Te­ne­mos Ra­joy pa­ra ra­to

La con­so­li­da­ción de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca fa­ci­li­ta­rá al Par­ti­do Po­pu­lar una me­jor dis­tri­bu­ción de la ri­que­za a tra­vés del em­pleo y de las ren­tas

La Vanguardia - Dinero - - LAS CLAVES DEL PODER - Mariano Guin­dal

La po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca se­rá or­to­do­xa, con la re­duc­ción del dé­fi­cit pú­bli­co y de la deu­da co­mo prio­ri­dad

Mariano Ra­joy ha pues­to las ba­ses pa­ra que su par­ti­do con­ser­ve el po­der du­ran­te un lar­go pe­rio­do de tiem­po. Pa­ra con­se­guir­lo, la eco­no­mía va a ser un fac­tor cla­ve. La pro­lon­ga­ción del cre­ci­mien­to fa­ci­li­ta­rá al Go­bierno tiem­po pa­ra per­mi­tir una dis­tri­bu­ción de la ri­que­za más equi­li­bra­da y me­nos asi­mé­tri­ca. Ló­gi­ca­men­te, ese re­par­to an­tes o des­pués se con­ver­ti­rá en vo­tos. Aun­que en unas elec­cio­nes no es es­te el úni­co fac­tor que cuen­ta, síes uno de­los más im­por­tan­tes.

Al mar­gen de la vo­lun­tad o de la ideo­lo­gía de los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, la eco­no­mía tie­ne re­glas pro­pias. La his­to­ria nos ha de­mos­tra­do que de las cri­sis eco­nó­mi­cas só­lo se sa­le cuan­do las em­pre­sas ajus­tan sus cos­tes y re­com­po­nen sus be­ne­fi­cios. Pa­ra lo­grar­lo no que­da más re­me­dio que re­du­cir los cos­tes la­bo­ra­les y los ener­gé­ti­cos. El ajus­te les per­mi­te ga­nar la com­pe­ti­ti­vi­dad que ha­bían per­di­do pa­ra ven­der sus pro­duc­tos y ser­vi­cios en el ex­te­rior.

En una pri­me­ra fa­se es­te pro­ce­so pro­vo­ca un fuer­te ma­les­tar so­cial. Los em­pre­sa­rios y sus ac­cio­nis­tas son los pri­me­ros en be­ne­fi­ciar­se de la re­cu­pe­ra­ción a cos­ta de in­cre­men­tar el pa­ro y los re­cor­tes sa­la­ria­les. Pe­ro en una se­gun­da fa­se, que es en la que he­mos en­tra­do, los be­ne­fi­cios se trans­for­man en in­ver­sio­nes y és­tas en em­pleo. La dis­mi­nu­ción del pa­ro va apa­re­ja­da de un in­cre­men­to de los sa­la­rios por la ley de la ofer­ta y de­man­da. Es­to a su vez dis­pa­ra el con­su­mo, que com­pen­sa la dis­mi­nu­ción de los es­tí­mu­los ex­te­rio­res co­mo son la subida del pe­tró­leo y del pre­cio del di­ne­ro.

Tal re­gla fun­cio­na tan­to si quien go­bier­na es de iz­quier­das co­mo si es de­de­re­chas. Así su­ce­dió en1987 cuan­do go­ber­na­ba Fe­li­pe Gon­zá­lez y se pro­du­jo una au­tén­ti­ca pri­ma­ve­ra eco­nó­mi­ca. De la mis­ma ma­ne­ra que la cri­sis per­ju­di­ca a quien go­bier­na, la re­cu­pe­ra­ción be­ne­fi­cia a quien es­tá al man­do de la na­ve.

