bre to­do por la ra­pi­dez de res­pues­ta. Ace­le­ra de­ci­di­da­men­te y ga­na ve­lo­ci­dad en un par­pa­deo, sen­sa­cio­nes que se ponen de ma­ni­fies­to de for­ma más evi­den­te aún en el mo­do Sport del se­lec­tor de con­duc­ción DNA de Al­fa. En es­ta po­si­ción, la emo­ción en la con­duc­ción es­tá ga­ran­ti­za­da. La ex­ce­len­te pues­ta a pun­to del cha­sis y la li­ge­re­za de su di­rec­ción per­mi­ten ma­ne­jar el vehícu­lo con pre­ci­sión.

El mo­do efi­cien­te ador­me­ce li­ge­ra­men­te el genio del mo­tor, res­tán­do­le al­go de punch en aras de una ma­yor efi­cien­cia, pe­ro na­da gra­ve. El con­su­mo es otra de las ven­ta­jas de es­ta mo­to­ri­za­ción, que pre­sen­ta unas ci­fras de con­su­mo fran­ca­men­te fa­vo­ra­bles en re­la­ción a las pres­ta­cio­nes que acre­di­ta: 4,2 li­tros de me­dia con una pun­ta de 230 km/h y una ace­le­ra­ción de 0-100 en po­co más de 7 se­gun­dos.

En el ca­pí­tu­lo de los as­pec­tos me­nos po­si­ti­vos fi­gu­ra su ele­va­da ru­mo­ro­si­dad me­cá­ni­ca. Es ex- ce­si­va­men­te rui­do­sa y al­go tos­ca. Ca­re­ce del re­fi­na­mien­to que re­quie­re un vehícu­lo de su ca­te­go­ría; ca­da vez que ac­túa el sis­te­ma start&stop to­do el blo­que pa­re­ce os­ci­lar por la iner­cia del arran­que y pro­du­ce una mo­les­ta vi­bra­ción.

En el in­te­rior, don­de la ca­li­dad ge­ne­ral es co­rrec­ta, los aca­ba­dos son ade­cua­dos y los ajus­tes óp­ti­mos, só­lo se echa en fal­ta una pre­sen­ta­ción al­go más ale­gre y vis­to­sa. Mien­tras que por fue­ra re­bo­sa pa­sión, por den­tro re­sul­ta al­go dis­cre­to y un pun­to de­ma­sia­do so­brio. Só­lo su bo­ni­to vo­lan­te de tres pa­los con bo­tón de arran­que in­te­gra­do y la ins­tru­men­ta­ción con la clá­si­ca do­ble vi­se­ra de Al­fa Romeo reivin­di­can el ca­rác­ter fo­go­so e im­pul­si­vo de la mar­ca.

Otros de­ta­lles, co­mo al­gu­nos man­dos, la so­no­ri­dad de los avi­sos acús­ti­cos y en es­pe­cial el so­ni­do de los in­ter­mi­ten­tes me­re­ce­rían al­go más de su­ti­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.