La La Land en la nie­ve

An­do­rra con­gre­ga a pi­lo­tos de va­rias dis­ci­pli­nas en una de las me­jo­res com­pe­ti­cio­nes del sur de Eu­ro­pa

La Vanguardia - Dinero - - MOTOR - An­do­rra Ra­mon Bal­mes

Lle­ga a sen­tir el la­ti­do de la san­gre en las sie­nes. Las pul­sa­cio­nes se ace­le­ran. La ten­sión al­can­za su clímax. Xe­vi Pons(Vic, 1980) aguan­ta el em­bra­gue con la pri­me­ra en la pa­rri­lla de sa­li­da. Cin­co se­má­fo­ros ro­jos se apa­gan co­mou­na rá­fa­ga de fu­sil au­to­má­ti­co. Un rui­do en­sor- de­ce­dor, se­co y per­sis­ten­te, se apo­de­ra del co­que­to cir­cui­to de hie­lo an­do­rrano, a 2.400 me­tros de al­tu­ra. Es como si el cie­lo se abrie­ra en to­da su ex­ten­sión.

To­do pa­sa con pre­ci­pi­ta­ción, exac­ti­tud y na­tu­ra­li­dad. El cuer­po del Cam­peón del Mun­do Su­per 2000 ya no es­tá ten­so. ¿Pa­só to­do? No, en reali­dad to­do aca­ba de em­pe­zar. El pi­lo­to de Man­lleu ha con­se­gui­do una­sa­li­da lim­pia. Mi­ra­por el re­tro­vi­sor a sus ri­va­les y con­si­gue lle­gar en se­gun­da po­si­ción a la pri­me­ra cur­va. “Ha si­do cues­tión de tac­to y con­cen­tra­ción”. Ese par­ti­cu­lar ajus­te men­tal al vo­lan­te de un Peugeot del equi­po An­do­rra­cing le per­mi­ti­rá ad­ju­di­car­se la se­gun­da po­si­ción en la pri­me­ra fi­nal de las Gse­ries, la vi­bran­te com­pe­ti­ción de ca­rre­ras de co­ches so­bre hie­lo or­ga­ni­za­da por el Au­to­mò­bil Club d’An­do­rra en el cir­cui­to del Pas de la Ca­sa.

No hay un se­gun­do de re­lax. “En fun­ción de có­mo han sa­li­do los otros, vas en­tran­do mar­chas. Es un mo­men­to es­tre­san­te”. La ca­rre­ra trans­cu­rre con in­ten­si­dad. El ru­gi­do de los mo­to­res quie­bra el si­len­cio ex­cep­cio­nal del be­llo pa­ra­je an­do­rrano. Ocho pi­lo­tos, ocho co­ches, de­rra­pan, pa­ti­nan, le­van­tan olea­das de nie­ve y se an­ti­ci­pan to­dos de for­ma or­ques­tra­da a lo que va a ocu­rrir. Enes­to con­sis­te el jue­go. Es la cla­ve de la com­pe­ti­ción. “El hie­lo te obli­ga a an­ti­ci­par mu­cho an­tes la to­ma de de­ci­sio­nes”, re­ma­ta el cam­peón de Eu­ro­pa de ra­llies, An­to­nio Za­ni­ni.

La lla­ma­da cur­va pa­ra­bó­li­ca mar­ca el ini­cio del bai­le. “Es muy emo­cio­nan­te. Sa­les de­rra­pan­do de la iz­quier­da yla si­guien­te cur­va es a la de­re­cha. Tie­nes que ha­cer un cam­bio de pe­sos y de di­rec­ción. Y to­dos los co­ches ha­cen lo mis­mo, mien­tras la nie­ve sa­le vo­lan­do por los la­te­ra­les”. Nil So­lans (Ma­ta­de­pe­ra, 1992), de­fen­sor del tí­tu­lo, ca­li­fi­ca es­te par­ti­cu­lar La La Land de ve­lo­ci­dad so­bre hie­lo como un es­pec­tácu­lo úni­co en el sur de Eu­ro­pa. “Son mo­men­tos ten­sos, emo­cio­nan­tes, que de­bes sa­ber ad­mi­nis­trar”.

Como en la pe­lí­cu­la del jo­ven di­rec­tor Da­mien Cha­ze­lle, pi­lo­tos y es­pec­ta­do­res tie­nen la sen­sa­ción de es­tar an­te un ro­da­je pa­no­rá­mi­co, un es­pec­tácu­lo vi­sual úni­co, ple­tó­ri­co de co­lo­res vi­bran­tes y si­tua­cio­nes tre­pi­dan­tes, don­de los pi­lo­tos, al igual que Ryan Gos­ling en su rol de ac­tor y bai­la­rín, se lu­cen de prin­ci­pio a fin.

