Trump, un se­rio gol­pe al co­mer­cio in­ter­na­cio­nal

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Jo­sep Bosch Ex­je­fe de pren­sa de la OMC y pro­fe­sor en la Glo­bal Bu­si­ness School

El 18 de ju­nio de 1930 ha pa­sa­do a la his­to­ria co­mo una de las fe­chas más in­fa­mes en las re­la­cio­nes co­mer­cia­les in­ter­na­cio­na­les. Ese día en­tró en vi­gor en Es­ta­dos Uni­dos la lla­ma­da “Ley aran­ce­la­ria Smoot-Haw­ley”, des­ti­na­da, se­gún su enun­cia­do, a re­gu­lar el co­mer­cio con paí­ses ex­tran­je­ros, alen­tar la in­dus­tria es­ta­dou­ni­den­se y pro­te­ger a los tra­ba­ja­do­res de aquel país de la com­pe­ten­cia ex­te­rior.

Es­ta ley es­ta­ba ini­cial­men­te pen­sa­da pa­ra pro­te­ger so­lo a los agri­cul­to­res, pe­ro rá­pi­da­men­te otros sec­to­res de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se pi­die­ron una pro­tec­ción si­mi­lar. El re­sul­ta­do fue “La Gran De­pre­sión” de los años 30. Los aran­ce­les so­bre las im­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses se cua­dri­pli­ca­ron y los aso­cia­dos co­mer­cia­les de EE.UU. re­pli­ca­ron la me­di­da con sus pro­pias me­di­das de re­tor­sión, con la inevi­ta­ble con­se­cuen­cia de que el co­mer­cio mun­dial dis­mi­nu­yó ca­si el 70% en los años si­guien­tes. El des­em­pleo subió brus­ca­men­te: en lu­gar de pro­te­ger em­pleo se des­tru­yó en pro­por­cio­nes gi­gan­tes­cas. Las re­la­cio­nes po­lí­ti­cas em­peo­ra­ron al tiem­po que las eco­no­mías se hun­dían. Pron­to lle­ga­ron las ideo­lo­gías per­ver­sas del fas­cis­mo y el na­zis­mo.

Aca­ba­do es­te te­rri­ble epi­so­dio de la Hu­ma­ni­dad, en 1945, sur­gió la idea del mul­ti­la­te­ra­lis­mo en las re­la­cio­nes co­mer­cia­les: la coo­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, la es­ta­bi­li­dad en los in­ter­cam­bios con unas re­glas que ase­gu­ra­ran la jus­ti­cia, el de­sa­rro­llo y el pro­gre­so de las so­cie­da­des; el aban­dono del na­cio­na­lis­mo económico y el ais­la­mien­to, la dis­cri­mi­na­ción y los blo­queos y los boi­cots, con una po­lí­ti­ca de li­be­ra­li­za­ción co­mer­cial y re­duc­ción de ba­rre­ras ar­bi­tra­rias. El sis­te­ma, con to­das sus im­per­fec­cio­nes, ha fun­cio­na­do du­ran­te ca­si se­ten­ta años que a la vez ha coin­ci­di­do con un lar­go pe­rio­do de paz y re­la­ti­va es­ca­sez de gue­rras co­mer­cia­les.El 20 de enero de 2017 pue­de haber cam­bia­do to­do es­to.

Con su ac­ti­tud de pe­que­ño dic­ta­dor gol­pis­ta fir­man­do sen­ten­cias de muer­te con­tra los di­ri­gen­tes de un an­te­rior régimen de­pues­to, Do­nald Trump pa­re­ce dis­pues­to a des­truir el sis­te­ma de re­glas que, al re­vés de lo que ha su­ce­di­do con un sis­te­ma fi­nan­cie­ro po­co re­gla­men­ta­do, ha da­do al co­mer­cio mun­dial es­ta­bi­li­dad y cre­ci­mien­to or­de­na­do du­ran­te mu­chos años. Ade­más de re­ne­go­ciar el Naf­ta, des­pués de 23 años de fun­cio­na­mien­to flui­do, otra de sus pri­me­ras “eje­cu­cio­nes” ha si­do el lla­ma­do TPP. Es­te acuer­do, di­se­ña­do pa­ra ais­lar a Chi­na y man­te­ner la in­fluen­cia de EE.UU. en la re­gión, tra­ta­ba de es­tre­char víncu­los eco­nó­mi­cos en­tre do­ce paí­ses (con el 40% del co­mer­cio mun­dial) en el área Asia-Pa­cí­fi­co.

