El lu­jo que na­ció en Ma­drid

Loe­we La fir­ma de raí­ces es­pa­ño­las im­pul­sa su ín­ti­mo víncu­lo en Ma­drid con su Casa Loe­we de Serrano

La Vanguardia - Dinero - - MARCAS QUE MARCAN -

Mar­ga­ri­ta Puig Des­de que en el 2013 ate­rri­zó Jo­nat­han W. An­der­son co­mo di­rec­tor crea­ti­vo, Loe­we­vi­ve­su nue­va épo­ca do­ra­da. Son 170 años de his­to­ria, ca­mino de los 171, los que acom­pa­ñan al bu­que in­sig­nia del lu­jo de raí­ces es­pa­ño­las. Y la mar­ca lo ce­le­bró ha­ce só­lo unos me­ses con un tri­ple acon­te­ci­mien­to. Inau­gu­ró su ma­yor tien­da del mun­do en la ma­dri­le­ña ca­lle Serrano, Casa Loe­weMadr id; pre­sen­tó el li­bro de 592 pá­gi­nas que re­su­men el lar­go via­je deLoe­wey­to­móel pa­be­llón Vi­lla­nue­va del Real Jar­dín Bo­tá­ni­co pa­ra ex­po­ner la mues­tra ti­tu­la­da Pa­sa­do,

pre­sen­te y fu­tu­ro con que re­la­tó los mo­men­tos más des­co­no­ci­dos de la in­ten­sa his­to­ria de la mar­ca.

Así es co­mo mu­chos des­cu­brie­ron, por ejem­plo, que el nue­vo pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, asis­tió a la fies­ta de la inau­gu­ra­ción de la bou­ti­que neo­yor­qui­na ha­ce ya dé­ca­das. O una ima­gen del pri­mer di­se­ño que Jo­nat­han W. An­der­son fir­mó ha­ce tres años pa­ra la fir­ma, cuan­do el gru­po to­do­po­de­ro­so de lu­jo LVMH (pro­pie­ta­rio de Loe­we) es­co­gió al bri­tá­ni­co pa­ra re­ju­ve­ne­cer su mo­da.

Jo­nat­han W. An­der­son apro­ve­chó pa­ra anun­ciar su pro­pó­si­to al frente del di­se­ño de Loe­we: “Soy in­glés, y cuan­do pien­so en Lon­dres, Bur­berry es la fir­ma que me vie­ne a la ca­be­za. Lo que quie­ro es que cuan­do la gen­te pien­se en Ma­drid, su re­fe­ren­cia sea Loe­we”, ex­pli­ca­ba al tiem­po que mos­tra­ba la nue­va tien­da ma­dri­le­ña.

Son unos mil me­tros cua­dra­dos en pleno ba­rrio de Sa­la­man­ca en el mis­mo edi­fi­cio his­tó­ri­co del si­glo XIX­queal­ber­ga la se­de de la fir­ma. La nue­va Casa Loe­we Ma­drid in­clu­ye es­pa­cios pa­ra hom­bre, mu­jer y ac­ce­so­rios, así co­mo sec­cio­nes es­pe­cia­les pa­ra productos de piel exó­ti­ca y en­car­gos a me­di­da. Pe­ro es un con­cep­to mu­cho más com­ple­jo. Va más allá que una sim­ple tien­da. Por­que se ha con­ce­bi­do co­mo “si fue­ra la casa de un co­lec­cio­nis­ta, don­de el ar­te tie­ne una im­por­tan­cia ca­pi­tal”, ex­pli­ca­ba An­der­son. “Y no só­lo el ar­te, tam­bién las flo­res. Una pe­que­ña flo­ris­te­ría ins­pi­ra­da en la vi­da y la obra de la pio­ne­ra, edu­ca­do­ra, flo­ris­ta y au­to­ra bri­tá­ni­ca Cons­tan­ce Spry (18861960) per­mi­te que to­do el mun­do dé el pa­so y en­tre en Loe­we. Es mi idea de de­mo­cra­ti­zar el lu­jo: ahora en Casa Loe­weMa­dridh ay op­cio­nes a par­tir de los cin­co eu­ros y has­tal o que ca­da uno pue­da gas­tar­se ”.

Otra op­ción es sim­ple­men­te en­trar y dis­fru­tar del es­pí­ri­tu Loe­we y de las obras de ar­te ele­gi­das por An­der­son y ad­qui­ri­das a pro­pó­si­to pa­ra es­te es­pa­cio úni­co. Es el ca­so de obras de Ed­mujn de Waal, Ri­chard Smith o Glo­ria Gar­cía Lor­ca. Y en una po­si­ción más des­ta­ca­da, un mu­ral de agua­tin­ta pin­ta­do a mano por sir Ho­ward Hodg­kin, que re­crea mo­ti­vos del pa­sa­do, el pre­sen­te y el fu­tu­ro.

Es­te es el pre­sen­te de la mar­ca cu­ya his­to­ria se re­mon­ta a 1846 cuan­do un gru­po de ar­te­sa­nos es­pa­ño­les abrió en la ca­lle Eche­ga­ray de Ma­drid y a la que ese aso­ció En­ri­que Loe­we Roes­berg, tam­bién ar­te­sano en piel, en 1872. La fir­ma cuen­ta con al­re­de­dor de 150 pun­tos de ven­ta en 32 paí­ses, en­tre tien­das pro­pias y fran­qui­cias. En to­tal, la com­pa­ñía em­plea a más de 1.100 per­so­nas en to­do el mun­do.

.

Las flo­res son siem­pre un mo­ti­vo de ins­pi­ra­ción de Jo­nat­han W. An­der­son, di­rec­tor crea­ti­vo de Loe­we

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.