Las fir­mas de­be­rán fi­jar­se más en lo lo­cal

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA -

ran­king. La re­ver­sión de la glo­ba­li­za­ción no só­lo se es­tá ges­tan­do los paí­ses ri­cos.

Otra se­ñal in­di­ca­ti­va de es­ta con­trac­ción glo­bal es la que se re­fie­re al vo­lu­men de negociación dia­rio de los mer­ca­dos cam­bia­rios: es­tá en de­cli­ve des­de el 2013, se­gún el Ban­co de Pa­gos In­ter­na­cio­nal. Si se su­man to­dos los flu­jos fi­nan­cie­ros, in­clu­yen­do la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta, los vo­lú­me­nes trans­fron­te­ri­zos de di­vi­sas del 2015 fue­ron la mi­tad de lo re­gis­tra­do en el 2007, se­gún la con­sul­to­ra McKin­sey.

“En mi li­bro Mun­do 3.0, que se pu­bli­có en el 2011 (Deus­to), ya ad­ver­tí que el mun­do no era tan plano y ni tan glo­ba­li­za­do co­mo la gen­te creía”, se­ña­la Ghe­ma­wat. Su pun­to de par­ti­da es que tam­po­co el pro­ce­so de in­ter­co­ne­xión glo­bal se ha­bía com­ple­ta­do an­tes. Se ha­bía que­da­do a me­dio ca­mino. Ahora se con­ver­ti­rá en al­go di­fe­ren­te. Un mun­do en el que im­por­ta­rán tan­to las fron­te­ras, co­mo las dis­tan­cias. “Las em­pre­sas des­ti­na­rán más aten­ción a los mo­vi­mien­to lo­ca­les”, sos­tie­ne. “Pa­ra mí era evi­den­te que des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, lo que es­ta­ba ocu­rrien­do no era sostenible. Por pri­me­ra vez hay que ad­mi­tir que la glo­ba­li­za­ción va ca­mino de su­frir una re­ver­sión sig­ni­fi­ca­ti­va”.

La pa­ra­do­ja es­que­la era de la glo­ba­li­za ción,enl os gran­des nú­me­ros, re­sul­ta po­si­ti­va. Se han re­du­ci­do las de­sigual­da­des en­tre el Nor­te y el Sur y en­tre Orien­te y Oc­ci­den­te. Des­de 1990 el PI B mun­dial se ha tri­pli­ca­do. Y los con­su­mi­do­res( que no per­die­ron el em­pleo) se han po­di­do be­ne­fi­ciar de la caí­da de pre­cios de los productos y de una me­jo­ra de la ca­li­dad de­bi­do al au­men­to de la com­pe­ten­cia.

Pe­ro, al mis­mo tiem­po, la eco­no­mía ha em­peo­ra­do en el seno de ca­da na­ción desa­rro­lla­da, con el em­po­bre­ci­mien­to de la cla­se me­dia. Por ejem­plo, el eco­no­mis­ta Max Ro­ser ha de­mos­tra­do que des­de 2008 los in­gre­sos reales de los ho­ga­res han caí­do en EE.UU., en el Reino Uni­do y no han vuel­to a su­bir. Es lo que ha lle­va­do un es­tu­dio de McKin­sey a aler­tar de que por pri­me­ra vez des­de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, en los paí­ses más ri­cos los hi­jos vi­vi­rán peor que sus pa­dres.

¿La cul­pa es del li­bre co­mer­cio? Por ejem­plo, se le acu­sa a la glo­ba­li- za­ción de haber cau­sa­do un­des­pla­za­mien­to de los em­pleos hacia los paí­ses de bajo cos­te. “No es que el mun­do es­té ro­ban­do pues­tos de tra­ba­jo a los EE.UU., sino que la ad­mi­nis­tra­ción no su­po dis­tri­buir­la ri­que­za de for­ma ade­cua­da ”, di­jo Jac­kMa, el má­xi­mo eje­cu­ti­vo de Ali Ba­ba. De he­cho, el Cen­ter for Bu­si­ness and Eco­no­mic Re­search de la Ball Sta­te Uni­ver­sity con­clu­yó el año pa­sa­do que el co­mer­cio fue el res­pon­sa­ble de la pérdida de me­nos del 13% de los em­pleos en fá­bri­cas de Es­ta­dos Uni­dos (des­de 1979) . La gran ma­yo­ría de las pla­zas des­apa­re­ci­das, ca­si el 88%, fue­ron víc­ti­mas de la au­to­ma­ti­za­ción.

Step­ha­ne Gi­rod es pro­fe­sor de Ne­go­cios In­ter­na­cio­na­les en el IMD de Sui­za y ex­per­to en glo­ba­li­za ción.“Enes­tep ro­ces o de li­be­ra­li­za ción,aun­qu ea ni­vel agre­ga­do el re­sul­ta­do es po­si­ti­vo, hay gru­pos de per­de­do­res”, re­co­no­ce. ¿Quie­nes? Pa­ra Gi­rod, son las víc­ti­mas de la au­to­ma­ti­za­ción. Se­gún el pres­ti­gio­so eco­no­mis­ta del MIT, Da­ron Ace­mo­glu: “No­pue­des pen­sar en ha­cer vol­ver los em­pleos de la cla­se me­dia. Mu­chos de los que se fue­ron vol­ve­rán en for­ma de ro­bot, en lu­gar de en per­so­nas”.

De ahí que mu­chos se in­te­rro­gan si po­ner ba­rre­ras, mu­ros y aran­ce­les es una bue­na res­pues­ta. “Trump cree que con el pro­tec­cio­nis­mo va a pro­te­ger a los tra­ba­ja­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos. Es­tá equi­vo­ca­do”, di­jo Dany Bahar, del Broo­kings Ins­ti­tu­te.

“Du­do de que el pro­tec­cio­nis­mo sea la res­pues­ta ade­cua­da, –coin­ci­de Gi­rod–. Hay sec­to­res que sí es pre­ci­so pro­te­ger. Uno es la agri­cul­tu­ra, por mo­ti­vos am­bien­ta­les. Y el otro, la in­dus­tria cul­tu­ral, por­que hay tam­bién un fac­tor so­cial que con­si­de­rar. La glo­ba­li­za­ción ha afec­ta­do a la iden­ti­dad de las per­so­nas. De ahí que se pro­duz­ca el re­cha­zo a la in­mi­gra­ción. Fue­ra de es­tos ám­bi­tos, los go­bier­nos de­be­rían más bien preo­cu­par­se de for­mar a las per­so­nas an­te la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial que se ave­ci­na”.

Los da­tos in­di­can que la aper­tu­ra glo­bal de la eco­no­mía es­ta­ba un tan­to exa­ge­ra­da y ahora da mar­cha atrás El pro­tec­cio­nis­mo no acos­tum­bra a crear más em­pleos, en un con­tex­to de al­ta au­to­ma­ti­za­ción

TIM RUE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.