Dos co­rrien­tes acer­ca de la in­ver­sión en 5G

La quin­ta ge­ne­ra­ción de te­le­fo­nía mó­vil ins­pi­ra la pro­me­sa de ne­go­cios mul­ti­mi­llo­na­rios

La Vanguardia - Dinero - - DIGITAL - Nor­ber­to Ga­lle­go

Me­nos de un mes, veintiocho días fal­tan pa­ra que en la Fi­ra de Barcelona se abra el Mo­bi­le World Con­gress 2017, y no es­tá de más re­cor­dar que, pe­se a lo que el nom­bre pue­da su­ge­rir, no es ni ha si­do nun­ca una fe­ria de gad­gets. Los ha­brá, có­mo no, pe­ro el MWCes un even­to em­pre­sa­rial, un pun­to de en­cuen­tro en­tre los ac­to­res de un mer­ca­do glo­bal; los usua­rios son la re­fe­ren­cia en cu­yo nom­bre se di­se­ñan las es­tra­te­gias. Un asun­to do­mi­nan­te, de ca­pi­tal im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca, se­rá el pró­xi­mo ad­ve­ni­mien­to de la quin­ta ge­ne­ra­ción de­te­le­fo­nía mó­vil, o5G. To­do­va­se­gún lo pre­vis­to, la es­tan­da­ri­za­ción pro­gre­sa ade­cua­da­men­te pa­ra que los pri­me­ros des­plie­gues es­tén a tiem­po pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de Tokio del 2020. Si es­to es así, ¿de qué se ha­bla­rá en Barcelona? De­di­ne­ro. La si­gla 5Gins­pi­ra la pro­me­sa de ne­go­cios mul­ti­mi­llo­na­rios y exi­gen­cias de in­ver­sión co­rre­la­ti­va.

Aca­ba de pu­bli­car­se un es­tu­dio de la con­sul­to­ra in­ter­na­cio­nal IHS, The5Ge­co­nomy: how5G­tech­no­logy will con tri­bu­te tot­heg lo ba­le co­nomy. Lle­ga ala pre­vi­sión de­que la ca­de­na de va­lor que se mueve en­torno a es­ta tec­no­lo­gía ge­ne­ra­rá en el 2035 [que ya es pre­ver] un pro­duc­to bru­to de 3,5 bi­llo­nes de dó­la­res y so­por­ta­rá 22 mi­llo­nes de em­pleos en to­do el mun­do. Co­mo­quie­ra que el 2035 que­da le­jos, IHS acer­ca el fo­co y apun­ta que en­tre el 2020 y el 2035 su con­tri­bu­ción al PIB glo­bal se­rá equi­va­len­te al ta­ma­ño ac­tual de la eco­no­mía de In­dia, que es la sép­ti­ma del ran­king.

Pa­ra que tal pro­nós­ti­co se cum­pla, ¿de cuán­to de­be­rían ser las in­ver­sio­nes?, ¿a qué rit­mo?, ¿có­mo se fi­nan­cia­rán?, ¿ha­bría que em­pe­zar ya o apu­rar los pla­zos?, ¿cuán­to se pue­de­pro­lon­gar­la vi­da de­la tec­no­lo­gía vi­gen­te?, ¿qué nuevos ser­vi­cios son prio­ri­ta­rios?, ¿ten­drán usua­rios dis­pues­tos a pa­gar por ellos?, ¿se­rán ex­plo­ta­dos por los ope­ra­do­res de hoy o apa­re­ce­rán otros de nue­vo cu­ño?, ¿se­rán úti­les los cri­te­rios ac­tua­les de­re­gu­la­ción?

Ca­da pre­gun­ta tie­ne múl­ti­ples res­pues­tas, pe­ro bá­si­ca­men­te es po­si­ble dis­tin­guir dos cam­pos, con nom­bres y ape­lli­dos. Por un la­do, la in­dus­tria pro­vee­do­ra de in­fraes­truc­tu­ras de red, ago­bia­da, qui­sie­ra que los ope­ra­do­res ace­le­ren su ci­clo de in­ver­sio­nes en el 5G. Por otro, es­tos ope­ra­do­res –cu­yas fi­nan­zas tam­po­co son bo­yan­tes– no se nie­gan, pe­ro acom­pa­san sus des­em­bol­sos a los re­tor­nos de la in­ver­sión. Con­tra­zo grue­so, es­tas son las gran­des lí­neas que aflo­ra­rán en el MWC. Des­de lue­go, po­co gla­mour pa­ra un adic­to a los mó­vi­les.