Pe­ro ade­más exis­ten otros fac­to­res que pue­den re­sul­tar de­ci­si­vos, co­mo la co­rre­la­ción de fuer­zas del pro­pio ma­pa po­lí­ti­co. El aplas­tan­te triun­fo de Pa­blo Igle­sias fren­te a Íñi­go Erre­jón su­po­ne una cier­ta ra­di­ca­li­za­ción de Po­de­mos a la iz­quier­da. Co­moes­ló­gi­co, des­pla­za- rá al PSOE a po­si­cio­nes más crí­ti­cas pa­ra evi­tar per­der al sec­tor de su elec­to­ra­do más ra­di­ca­li­za­do. Da­do que en po­lí­ti­ca los va­cíos no exis­ten, es­te mo­vi­mien­to fa­ci­li­ta­rá el des­pla­za­mien­to ha­cia un­cen­tro re­for­mis­ta. Otro mo­vi­mien­to que le ayudará a neu­tra­li­zar a Cs, que tra­ta de ha­cer­se un hue­co pre­ci­sa­men­te en ese es­pa­cio po­lí­ti­co.

Un fac­tor adi­cio­nal pa­ra te­ner en cuen­ta es que el pac­to de le­gis­la­tu­ra –“in­vi­si­ble pe­ro la­ten­te”– que el PP man­tie­ne con la ges­to­ra del PSOE le obli­ga a adop­tar una se­rie de me­di­das de corte so­cial­de­mó­cra­ta que le fa­ci­li­ta dar una ima­gen más so­cial. Ra­joy no tie­ne gran­des pro­ble­mas pa­ra mo­ver­se al cen­troiz­quier­da, pues el ala más con­ser­va­do­ra de sus vo­tan­tes la tie­ne ase­gu­ra­da: “Ha­go lo que pue­do, ya que es­toy en mi­no­ría”.

Ato­dos es­tos ele­men­tos hay que aña­dir que el sis­te­ma elec­to­ral es­pa­ñol fa­vo­re­ce a las ma­yo­rías y per­ju­di­ca a quie­nes se pre­sen­tan desuni­dos, co­moes el ca­so de la iz­quier­da. In­du­da­ble­men­te, Ciu­da­da­nos res­ta vo­tos y es­ca­ños al PP, pe­ro su pa­pel que­da ca­da vez más dis­per­so, co­mo se ha de­mos­tra­do en su Con­gre­so. Los mo­ti­vos son que se tra­ta de un par­ti­do sin ba­se te­rri­to­rial, sin cua­dros, sin ideo­lo­gía y ex­ce­si­va­men­te de­pen­dien­te desulí­der fun­da­dor Al­bert Ri­ve­ra.

En tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, to­do ello sig­ni­fi­ca que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca se­rá bá­si­ca­men­te or­to­do­xa, en lí­nea con la que mar­ca el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo. La prio­ri­dad se­gui­rá sien­do la re­duc­ción del dé­fi­cit pú­bli­co y de la deu­da. Una­jus­te com­pa­ti­ble con­de ter­mi­na­do sguiñ osa los sec­to­res más dé­bi­les de la so­cie­dad que se­rán más sim­bó­li­cos que one­ro­sos.

El pri­mer test va a ser el pro­yec­to de ley de Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do pa­ra es­te año, que Cris­tó­bal Mon­to­ro pre­sen­ta­rá al Par­la­men­to las pró­xi­mas se­ma­nas. Po­lí­ti­ca­men­te, el me­jor es­ce­na­rio se­ría que se apro­ba­sen, pe­ro si no es po­si­ble –co­mo to­do pa­re­ce in­di­car– tam­po­co pa­sa­ría na­da.

La es­ta­bi­li­dad y el cum­pli­mien­to de los ob­je­ti­vos ma­cro­eco­nó­mi­cos de­fi­ni­dos por Bru­se­las son lo que ex­pli­ca el pres­ti­gio de que go­za Ra­joy en el con­tex­to eu­ro­peo: “Co­mo­no­loim­pi­dan los ca­ta­la­nes te­ne­mos Ra­joy pa­ra ra­to”.

DA­NI DUCH

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.