Más de­sigua­les, más cri­sis El co­mer­cio con Chi­na y otros paí­ses en desa­rro­llo no ha si­do la cla­ve de la ma­yor de­sigual­dad

Ja­mes K. Gal­braith cul­pa al sec­tor fi­nan­cie­ro del au­men­to de la de­sigual­dad de es­tas úl­ti­mas dé­ca­das

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

An­tes de es­ta­llar la Gran Re­ce­sión, los ín­di­ces con los que se me­dían las de­sigual­da­des de in­gre­sos en EE.UU. se dis­pa­ra­ron a ni­ve­les de 1929. No re­sul­ta ex­tra­ño que el es­ta­lli­do de la cri­sis vol­vie­ra a re­su­ci­tar la pre­gun­ta de si exis­te una co­rre­la­ción en­tre una pro­fun­da de­sigual­dad so­cial y las cri­sis eco­nó­mi­cas. Y esa in­ves­ti­ga­ción es la que ha lle­va­do a ca­bo Ja­mes K. Gal­braith, hi­jo del gran John Ken­neth Gal­braith, y en De­sigual­dad y des­equi­li­brio. Un li­bro en el que re­cuer­da que en la úl­ti­ma cri­sis fue el re­cur­so al cré­di­to pa­ra com­prar vi­vien­das el que ge­ne­ró un pa­trón de con­su­mo que pa­re­cía igua­li­ta­rio has­ta que to­do ex­plo­tó y que el ac­ce­so a las hi­po­te­cas de gen­te a la que an­tes se le ha­bían de­ne­ga­do fue el úl­ti­mo car­tu­cho de la ad­mi­nis­tra­ción de Bush hi­jo pa­ra que con­ti­nuar aun mo­de­lo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ba­sa­do en la de­sigual­dad y que ya ha­bía ago­ta­do su ener­gía en el año 2000.

En sen­ti­do pro­fun­do, re­cal­ca, pue­de de­cir­se que la de­sigual­dad se en­con­tra­ba en el nú­cleo de la cri­sis fi­nan­cie­ra ac­tual, una re­ce­sión vin­cu­la­da con las con­di­cio­nes cre­di­ti­cias es­ta­ble­ci­das en­tre las per­so­nas acau­da­la­das y el res­to. Con mu­chos me­dia­do­res fi­nan­cie­ros en­tre ellos, por su­pues­to. Sin em­bar­go, los eco­no­mis­tas que lle­va­ban la voz can­tan­te crea­ron mo­de­los don­de to­dos los agen­tes es­ta­ban en si­tua­ción de igual­dad. No só­lo eso :“En las no­cio­nes aca­dé­mi­cas re­la­cio­na­das con el equi­li­brio ge­ne­ral no fi­gu­ra­ban ni por aso­mo ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras de un ti­po si­mi­lar a los ban­cos”. La de­sigual­dad y la es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca eran es­pa­cios en blan­co en la teo­ría do­mi­nan­te. To­tal, no era po­si­ble que los mer­ca­dos cre­di­ti­cios pu­die­ran al­te­rar la Gran Mo­de­ra­ción y se au­to ges­tio­na­ban.

Gal­braith sí ha que­ri­do es­tu­diar­la de­sigual­dad y pa­ra eso ne­ce­si­ta­ba se­ries de da­tos mu­cho más com­ple­tas que las ac­tua­les que ha ob­te­ni­do a tra­vés de las nu­me­ro­sas ca­te­go­rías de da­tos que mues­tran la de­sigual­dad en­tre los di­fe­ren­tes gru­pos a los que per­te­ne­cen los in­di­vi- duos. Ya­par­tir de ahí los re­sul­ta­dos han si­do mu­chos. Por ejem­plo, que en bue­na par­te de las re­gio­nes mun­dia­les los ín­di­ces de de­sigual­dad eran un in­di­ca­dor pre­ci­so de los acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos: au­men­ta tras los gol­pes de Es­ta­do y las cri­sis y ba­ja con las gue­rras. O que en­tre 1994 y 2000 só­lo 15 con­da­dos de EE.UU. ge­ne­ra­ron to­da la de­sigual­dad, Nue­va York y tres de Si­li­con Va­lley en­tre ellos. Una de­sigual­dad muy vin­cu­la­da al au­ge de la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción y sus co­ti­za­cio­nes bur­sá­ti­les. En Eu­ro­pa, cu­rio­sa­men­te, y fren­te al mi­to de la ri­gi­dez la­bo­ral, los paí­ses con me­nor dis­per­sión de los sa­la­rios tie­nen me­nos des­em­pleo, por­que tie­nen ín­di­ces de pro­gre­so téc­ni­co más ele­va­do y ma­yor pro­duc­ti­vi­dad.

Pe­ro so­bre­to­do po­ne al des­cu­bier­to que glo­bal men­te no ha si­do el co­mer­cio con Chi­na y otros paí­ses en desa­rro­llo sino el sec­tor fi­nan­cie­ro y el ré­gi­men fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal los de­ci­si­vos en el gran au­men­to de la de­sigual­dad re­gis­tra­do des­de 1980, con­se­cuen­cia pues de las po­lí­ti­cas de­li­be­ra­das del pe­rio­do. Una eco­no­mía de la de­sigual­dad que, con­clu­ye, es en gran me­di­da una eco­no­mía de la ines­ta­bi­li­dad.

D. P. MO­RRIS / BLOOM­BERG

DE­SIGUAL­DAD Y DES­EQUI­LI­BRIO Ja­mes K. Gal­braith

RBA. 2016 574 p. | Pa­pel 25 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.