El re­sul­ta­do in­mi­nen­te se­rá que el pro­ce­so de tras­va­se de po­der económico de Oc­ci­den­te a Orien­te va a in­ten­si­fi­car­se en be­ne­fi­cio de Chi­na, que es la po­ten­cia a la que ahora Trump quie­re “cas­ti­gar”, y en de­tri­men­to de EE.UU., una po­ten­cia en len­ta decadencia, que es lo que el pre­si­den­te qui­sie­ra evi­tar.

Fue iró­ni­co –y su­rrea­lis­ta– ver en el Fo­ro Económico de Da­vos, en Sui­za, al pre­si­den­te de Chi­na, una eco­no­mía con con­trol es­ta­tal, pro­tec­cio­nis­ta y na­da trans­pa­ren­te, con­ver­tir­se en el pa­la­dín del li­bre co­mer­cio y la glo­ba­li­za­ción to­man­do un li­de­raz­go que an­tes te­nía Es­ta­dos Uni­dos.

El pró­xi­mo gol­pe de Trump pue­de ser aún mu­cho más fuer­te si de­ci­de des­pre­ciar las re­glas de jue­go del mul­ti­la­te­ra­lis­mo y pa­sa por al­to a la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC), el guar­dián de esas re­glas ne­go­cia­das y acep­ta­das por to­dos, y so­bre to­do su Sis­te­ma de So­lu­ción de Di­fe­ren­cias. Es­te se­rá el pró­xi­mo gran “test” de si Es­ta­dos Uni­dos quie­re o no cum­plir con sus obli­ga­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Siem­pre ha si­do di­fí­cil pa­ra los paí­ses, so­bre to­do los po­de­ro­sos, acep­tar la ju­ris­dic­ción de tri­bu­na­les in­ter­na­cio­na­les por­que creen que es­tos in­frin­gen su so­be­ra­nía. Pe­ro es­tos tri­bu­na­les han si­do y son ne­ce­sa­rios pa­ra ga­ran­ti­zar la jus­ti­cia en las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, la con­vi­ven­cia y la paz. Da la sen­sa­ción que Trump no tie­ne ga­nas de per­der de­ma­sia­do tiem­po en es­tas con­si­de­ra­cio­nes. Y me­nos tiem­po aún pa­ra el de­co­ro y la de­cen­cia en su tra­to con las de­más na­cio­nes. Un mul­ti­la­te­ra­lis­mo ya al­go de­bi­li­ta­do en los úl­ti­mos años por la cri­sis económico-fi­nan­cie­ra tie­ne an­te sí un gran desafío.

Po­cos creen que to­das es­tas po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas, ais­la­cio­nis­tas y po­pu­lis­tas del pre­si­den­te Trump lo­gren el ob­je­ti­vo am­bi­cio­na­do de pro­te­ger em­pleos en Es­ta­dos Uni­dos y vol­ver al país al sen­de­ro de la gran­de­za de otro­ra. Y en cam­bio es­tán crean­do ya ten­sio­nes po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas que a la lar­ga to­dos su­fri­re­mos. Los op­ti­mis­tas creen que se tra­ta qui­zá de un lar­go tú­nel en el que se ve­rá la luz den­tro de cua­tro años. Los pe­si­mis­tas cree­mos que, aun­que es­to su­ce­da, el da­ño cau­sa­do al mul­ti­la­te­ra­lis­mo pue­de ser irre­pa­ra­ble.

BLOOMBERG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.