El día de la mar­mo­ta Ce­le­brar que con po­ca al­za del PIB na­ce em­pleo es ce­le­brar que la pro­duc­ti­vi­dad cre­ce po­co

Ji­meno de­nun­cia el ex­tra­va­gan­te mer­ca­do la­bo­ral es­pa­ñol que las­tra el au­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

La­re­la­ción en­tre cre­ci­mien­to y em­pleo es tur­bu­len­ta y con fre­cuen­cia in­com­pren­di­da y re­ple­ta de fa­la­cias, re­cuer­da Juan Fran­cis­co Ji­meno. Fra­ses como “el em­pleo au­men­ta só­lo si el PIB cre­ce un 1%” son brin­dis al sol pa­ra una re­la­ción que de­pen­de del país, la épo­ca con­cre­ta y de esa va­ria­ble so­bre la que sa­be­mos po­co que es la pro­duc­ti­vi­dad. Sin em­bar­go, Ji­meno, que es­te año ocu­pa la pre­si­den­cia de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Eco­no­mía, que es­tá es­pe­cia­li­za­do en macroeconomía y mer­ca­do de tra­ba­jo y que tra­ba­ja en el Ban­co de Es­pa­ña, ex­pli­ca en su li­bro Cre­ci­mien­to y em­pleo que, pe­se a las crí­ti­cas, los eco­no­mis­tas sa­ben unas cuan­tas co­sas de esa com­pli­ca­da re­la­ción.

Yen es­te li­bro ex­po­ne mu­chos de esos co­no­ci­mien­tos­pe­ro­so­bre­to­do los apli­ca al ca­so es­pa­ñol, don­de esa re­la­ción es aún más lla­ma­ti­va: du­ran­te la Gran Re­ce­sión, con una caí­da­de­lPIB­deun6%, la eco­no­míaes­pa­ño­la ha des­trui­do mu­cho más em­pleo que otros paí­ses con caí­das si­mi­la­res. Pa­ra unos, di­ce, se de­be a la na­tu­ra­le­za e in­ten­si­dad de las per­tur­ba­cio­nes que vi­vió el país –la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria–, pa­ra otros, co­moél, el fac­tor cla­ve fue la dis­fun­cio­na­li­dad del mer­ca­do de tra­ba­jo.

Sus re­gu­la­cio­nes han crea­do una seg­men­ta­ción ra­di­cal en­tre tra­ba­ja­do­res in­de­fi­ni­dos y tem­po­ra­les eco­nó­mi­ca­men­te in­efi­cien­te y so­cial­men­te in­jus­ta. La con­tra­ta­ción in­de­fi­ni­da, di­ce, es­tá pe­na­li­za­da por los pro­ce­di­mien­tos le­ga­les desuex­tin­ción y en cam­bio el nú­me­ro de cau­sas po­si­bles pa­ra la con­tra­ta­ción tem­po­ral ha­ce que en la prác­ti­ca es­té des­re­gu­la­da y des­con­tro­la­da. A eso se le aña­de una ne­go­cia­ción co­lec­ti­va que ha­ce que los con­ve­nios se re­gu­len en ám­bi­tos su­pe­rio­res al de la em­pre­sa y los fir­men aso­cia­cio­nes de po­ca re­pre­sen­ta­ti­vi­dad real. Así, las em­pre­sas bus­can la fle­xi­bi­li­dad con tem­po­ra­les, ge­ne­ran­do mu­cha ro­ta­ción y fal­ta de ade­cua­ción in­ter­na al po­ten­cial de las nue­vas tec­no­lo­gías, dis­mi­nu­yen­do el po­ten­cial de la eco­no­mía. Y los jó­ve­nes son los más per­ju­di­ca­dos. Du­ran­te la cri­sis sus em­pleos han su­fri­do una ma­sa­cre: in­clu­so en­tre los más ca­pa­ci­ta­dos se ha per­di­do más em­pleo que en­tre gen­te de más edad y me­nor ni­vel edu­ca­ti­vo.

Las con­se­cuen­cias, ne­fas­tas. La pro­duc­ti­vi­dad es el fac­tor que per­mi­te a lar­go pla­zo que el ni­vel de vi­da de un país au­men­te. Si al­guien se va­na­glo­ria de que con po­co au­men­to del PIB se crea em­pleo, ce­le­bra que­la­pro­duc­ti­vi­dad crez­ca po­co: la re­cu­pe­ra­ción real cuesta más. Pe­ro las me­di­das pa­ra au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad son a lar­go pla­zo y po­co ren­ta­bles pa­ra los po­lí­ti­cos. Me­di­das que fa­vo­rez­can la acu­mu­la­ción de co­no­ci­mien­to tec­no­ló­gi­co y la for­ma­ción y ca­pa­ci­ta­ción de tra­ba­ja­do­res me­dian­te sis­te­mas edu­ca­ti­vos y de for­ma­ción ocu­pa­cio­nal efi­ca­ces. Es­pa­ña no des­ta­ca en nin­guno de esos fren­tes. Y tras 25 años si­guien­do el fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do de tra­ba­jo es­pa­ñol, al au­tor le pa­re­ce vi­vir el día de la mar­mo­ta, con las mis­mas dis­cu­sio­nes, diag­nós­ti­cos equi­vo­ca­dos y po­lí­ti­cas in­efi­ca­ces. Yen el nue­vo tiem­po que se ave­ci­na, con una po­bla­ción más en­ve­je­ci­da, más ro­bo­ti­za­ción y cam­bio cli­má­ti­co, se­guir así es un se­gu­ro a un me­nor ni­vel de vi­da.

GETTY IMA­GES EU­RO­PE

CRE­CI­MIEN­TO Y EM­PLEO Juan Fran­cis­co Ji­meno

RBA Bar­ce­lo­na, 2016 238 p. | Pa­pel 20 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.