Trump y sus con­tra­dic­cio­nes

La Vanguardia - Dinero - - SECTORES - Ro­bert Tor­na­bell Pro­fe­sor emé­ri­to de la URL y ex­de­cano de Esa­de Bu­si­ness School

Ma­quia­ve­lo re­co­men­dó al prín­ci­pe que era me­jor ser te­mi­do que ama­do. Al nue­vo pre­si­den­te no le bas­ta con sem­brar el te­mor con un pro­tec­cio­nis­mo a ul­tran­za. En el pro­gra­ma elec­to­ral sos­tu­vo que la deu­da so­be­ra­na de Es­ta­dos Uni­dos era una pe­sa­da car­ga pa­ra los ciu­da­da­nos y el país. Un dólar fuer­te haría po­si­ble re­du­cir la car­ga de in­tere­ses y a la vez amor­ti­zar una par­te de la deu­da viva, que es­tá en ma­nos de Chi­na, Ja­pón y al­gu­nos paí­ses ex­por­ta­do­res de pe­tró­leo, miem­bros de la OPEP.

Pe­ro su re­pre­sen­tan­te en la re­cien­te cum­bre de Da­vos, A. Sca­ra­muc­ci, di­jo abier­ta­men­te la pa­sa­da se­ma­na que un dólar fuer­te per­ju­di­ca­ría la eco­no­mía do­més­ti­ca y se­ría un im­pe­di­men­to pa­ra in­du­cir las ex­por­ta­cio­nes que de­ben crear nuevos pues­tos de tra­ba­jo en la in­dus­tria ame­ri­ca­na. Des­de lue­go, un dólar fuer­te en­ca­re­ce­rá en Es­pa­ña las im­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo y gas na­tu­ral y, de ma­ne­ra di­rec­ta, au­men­ta­rá los pre­cios de la ener­gía eléc­tri­ca que se pro­du­ce en plan­tas de ci­clo com­bi­na­do. Pe­ro lo que sin du­da ten­drá con­se­cuen­cias más gra­ves a cor­to y me­dio pla­zo se­rá la im­po­si­ción de aran­ce­les del 35% a los au­to­mó­vi­les que se fa­bri­quen en Mé­xi­co pa­ra el mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos. Ca­ta­lun­ya tie­ne una im­por­tan­te in­dus­tria au­xi­liar del au­to­mó­vil, si­tua­da en el en­torno del área me­tro­po­li­ta­na y pue­de per­der las ex­por­ta­cio­nes de ac­ce­so­rios que has­ta ahora abas­te­cían las ca­de­nas de mon­ta­je de las fá­bri­cas de Mé­xi­co y uno de los gru­pos más po­de­ro­sos, a tra­vés de acuer­dos con in­dus­tria­les de Ja­pón que tie­nen plan­tas en Es­ta­dos Uni­dos, pue­de per­der tam­bién una par­te de lo que les su­mi­nis­tra­ba. Al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes si­túan las pér­di­das por en­ci­ma de mil mi­llo­nes de eu­ros anua­les.

Es más di­fí­cil es­ti­mar las ex­por­ta­cio­nes que Ca­ta­lun­ya pue­de per­der des­ti­na­das a Chi­na, por­que nues­tros fa­bri­can­tes po­drían ver­se afec­ta­do por el aran­cel del 45% con el que ame­na­za el pre­si­den­te Trump a las fá­bri­cas de au­to­mó­vi­les del gi­gan­te asiá­ti­co cuan­do in­ten­ten ven­der a Es­ta­dos Uni­dos, a pe­sar de que el yuan se de­pre­cie con­tra el dólar. Por pri­me­ra vez, un pre­si­den­te de Chi­na participó en Da­vos. Xi Jin­ping apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad pa­ra pro­cla­mar­se a fa­vor del li­bre co­mer­cio y la eco­no­mía glo­bal, sin men­cio­nar al pre­si­den­te Trump ni sus po­lí­ti­cas. “Los pro­ble­mas que per­ju­di­can al mun­do no los ha cau­sa­do la glo­ba­li­za­ción” di­jo, por­que no son el re­sul­ta­do inevi­ta­ble de la glo­ba­li­za­ción. Y fue ca­te­gó­ri­co al afir­mar: “Na­die ga­na­rá en una gue­rra co­mer­cial y Chi­na no em­pe­za­rá una gue­rra de di­vi­sas”.

Pe­ro Chi­na pue­de per­der su cre­di­bi­li­dad si sigue ex­por­tan­do ace­ro a pre­cios por de­ba­jo de cos­tes a Europa. ¿De­be­ría­mos ne­go­ciar con Chi­na? La ru­ta de la se­da ya es un ca­mino via­ble, se­gún des­ta­có Van­guar­dia Dos­sier. |

Aran­ce­les Las car­gas que pre­ten­de el pre­si­den­te de EE.UU. pa­ra Mé­xi­co y Chi­na afec­ta­rán a la in­dus­tria au­xi­liar del au­to­mó­vil de Ca­ta­lun­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.