“La evo­lu­ción del 4G al 5G es una enor­me opor­tu­ni­dad, pe­ro co­mo to­do cam­bio tec­no­ló­gi­co im­pli­ca ries­gos –arran­ca Joa­quín Ma­ta, di­rec­tor de Ope­ra­cio­nes y Red de Te­le­fó­ni­ca en Es­pa­ña– y es­tá de­mos­tra­do que las pri­sas son ma­las con­se­je­ras; el que se sal­ta los pro­ce­sos pro­ba­ble­men­te se lle­va­rá un dis­gus­to. El 5G lle­ga­rá cuan­do co­rres­pon­da, no más tar­de pe­ro tam­po­co an­tes. ¡Có­mo no vamos a apos­tar por el 5G!, pe­ro las fi­chas se ve­rán en la me­sa cuan­do to­que ju­gar”.

¿Cuán­do se­rá eso? “De­pen­de­rá de mu­chos fac­to­res y de va­rias pers­pec­ti­vas. Un pri­mer re­qui­si­to, vá­li­do pa­ra to­do el mun­do, es que las tec­no­lo­gías que con­for­man el 5 G es­tén de­bi­da­men­te es­tan­da­ri­za­das, y de es­to hay or­ga­nis­mos que se ocu­pan. Otro, en el que creo coin­ci­di­re­mos to­dos, es que la in­dus­tria ten­ga pro­pues­tas de in­fra­es­truc­tu­ra y ter­mi­na­les acor­des con los es­tán­da­res. Su pre­gun­ta no de­be­ría ser cuán­do, sino pa­ra qué”.

Al cro­nis­ta, fran­ca­men­te, la fra­se le suena a crí­ti­ca im­plí­ci­ta a los me­dios, a la tri­via­li­dad de la in­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca. Se sim­pli­fi­ca cuan­do se su­po­ne que des­pués del 4G ven­drá el 5G. No es así; en­tre am­bas si­glas hay un an­cho mun­do, mu­cho más que una pro­gre­sión de ve­lo­ci­dad, co­mo sue­le creer­se.

En po­cos años, la te­le­fo­nía mó­vil ha pro­gre­sa­do des­de una plataforma de co­mu­ni­ca­ción de voz en­tre per­so­nas (3G) a otra que pri­vi­le­gia el trá­fi­co de da­tos (4G), pe­ro con­vi­ve con la an­te­rior en dis­tin­tas ban­das de fre­cuen­cia. La pró­xi­ma eta­pa (5G) exi­gi­rá mul­ti­pli­car los pun­tos de co­ne­xión, aña­dir ubi­cui­dad, me­jo­rar la pro­pa­ga­ción de la se­ñal, re­cor­tar los tiem­pos de res­pues­ta y adap­tar­se au­sos­que, enal­gu­nos­ca­sos, só­lo se ima­gi­nan.

Ma­ta pre­ten­de ser pre­ci­so :“Nin­gún ope­ra­dor, y des­de lue­go no es el ca­so deTe­le­fó­ni­ca, pue­de­re­sis­tir­se ala evo­lu­ción desured; si lo hi­cie­ra, per­de­ría su lu­gar en el mer­ca­do. Pe­ro hay dos cir­cuns­tan­cias que ha de con­si­de­rar: que la de­man­da po­ten­cial jus­ti­fi­que la in­ver­sión, y sus­ci­te un mo­de­lo de ne­go­cio via­ble”. Tra­za en una pi­za­rra có­mo ve Te­le­fó­ni­ca la tran­si­ción en­tre el 4Gy el 5G, pa­san­do por el 4,5G. “La red 4G de Te­le­fó­ni­ca tie­ne mu­cho re­co­rri­do por delante; se­gui­mos im­plan­tan­do tec­no­lo­gías pa­ra ex­ten­der y me­jo­rar los ser­vi­cios, pa­ra que la ex­pe­rien­cia de los usua­rios dé un sal­to. El di­le­ma en­tre el 4G y el 5G no exis­te: tra­ba­ja­mos jun­to a los su­mi­nis­tra­do­res, y con se­gu­ri­dad ha­brá co­sas que anun­ciar en Barcelona”.

La con­tri­bu­ción al PIB glo­bal del 5G equi­val­drá al ac­tual PIB de la In­dia, en­tre los años 2020 y 2035

AR­CHI­VO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.