Di­gi­ta­li­za­ción y dis­rup­ción

La Vanguardia - Dinero - - INPUT - Xa­vier Fe­rràs De­cano de la fa­cul­tad de Em­pre­sa de la UVi­cUCC

En las úl­ti­mas se­ma­nas, se es­tán su­ce­dien­do no­ti­cias im­pac­tan­tes so­bre có­mo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es­tá pe­ne­tran­do en to­dos los cam­pos de la em­pre­sa. Brid­ge­wa­ter As­so­cia­ted, el ma­yor hed­ge fund del mun­do, ha anun­cia­do que tra­ba­ja en un sis­te­ma in­te­li­gen­te que per­mi­ta subs­ti­tuir a to­dos sus ana­lis­tas, evi­tan­do así la va­ria­bi­li­dad emo­cio­nal en la toma de de­ci­sio­nes de in­ver­sión. Si­mul­tá­nea­men­te, Fok­ku­ku Mu­tual Li­fe, com­pa­ñía ja­po­ne­sa de se­gu­ros, ha he­cho pú­bli­co que subs­ti­tui­rá va­rias de­ce­nas de sus téc­ni­cos por al­go­rit­mos. IBM ya ata­có el sis­te­ma fi­nan­cie­ro en sep­tiem­bre del 2016 con la com­pra de Pro­mon­tory Fi­nan­cial Group, una de las prin­ci­pa­les fir­mas de con­sul­to­ría de Wall Street. Su sis­te­ma Wat­son IBM en­gu­lli­rá la in­for­ma­ción de la com­pa­ñía (con una ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción de da­tos equi­va­len­te a un mi­llón de li­bros por se­gun­do) y se­rá en­tre­na­do pa­ra con­ver­tir­se rá­pi­da­men­te en un hi­per­ex­per­to con­sul­tor fi­nan­cie­ro.

Si­gi­lo­sa­men­te, las má­qui­nas van ocu­pan­do po­si­cio­nes su­pe­rio­res de ges­tión: ya en el 2014 el fon­do Deep Know­led­ge Ven­tu­res in­cor­po­ró un sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial a su con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción, con de­re­cho a vo­to so­bre las de­ci­sio­nes de in­ver­sión de la com­pa­ñía. ¿Qué pa­sa­rá si to­dos es­tos al­go­rit­mos de­mues­tran unos re­sul­ta­dos que ba­ten sis­te­má­ti­ca­men­te al mer­ca­do? ¿Có­mo trans­for­ma­rán el sec­tor fi­nan­cie­ro y la ban­ca de in­ver­sión? ¿Des­apa­re­ce­rá la pro­fe­sión de analista fi­nan­cie­ro?

Fa­ce­book pue­de ope­rar ya en Es­pa­ña co­mo en­ti­dad de di­ne­ro elec­tró­ni­co, to­man­do po­si­cio­nes en ban­ca. ¿Qué pa­sa­ría si un día una de las gran­des pla­ta­for­mas di­gi­ta­les ob­tu­vie­ra las li­cen­cias ne­ce­sa­rias pa­ra ope­rar co­mo ban­ca co­mer­cial? ¿Qué pa­sa­ría si Goo­gle nos pi­die­ra do­mi­ci­liar la nó­mi­na? Fa­ce­book o Goo­gle sa­ben (o pue­den sa­ber) to­do so­bre no­so­tros: quié­nes son nues­tros contactos, qué ni­vel de ren­ta te­ne­mos, por dón­de via­ja­mos, con qué ve­lo­ci­dad con­tes­ta­mos nues­tros co­rreos elec­tró­ni­cos, cuál es nues­tro es­ta­do de sa­lud o de áni­mo, y cuá­les son nues­tros hob­bies. Na­die co­mo ellos pa­ra tra­zar un per­fil psi­co­ló­gi­co pre­ci­so y pa­ra de­ci­dir con­ce­der­nos (o no) un prés­ta­mo. Na­die pa­ra lan­zar las ofer­tas y promociones más agre­si­vas en los mo­men­tos exac­tos.

Las gran­des pla­ta­for­mas di­gi­ta­les dis­po­nen de ca­pa­ci­da­des úni­cas de seg­men­ta­ción del mer­ca­do, lle­ga­da al usua­rio fi­nal, ofer­ta per­so­na­li­za­da y mo­to­res de in­te­li­gen­cia su­fi­cien­tes pa­ra in­ver­tir di­ná­mi­ca­men­te nues­tros aho­rros en cual­quier par­te del mun­do, a la ve­lo­ci­dad de la luz. Ope­ran­do, ade­más, a es­ca­la glo­bal, y con in­creí­bles eco­no­mías de es­ca­la y de al­can­ce. Un so­lo al­go­rit­mo po­dría aten­der on li­ne, de for­ma per­so­na­li­za­da, a cen­te­na­res de mi­les de clien­tes. Al­go­rit­mo que, ade­más, pue­de dis­po­ner de avan­za­das in­ter­fa­ses de voz y en­ten­der el len­gua­je na­tu­ral (res­pon­der co­rrec­ta­men­te a pre­gun­tas).

