La re­van­cha de la Vie­ja Eu­ro­pa

Pe­se al pe­si­mis­mo ins­ta­la­do en los mer­ca­dos y a las in­cóg­ni­tas po­lí­ti­cas, la eu­ro­zo­na ha em­pren­di­do la sen­da de la re­cu­pe­ra­ción. Y su­pera in­clu­so a EE.UU.

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Piergiorgio M. San­dri Bar­ce­lo­na

En una en­tre­vis­ta a es­te dia­rio a finales del 2000, en pleno boom de la eco­no­mía del co­no­ci­mien­to, el ma­lo­gra­do eco­no­mis­ta del MIT, Ru­di Dorn­busch, se mo­fa­ba de Eu­ro­pa. Com­pa­ra­da con Es­ta­dos Uni­dos, de­cía, “es como una vie­ja an­cia­na que con­du­ce el co­che”.

Mu­cho ha llo­vi­do des­de en­ton­ces. Pe­ro la an­cia­na, por mu­cho que le pe­sen los años, pi­sa el ace­le­ra­dor. Y –si­guien­do la me­tá­fo­ra– mi­ra en su es­pe­jo re­tro­vi­sor al co­che de­por­ti­vo es­ta­dou­ni­den­se, que tie­ne al man­do aho­ra un pi­lo­to con su ca­be­lle­ra ru­bio te­ñi­do y que le si­gue de­trás.

Los da­tos in­di­can que la eu­ro­zo­na es­tá cre­cien­do más rá­pi­do que EE.UU(1,7% con­tra 1,6%). Es al­go que no ocu­rría des­de el 2008. Su­ma ca­tor­ce tri­mes­tres se­gui­dos al al­za. La con­fian­za en la eco­no­mía es­tá en lo más al­to en seis años y la de­man­da in­ter­na y los con­su­mos sos­tie­nen el ci­clo.

El pa­ro ha ba­ja­do a un dí­gi­to. La crea­ción de em­pleo mar­có en enero el ré­cord de los úl­ti­mos nue­ve años. El ín­di­ce de ac­ti­vi­dad ma­nu­fac­tu­re­ra lle­va en te­rri­to­rio ex- pan­si­vo des­de ha­ce 43 me­ses con­se­cu­ti­vos.

Pe­se a to­do ello, Ted Ma­llock, que apun­ta a ser el pró­xi­mo em­ba­ja­dor de EE.UU. an­te la UE, pro­nos­ti­ca un co­lap­so del eu­ro en 18 me­ses. “Me si­gue sor­pren­dien­do el re­tor­ci­do ne­ga­ti­vis­mo que hay ha­cia Eu­ro­pa”, di­jo Erik Niel­sen, eco­no­mis­ta je­fe de Unic­re­dit.

“Los inversores des­cuen­tan un ries­go ex­ce­si­vo”, con­fir­ma Al­ber­to Gallo, de Al­ge­bris In­vest­ments. “Mu­chos han pro­nos­ti­ca­do el fin de la unión mo­ne­ta­ria des­de la cri­sis. Creo que se equi­vo­can tam­bién es­ta vez”, ase­gu­ra. El eco­no­mis­ta Lorenzo Co­dogno se su­ma a es­te co­ro. “¡Ol­ví­den­se de la Trum­pe­co­no­mics! El swing se to­ca en Eu­ro­pa”.

Has­ta un aca­dé­mi­co nor­te­ame­ri­cano pres­ti­gio­so como Barry Ei­chen­green re­co­no­ce que cuan­do se ha­bla de Eu­ro­pa ha­bría que re­cu­rrir a la cé­le­bre ci­ta de Mark Twain: “Las no­ti­cias so­bre mi muer­te son muy exa­ge­ra­das”. “Los es­cép­ti­cos pre­vén el fi­nal del eu­ro con re­gu­la­ri­dad des­de 1999. Ha­ce 20 años que se equi­vo­can. En­tre otras co­sas por­que el cos­te de una rup­tu­ra se­ría inasu­mi­ble”. “En los úl­ti­mos años ven­go oyen­do siem­pre la mis­ma can­ti­le­na an- glo­sa­jo­na de­ma­sia­do pe­si­mis­ta so­bre Eu­ro­pa, de que el eu­ro es una ca­mi­sa de fuer­za, de que la unión se va a rom­per... Al re­vés, creo que los co­men­ta­rios son ex­ce­si­va­men­te op­ti­mis­tas so­bre EE.UU.”, afir­ma el in­ves­ti­ga­dor en Eco­no­mía Po­lí­ti­ca In­ter­na­cio­nal del Real Ins­ti­tu­to El­cano, Mi­guel Ote­ro. “Lo que pa­sa es que la nor­te­ame­ri­ca­na es una so­cie­dad más jo­ven y op­ti­mis­ta y sa­be ven­der­se me­jor. Eu­ro­pa en cam­bio es un con­ti­nen­te en­ve­je­ci­do, que tie­ne ex­pec­ta­ti­vas de­ma­sia­do al­tas que lue­go no con­si­gue cum­plir. Es­to ge­ne­ra un sen­ti­mien­to de frus­tra­ción”, aña­de.

A par­tir de ahí, la re­cu­pe­ra­ción en el Vie­jo Con­ti­nen­te tie­ne ba­ses só­li­das. Al­ber­to Gallo in­di­ca que los ban­cos eu­ro­peos han le­van­ta­do más de 260.000 mi­llo­nes de eu­ros de ca­pi­tal des­de 2010. Los prés­ta­mos de du­do­so co­bro han caí­do has­ta el 4,1%. Un ba­lan­ce ban­ca­rio sa­nea­do y una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria aco­mo­da­ti­cia han ayu­da­do a que el cré­di­to flu­ya a las py­mes eu­ro­peas, que con­tri­bu­yen

Hay una na­rra­ti­va ne­ga­ti­va so­bre la zo­na eu­ro que no re­fle­ja la reali­dad Los ban­cos, aho­ra más sa­nea­dos, con­ce­den cré­di­tos y la gen­te vuel­ve a con­su­mir y gas­tar

BRIAN SNY­DER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.