Si la lau­rea­da cin­ta de C haz el lees to­da una­de­cla­ra­ción de amo­raLos Án­ge­les por los sets don­de­trans­cu­rre la his­to­ria (clubs de­jazz, ca­fe­te­rías de gran­des es­tu­dios de ci­ne), las Gse­ries an­do­rra­nas no de­jan de des­ti­lar una pa­sión es­pe­cial por el mo­tors­port. El es­ce­na­rio es úni­co, el Pas de la Ca­sa y Grand­va­li­ra, un cir­cui­to de un ki­ló­me­tro por ocho me­tros de an­cho, con be­llas vis­tas a las úl­ti­mas es­tri­ba­cio­nes pi­re­nai- cas­que mar­can la fron­te­ra con Fran­cia. Y unas tem­pe­ra­tu­ras que per­mi­ten des­car­gar adre­na­li­na en com­pe­ti­ción a 15 gra­dos ba­jo ce­ro.

Xe­vi Pons y Nil So­lans, dos pi­lo­tos es­tre­lla. Pe­ro como en La La

Land, en esa com­pe­ti­ción hay pi­lo­tos se­cun­da­rios cam­peo­nes del Mun­do. Si Cha­ze­lle cuen­ta con John Le­gend, diez ve­ces ga­na­dor del Grammy, y J.K. Sim­mons, ga­na­dor del Os­car­por Whi­plash, en el recital de el Pas de la Ca­sa com­pi­ten de la mano de Dor­na Sports Àle­xC­ri­vi­lléy los her­ma­nos Aleixy Pol Es­par­ga­ró. “Ha si­do una ex­pe­rien­cia muy po­si­ti­va y me he adap­ta­do con ra­pi­dez a es­ta sen­sa­ción de de­rra­pa­ren el hie­lo. Hay­que­do­si­fi­car bien el gas. Con la mo­to si te pa­sas con el gas aca­bas en el sue­lo”. Asus46años, ple­tó­ri­co, di­ver­ti­do y me­mo­rio­so, Àlex Cri­vi­llé (Se­va, 1970) re­vi­ve en An­do­rra sus años en la cres­ta del motociclismo cuan­do el Mun­dial de 500cc se ga­na­ba sin ayu­das elec­tró­ni­cas. “Eran pi­lo­tos más­va­lien­tes, más­pu­ros, más ar­tis­tas”, re­cuer­da Za­ni­ni.

Las Gse­ries se pro­lon­gan aho­ra has­ta el 5 de mar­zo en una in­ce­san­te ca­ta­ra­ta de man­gas. Son ca­rre­ras cor­tas, ex­plo­si­vas, que ha­cen del sá­ba­do y el do­min­go una com--

pe­ti­ción per­ma­nen­te. “Pa­sas de las eta­pas de cin­co ho­ras del Da­kar a man­gas de cin­co mi­nu­tos o de los 45 gra­dos del Da­kar a los diez ba­jo ce­ro deAn­do­rra”, ter­cia Xe­vi Pons. Pa­ra el pi­lo­to de Oso­na es el mo­men­to del año ideal pa­ra po­ner­se en for­ma de ca­ra al ini­cio de la tem­po­ra­da en pri­ma­ve­ra.

Ca­da año hay más ni­vel. Es­te in­vierno to­man par­te 27 pi­lo­tos de to­das las dis­ci­pli­nas del mo­tors­port que se al­ter­nan en 15 co­ches y dos ca­te­go­rías: las GS1 y las GS2. “Son ca­rre­ras des­ti­na­das más a pi­lo­tos de rally que de cir­cui­to. Di­ría in­clu­so que es una con­duc­ción an­ti­cir­cui­to”, apun­ta Nil So­lans, for­ma­do en la es­cue­la del RACC, con va­le­do­res de la ta­lla de Za­ni­ni y Aman Bar­full. “Pe­ro las Gse­ries te for­man muy bien. Te da unas ca­rac­te­rís­ti­cas que no en­cuen­tras en nin­gún la­do. Tie­nes que tra­ba­jar mu­cho men­tal­men­te”. En la nó­mi­na de pi­lo­tos ha­lla­mos nom­bres sig­ni­fi­ca­ti­vos como Car­los Ez­pe­le­ta, Óscar Ga­llar­do, Joan Oli­vé, Ge­rard de la Ca­sa, Ma­nel Gui­ral o Da­vid y Alex Arro­yo.

Ca­da pi­lo­to co­rre cin­co man­gas por fin de se­ma­na: dos ca­rre­ras sprint y dos per­for­man­ce (al­ter­na­das) y una fi­nal, cu­ya pa­rri­lla la for­man las me­jo­res crono de la sprint. Es di­fí­cil fi­jar el rit­mo. ¿Qué ha­cer pa­ra ir de­pri­sa, mar­car un buen tiem­po y no pa­ti­nar? “Con­cen­tra­ción, tac­to y ace­le­rar y fre­nar de for­ma pro­gre­si­va”, receta el pi­lo­to da­ka­riano de Man­lleu. Za­ni­ni, que se al­zó con el tí­tu­lo eu­ro­peo de ra­llies con su Porsche Al­mé­ras el año en­que­na­ció Xe­vi Pons, lo fía to­do a un tra­ba­jo de sen­si­bi­li­dad: “An­te to­do, mu­cha ca­pa­ci­dad de aná­li­sis, ra­pi­dez y sen­si­bi­li­dad”.

