Tras cre­cer un 120% el año pa­sa­do, ahora mi­ran al sec­tor pú­bli­co

Ca­da vez los usan más em­pre­sas, pe­ro el gran po­ten­cial de cre­ci­mien­to vie­ne de la mano de las ad­mi­nis­tra­cio­nes

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA -

Lo­re­na Fa­rràs Pé­rez Los bo­nos ver­des si­guen vien­to en po­pa. Des­de su na­ci­mien­to en el 2007, con las pri­me­ras emi­sio­nes de los Ban­cos Mul­ti­la­te­ra­les de De­sa­rro­llo, han re­gis­tra­do un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial que el año pa­sa­do se tra­du­jo en 93.400 mi­llo­nes de dó­la­res en emi­sio­nes de bo­nos ver­des se­gún Moody’s, un 120% más que en el 2015. La agen­cia atri­bu­ye es­ta ci­fra ré­cord al acuer­do de París con­tra el cam­bio cli­má­ti­co y a la apues­ta de Chi­na por es­te ins­tru­men­to de fi­nan­cia­ción. Yel­pre­sen­te ejer­ci­cio po­dría fi­na­li­zar­se con otra ci­fra ré­cord, de 206.000 mi­llo­nes de dó­la­res, tras otro in­cre­men­to pre­vis­to del 120%.

A pe­sar del gran cre­ci­mien­to re­gis­tra­do, los bo­nos ver­des si­guen siendo un pro­duc­to mi­no­ri­ta­rio al re­pre­sen­tar só­lo el 0,13% del mer­ca­do bo­nis­ta. Sin em­bar­go, su po­ten­cial es enor­me, es­pe­cial­men­te cuan­do des­pe­gue la de­man­da pú­bli­ca, que en la ac­tua­li­dad re­pre­sen­ta el 20% del to­tal (el 80% res­tan­te son bo­nos ver­des cor­po­ra­ti­vos). El prin­ci­pal obs­tácu­lo a su de­sa­rro­llo, en opi­nión de Al­ber­to Cas­ti­lla, di­rec­tor de repu­tación y RSC d’EY, es que los bo­nos ver­des “son muy des­co­no­ci­dos to­da­vía, so­bre to­do en el ám­bi­to de los ayun­ta­mien­tos pa­ra los que re­pre­sen­tan una gran opor­tu­ni­dad que no es­tán apro­ve­chan­do”.

El país lí­der enemi­sión de­bo­nos ver­des en Europa es Fran­cia, gra­cias, pre­ci­sa­men­te al em­pu­je del sec­tor pú­bli­co, in­di­ca Al­ber­to Cas­ti­lla. El país ga­lo ha em­pe­za­do tam­bién a emi­tir bo­nos ver­des so­be­ra­nos, un me­lón que en Europa abrió la Re­pú­bli­ca de Po­lo­nia el año pa­sa­do al emi­tir bo­nos ver­des por va­lor de 750 mi­llo­nes de eu­ros. Reino Uni­do, Sue­cia o Ita­lia po­drían ser los pró­xi­mos. Es­tos bo­nos ver­des so­be­ra­nos tie­nen co­mo ob­je­ti­vo dis­mi­nuir la hue­lla de car­bono del país pa­ra ace­le­rar la tran­si­ción ener­gé­ti­ca y fa­vo­re­cer el me­dio am­bien­te y a los ciu­da­da­nos.

En es­ta lí­nea, la Unión Eu­ro­pea ani­mó re­cien­te­men­te a los es­ta­dos miem­bros a par­ti­ci­par más ac­ti­va­men­te en el mer­ca­do, emi­tien­do sus pro­pios bo­nos ver­des. Des­de Bru­se­las han cal­cu­la­do que pa­ra al­can­zar los ob­je­ti­vos am­bien­ta­les co­mu­ni­ta­rios del 2030 es ne­ce­sa­rio in­ver­tir 177.000 mi­llo­nes de eu­ros anual­men­te y los eu­ro­dipu­tados apues­tan por los bo­nos ver- des co­mo una he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra cap­tar esos fon­dos.

En el con­tex­to es­pa­ñol Son va­rias las em­pre­sas que han apos­ta­do por es­te ti­po de fi­nan­cia­ción en Es­pa­ña, en­ca­be­za­das por Iber­dro­la, que lle­va ya cua­tro emi­sio­nes de bo­nos ver­des. Sin em­bar­go, las em­pre­sas y ad­mi­nis­tra- cio­nes pú­bli­cas se re­sis­ten to­da­vía. Só­lo el ICO se ha atre­vi­do con los bo­nos so­cia­les, si­mi­la­res a los ver­des pe­ro di­ri­gi­dos a fi­nan­ciar pro­yec­tos con fi­nes so­cia­les.

Al igual que a ni­vel glo­bal, el 2016 fue tam­bién un buen ejer­ci­cio pa­ra los bo­nos ver­des en Es­pa­ña. Fue­ron va­rias las com­pa­ñías que apos­ta­ron por es­te mé­to­do de fi­nan­cia­ción. Des­ta­ca­ron dos emi­sio­nes de Iber­dro­la, dos de Ac­cio­na y una de Ca­ja Ru­ral de Na­va­rra. En cuan­to a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras ges­to­ras, el BB­VA se po­si­cio­nó el año pa­sa­do co­mo la en­ti­dad más ac­ti­va al par­ti­ci­par en va­rias emi­sio­nes co­mo Lead Ma­na­ger.

Pe­ro si los bo­nos ver­des son só­lo una pe­que­ña par­te del mer­ca­do bo­nis­ta, en Es­pa­ña ello es aún más cier­to, ya que es uno de los paí­ses que me­nos han apos­ta­do por es­te mé­to­do de fi­nan­cia­ción en la Unión Eu­ro­pea. El ex­per­to de EY acha­ca es­ta reali­dad a la re­cien­te cri­sis eco­nó­mi­ca, que ha si­do una ré­mo­ra pa­ra el de­sa­rro­llo de gran­des pro­yec­tos de in­fraes­truc­tu­ras ver­des, que tie­nen un ele­va­do cos­te económico. Es de es­pe­rar que con la recuperación au­men­te la apues­ta por es­te ti­po de bo­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.