¿Dón­de que­dan las ofi­ci­nas ban­ca­rias tra­di­cio­na­les en es­te es­ce­na­rio? Los gi­gan­tes di­gi­ta­les dis­po­nen de ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas im­ba­ti­bles pa­ra ofre­cer ser­vi­cios fi­nan­cie­ros: con­trol ab­so­lu­to de la lle­ga­da a usua­rio fi­nal, ca­pa­ci­da­des de compu­tación e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial ma­si­va, red de in­for­ma­ción glo­bal, y mar­ca re­co­no­ci­da. La di­gi­ta­li­za­ción del mun­do económico avan­za im­pa­ra­ble, en am­pli­tud y en pro­fun­di­dad. Ca­da vez, más sec­to­res son afec­ta­dos por la trans­for­ma­ción di­gi­tal y es­ta tie­ne ma­yor po­ten­cia, asu­mien­do fun­cio­nes de toma de de­ci­sio­nes com­ple­jas e, in­clu­so, ta­reas crea­ti­vas.

En el mo­men­to ál­gi­do de la épi­ca com­pe­ti­ción de go (jue­go de es­tra­te­gia orien­tal, mu­cho más com­ple­jo que el ajedrez), ce­le­bra­da el pa­sa­do año en­tre el cam­peón mun­dial, el co­reano Lee Se­dol, y el sis­te­ma Goo­gle Dee­pMind, la má­qui­na reali­zó un mo­vi­mien­to inau­di­to: ines­pe­ra­da­men­te, co­lo­có una pie­za en una zo­na de­socu­pa­da del ta­ble­ro, en me­dio de la na­da. Los ana­lis­tas que se­guían la par­ti­da, re­trans­mi­ti­da en di­rec­to a más de 60 mi­llo­nes de afi­cio­na­dos (bá­si­ca­men­te asiá­ti­cos) afir­ma­ron que “ha­bía si­do un error”. El cam­peón hu­mano, des­con­cer­ta­do, pi­dió quin­ce mi­nu­tos pa­ra sa­lir, re­fres­car­se, y pen­sar en el sen­ti­do de aquel mo­vi­mien­to. Fue un pun­to de in­fle­xión: a par­tir de ese mo­men­to, la má­qui­na to­mó la ini­cia­ti­va y fi­nal­men­te de­rro­tó al co­reano. Análisis pos­te­rio­res de­ter­mi­na­ron que aquel ex­tra­ño mo­vi­mien­to de­fi­ni­ti­va­men­te “no ha­bía si­do hu­mano”. Al­gu­nos lo ca­li­fi­ca­ron co­mo “ex­tre­ma­da­men­te be­llo”. Y es que si las má­qui­nas son ca­pa­ces de desa­rro­llar pen­sa­mien­to es­tra­té­gi­co, se­rán ca­pa­ces de avan­zar hacia la be­lle­za y el ar­te.

Una bue­na es­tra­te­gia re­quie­re sin­gu­la­ri­dad y ele­gan­cia, ori­gi­na­li­dad y ar­mo­nía. De­be ser be­lla, co­mo el ar­te. Y, efec­ti­va­men­te, hoy al­go­rit­mos in­te­li­gen­tes son ca­pa­ces de apren­der los patrones mu­si­ca­les de Bach y com­po­ner nue­vas me­lo­días co­mo si fue­ran del mú­si­co ori­gi­nal. O pin­tar cua­dros co­mo Rem­brandt. O es­cri­bir hai­kus, poe­mas cor­tos ja­po­ne­ses. Los ro­bots sa­ben ya có­mo des­per­tar emo­cio­nes.

La di­gi­ta­li­za­ción es­tá trans­for­man­do el mun­do de for­ma crí­ti­ca y, en oca­sio­nes, trau­má­ti­ca. La em­pre­sa tai­wa­ne­sa Fox­comm, uno de los ma­yo­res con­tra­tis­tas de ma­nu­fac­tu­ra del mun­do, pro­vee­do­ra de Ap­ple, anun­ció el pa­sa­do año la subs­ti­tu­ción de 60.000 em­plea­dos por ro­bots. Ahora ha des­ve­la­do sus pla­nes pa­ra au­to­ma­ti­zar la prác­ti­ca to­ta­li­dad de sus lí­neas de pro­ce­so. 40.000 ro­bots fle­xi­bles ( fox­bots) es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra subs­ti­tuir a cen­te­na­res de mi­les de hu­ma­nos en Asia. Los ro­bots no se que­jan, no des­can­san, no or­ga­ni­zan huel­gas, tra­ba­jan sin pe­dir na­da a cam­bio y son más pro­duc­ti­vos a me­di­da que apren­den de ellos mis­mos.

¿Qué pa­sa­rá si, lle­ga­do el mo­men­to, cual­quier tra­ba­jo hu­mano, ma­nual o cog­ni­ti­vo, re­pe­ti­ti­vo o per­so­na­li­za­do, pue­de ser desem­pe­ña­do por un sis­te­ma di­gi­tal? ¿Qué pa­sa­rá si el in­di­vi­duo pier­de su sen­ti­do económico?

Di­gi­ta­li­za­ción Hay al­go­rit­mos in­te­li­gen­tes ca­pa­ces de com­po­ner mú­si­ca o es­cri­bir poe­mas; los ro­bots sa­ben ya có­mo des­per­tar emo­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.