Nil So­lans no se an­gus­tia. Se sa­be psi­co­ló­gi­ca­men­te fuer­te. “Me gus­tan los re­tos, me atrae lo com­pli­ca­do. Veo lo com­pli­ca­do como una opor­tu­ni­dad y no como un pro­ble­ma”. El bi­cam­peón de las Gse­ries es­tre­na ca­te­go­ría, las GS2, re­ser­va­da a los pro­to­ti­pos Giand Car, crea­dos y ges­tio­na­dos por PC Ra­cing Sport de Vic.

En la ca­te­go­ría clá­si­ca, las GS1, rei­na Dor­na con el equi­po Mo­toGP Team con cua­tro co­ches cons­trui­dos y asis­ti­dos por Za­ni­ni Ra­cing. “Con el cha­sis tu­bu­lar, son un re­fle­jo de los co­ches más rá­pi­dos de Andr os. Yen es­ta com­pe­ti­ción, con una­pis­ta dehie­lo vi­vo y cam­bian­te, el pi­lo­to tie­ne que de­fen­der­se con el co­che­que­tie­ne”. Es­te ta­len­to del mo­tors­port es­pa­ñol, con 15 años de ex­pe­rien­cia en las Gse­ries, sa­be que en el Pas de la Ca­sa no hay pa­ra­da en bo­xes.

To­do es es­pe­cial en los co­ches de Za­ni­ni: sus­pen­sión, acei­te, fre­nos, pe­so. Han si­do di­se­ña­dos ex­pre­sa­men­te pa­ra el cam­peo­na­to an­do­rrano. “Los mo­to­res son de alu­mi­nio li­ge­ro, mon­ta­dos den­tro a la al­tu­ra del ta­ble­ro de ins­tru­men­tos, no del ca­pó”. Los ra­dia­do­res de re­fri­ge­ra­ción tam­bién se ubi­can en el in­te­rior y así se con­si­gue una­dis­tri­bu­ción de pe­sos equi­li­bra­da. Son co­ches de una gran po­ten­cia: 250 CV de 2.300cc. “Con un ace­le­rón brus­co, el pi­lo­to pue­de­que­dar­seen el mis­mo sitio”, aña­de Za­ni­ni.

Bai­lan­do en la nie­ve. Una his­to­ria de éxi­to del Au­to­mò­bil Club d’ An­dorr ay Dor­na Sports que cre­ce año a año. La fi­nan­cia­ción y pa­tro­ci­nio co­rrea car­go deC­rè di tAn­do­rrà .“Lo te­ne­mos to­do. Só­lo nos fal­ta un­pro­mo­tor glo­bal. Da­ria­mos un sal­to cua­li­ta­ti­vo”. El cam­peón de Eu­ro­pa de ra­llies an­he­la más pi­lo­tos –“Jo­sé An­to­nio Suá­rez, alias

cohe­te, por ejem­plo”– pa­ra mul­ti­pli­car el ni­vel de for­ma ex­po­nen­cial. Za­ni­ni, co­reó­gra­fo de esa par­ti­cu­lar sin­fo­nía so­bre la nie­ve, quie­re que el mun­do­go­ce de la ma­ra­vi­lla an­do­rra­na del mo­tors­port. Ydee­llo seen­car­ga en­bue­na­me­di­da Dor­na, que dis­tri­bu­ye imá­ge­nes y con­te­ni­dos pa­ra mi­llo­nes de te­les­pec­ta­do­res.

Am­bien­te Las tem­pe­ra­tu­ras ba­jo ce­ro no son obs­tácu­lo pa­ra con­gre­gar el me­jor am­bien­te

en el pad­dock

Equi­li­brio Ma­nel Gui­ral tra­ta de

res­ta­ble­cer el equi­li­brio de su co­che en una man­ga de GS

Gran­des pi­lo­tos Xe­vi Pons, arri­ba, se pre­pa­ra pa­ra en­trar en el cir­cui­to y Àlex

Cri­vi­llé, aba­jo, ca­mino del pad­dock

Di­fu­sión in­ter­na­cio

nal Nil So­lans, 24 años, co­men­ta sus sen­sa­cio­nes en imá­ge­nes que dis­tri­bu­ye Dor­na

Emo­ción La cur­va pa­ra­bó­li­ca del cir­cui­to mar­ca el ini­cio de una com­pe­ti­ción lle­na de co­lo­ri­do y emo­ción

Fi­nan­cia­ción Crè­dit An­do­rrà es la en­ti­dad fi­nan­cie­ra del Prin­ci­pa­do que asu­me el pa­tro­ci­nio de las prue­bas

Dos ge­ne­ra­cio­nes An­to­nio Za­ni­ni, una au­to­ri­dad eu­ro­pea en el mo­tors­port, con­ver­sa con Car­los Ez­pe­le­ta

An­ti­ci­par­se Ge­rard de la Ca­sa no pue­de evi­tar el de­rra­pe del co­che en la cur­va pe­se a ma­nio­brar con an­ti­ci­pa­ción

Sprint El pi­lo­to Pe­re Font cul­mi­na una man­ga de la se­rie sprint en la nue­va ca­te­go­ría Giand de­no­mi­na­da GS2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.